DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
Vistas desde Esztergom
Vistas desde Esztergom

Excursión a la curva del Danubio

Recorrido de un día por Esztergom, Visegrád y Szentendre

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Otra de las excursiones que no deberías perderte si estás en Budapest es visitar algunos de los pueblos más importantes de la curva del Danubio.

El Danubio pasa junto a los montes Visegrád y Pilis en una orilla y Cserhát y Börzsöny en la otra antes de penetrar en la gran llanura húngara. Ese recodo que dibuja el río es uno de los lugares más bellos de Hungría. Esa región fue habitada por romanos, magiares, turcos, serbios, alemanas y eslovacos por lo que está repleta de parajes históricos.

Vistas al Danubio desde la fortaleza de Visegrad
Vistas al Danubio desde la fortaleza de Visegrad

💡 Quizás también te interese información sobre Hungría

1. Cómo visitar la Curva del Danubio

Lo cierto es que, si tienes vehículo de alquiler, es una excursión muy fácil de realizar desde Budapest. Esztergom apenas se encuentra a 60 km, Visegrad a otros 20 y finalmente Szentendre a otros 20 km, ya de vuelta a Budapest.

En mi caso, al viajar sola, contraté una excursión de un día con guía. Íbamos en una mini furgoneta de 8, por lo que, disponíamos de tiempo de sobra en cada lugar. Arrancamos a las 9 de la mañana y regresamos a las 19.

 

Basílica de Esztergom
Basílica de Esztergom

2. Esztergom y su Basílica

Esta ciudad situada a 60 km al norte de Budapest. En el pasado, se dice que ahí se fundó el Reino de Hungría y es además la sede de la Iglesia católica del país.

En sus inicios, fue un campamento romano llamado Solva y años más tarde se edificó allí la fortaleza de Österrigen.

Allí se coronó en 1001 el primer rey de Hungría, Esteban I por lo que allí nos encontraremos la residencial real más antigua de Hungría hoy en día restaurada.

Le dedicamos esta primera parada a la impresionante Basílica, también conocida como la Catedral de San Adalberto. Se trata de la más grande Hungría y destaca su imponente cúpula. Fue construida en el siglo XIX y en su interior destacan pequeños tesoros renacentistas y piezas de orfebrería que van de la Edad Media al siglo XVII.

En la parte de atrás se encuentra un pequeño jardín con un monumento dedicado a San Esteban, obra del escultor Miklós Melocco además preciosas vistas al Danubio. La basílica se encuentra en un pequeño montículo sobre el río y a sus pies podremos ver restos de la antigua muralla medieval.

Junto a la basílica se encuentra también el museo episcopal (Kerestény Muzéum).

3. Visegrad y su fortaleza medieval

Visegrád se encuentra a unos 25 km de Esztergom, a unos 20 de Szentendre y a unos 45 km al norte de Budapest.

Es otra de las perlas de los meandros del Danubio.

Los romanos explotaron su agua y sus bosques para fundar Pone Navata que los eslavos llamaron más tarde Vise Grad.

Los primeros reyes húngaros construyeron allí una fortaleza, una iglesia y un monasterio en el siglo XIII. De aquella época es la Torre Salomón, de planta hexagonal y de estilo gótico. Se construyó principalmente con carácter defensivo, para proteger las colinas de todo el Valle del Danubio.

Para acceder a la Ciudadela tendrás que tomar un pequeño sendero empinado. Las ruinas del castillo se extienden en varios niveles dispuestos en terrazas.

Aún se conserva el antiguo patio de armas y su escalera. En el segundo nivel se encuentra un deambulatorio de época gótica que rodea el patio y aún ser aprecian los restos de la alcantarilla y la fosa séptica. 

La fortaleza fue asaltada por los ejércitos turcos en el s. XVI ya que allí se guardaban las joyas de la corona húngara.

Desde lo alto de sus 350 m, las vistas al meandro del Danubio son impresionantes.

En la parte inferior de la colina, se encuentra el Museo Rey Matías donde se hallan varios objetos encontrados durante las excavaciones de la fortaleza y cuya entrada permite acceder al reconstruido Palacio Real del siglo XIV (Kiralyi palota) – del que sólo se encontraron las ruinas.

4. Szentendre, el pueblo más bonito de Hungría

Szentendre está en una región fundamentalmente agrícola y conocida en Hungría por el cultivo de fresas. Esta pequeña población de 25 000 habitantes considerada por mucho como el pueblo más bonito de Hungría, se encuentra a 20 km de Budapest, en la orilla derecha del Danubio.

Es una ciudad famosa entre los turistas nacionales (¡ojo con las aglomeraciones en verano… y las tiendas de souvenirs!). Sus angostas y coloridas calles de casas de estilo barroco y rococó poseen un relajado estilo mediterráneo.

Los ilirios, celtas, romanos, hunos y lombardos llegaron antes que los magiares a este lugar conocido desde 1146 con el nombre de Sanct Andreas.

En el s. XVI, miles de serbios se refugiaron allí ante la amenaza turca.

Finalmente, se convirtió en un importante foco cultural en el siglo XIX y XX en el que se asentaron artistas postimpresionistas y constructivistas. El artista Lajos Vajda fundó allí su escuela surrealista y de vanguardia.

Además de varios museos (el Museo Ferenczy, Margi-Kovács y Barcsay) Szentendre es un lugar maravillosamente “instagrameable”, perfecto para callejear y disfrutar de una buena terraza, una vez más junto al Danubio.

 

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!