Para finalizar mi mini vuelta al mundo, tras visitar Santiago, decidí pasar el día en otra de las ciudades más importantes de Chile: Valparaíso.

No tuve mucho tiempo a preparar esta parte del viaje así que no tenía ni idea de qué ver en la llamada coloquialmente, Valpo.

Espero que este pequeño resumen os ayude. 🙂

 

1. Qué visitar en Valparaíso en un día

Es muy fácil desplazarse desde Santiago de Chile a Valparaíso. Ambas ciudades están conectadas con buses que salen prácticamente cada hora. Para poder ver la ciudad con calma decidí hacer noche en Valpo.

Durante la primera mañana, me dispuse a hacer turismo simplemente por el Barrio Puerto, la parte más antigua de la ciudad. Por la tarde, me dedicaría a hacer un Freetour para descubrir sus secretos.

En general la primera impresión que me causó Valparaíso fue bastante diferente a lo que me esperaba. Me encontré en una ciudad en la que claramente se notaba una importante crisis y que, a pesar de sus colores, me parecía triste…

a. Los imperdibles de Valparaíso


Los lugares a visitar en Valparaíso en este primer paseo fueron los siguientes:

– La Playa Sotomayor

El punto de encuentro del Freetour empieza en la zona portuaria. Esta plaza está rodeada de edificios coloniales pero, al igual que por la mañana, me llamó la atención que muchos de ellos estuviesen en ruinas como el mercado. Se nota que esta parte de la ciudad, en la que se alojaban marineros e emigrantes, que vivió su Edad de Oro en el siglo XIV al XIX como puerto internacional, no está pasando hoy por su mejor momento.

Este barrio ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por tener varias obras arquitectónicas sin igual como el Edificio Armada de Chile, la Iglesia de la Matriz y el Edificio El Mercurio (el periódico más antiguo de Chile).

– Los funiculares y los cerros de Valparaíso

No es fácil pasear por Valparaíso, sobre todo si no te gustan las cuestas y las escaleras. ¡Es la ciudad de los cerros! Posee 45 colinas y para acceder a ellas existen numerosos trolebuses (buses eléctricos) y ascensores funiculares centenarios que los comunican. Con el tour nos desplazamos hasta nuestra siguiente parada: el Cerro Alegre y el Cerro Concepción.

– Cerro Alegre y Cerro Concepción

Estos dos barrios “pijos” son los que más gustan a la gran mayoría de los turistas: hoteles bohemios, buenos restaurantes ubicados en calles adoquinadas y laberínticas que recuerdan un poco las calles de Montmartre pero mucho más colorido. Las panorámicas a la bahía son fantásticas como cabría esperar.

– El Arte Callejero de Valparaíso

A continuación, seguimos nuestros recorrido por cerros más pobres pero muy llamativos por sus espectaculares graffitis. Al igual que en Bogotá, el streetart se convierte en la voz de protesta del pueblo chileno. Desgraciadamente también nos encontramos, de nuevo, con muchos inmuebles en un estado deplorable.

– El Museo Municipal de las Bellas Artes de Valparaíso

Paramos junto al Palacio Baburizza dónde se encuentra el Museo Municipal de Bellas Artes. Antes de volver a bajar al puerto, hicimos un alto para disfrutar de nuevo de las vistas a la ciudad desde Cerro Alegre. Allí nos encontramos con bonitas casas cubiertas de chapa. Recuerdan barcos por sus colores. Tradicionalmente el metal (probablemente reciclado de los barcos) parecía ser una buena forma para no pasase la humedad dentro de las viviendas. Su mantenimiento implica hoy en día estar pintándolas a menudo, dándole así alegría a la ciudad.

Tras este primer paseo, percibí la complejidad que escondía esta ciudad, por lo que me alegré de poder quedarme hasta el día siguiente para seguir investigando. Me hospedé en un pequeño hostel encantador en un cerro cerca de Playa Ancha con esta panorámica que podéis ver a continuación. 🙂

vistas-cerro-valparaíso

Vistas desde mi hostel

b. Valparaíso Alternativo

Al día siguiente, decidí volver a hacer otro Freetour. Quería saber un poco más sobre la historia de la ciudad y su caída. Tras haber visto los puntos de interés más importantes, quería hacer una visita más alternativa.

Este segundo Tour efectivamente me mostraría el lado quizás más oscuro de la ciudad.

– Plaza Echaurren

La visita volvió a arrancar desde la plaza Sotomayor pero, esta vez, en vez de hablar de su Patrimonio, nos hablarían de la historia del puerto de Valparaíso y de cómo había ido cayendo en el olvido tras abrirse nuevas rutas de navegación al inaugurarse el Canal de Panamá. Alrededor de la Plaza Echaurren también se siente el declive.

– Parque Cultural Ex Cárcel

Tomamos un trolebus y fuimos entonces hasta el Centro Cultural de Valparaíso. Esta fue quizás una de las visitas más impactantes de este tour. El lugar fue una bodega de pólvora en sus inicios para defender la ciudad. Sin embargo, se convirtió luego durante 100 años en una cárcel y vivió auténticas escenas de terror durante la dictadura de Pinochet. Los duros recuerdos que se asocian con el espacio hacen que sea aún poco transitado por sus habitantes a pesar de todas las actividades culturales que allí se realizan.

– El movimiento artístico de Valpo

Este segundo tour se centró un poco más en el arte urbano de Valpo, sobre todo, porque muchos de estos graffitis, denuncian los problemas del país, hablan de los tristes recuerdos de la dictadura, de la opresión que aún vive el pueblo indígena Mapuche o de la violencia de género.

 

Podría pensarse que no son tantos los lugares que visitar en la ciudad pero, tras este segundo tour, me vi conmocionada al saber más de su historia y de los sentimientos de los chilenos. Antes de dejar la ciudad, me quedé en la zona del puerto, dónde hay un montón de lugares para comer, y decidí visitar por la tarde el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes en la que tenían una exposición fotográfica sobre las miles de personas desaparecidas durante la dictadura, lo que me dejó claro que sigue siendo difícil cerrar una cicatriz aún tan abierta.

Valparaíso no es una simple “cara bonita” por muy bohemia que pueda parecer. Es una ciudad difícil de entender a la primera. Hay muchos mensajes escondidos en sus calles enmarañadas y en sus construcciones a la deriva. Ese es el encanto que nadie ni nada le podrá robar…

Nota 1: En Valparaíso también se puede visitar La Sebastiana, una de las casas de Pablo Neruda. Desgraciadamente no tuve oportunidad de visitarla.

Nota 2: No tuve ocasión de ir hasta Viña del Mar o Reñaca pero hay varios autobuses que comunican Valparaíso con estas dos localidades.

Nota 3: Si mi post te ha sabido a todo, te recomiendo el post Cómo pasar el mejor fin de semana en Valparaíso de Nomadicchica, una bloggera chilena, que me encanta. 😉

 

Deja un comentario