DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
Vivir en el extranjero
Vivir en el extranjero

Consejos para vivir en el extranjero (y no morir de depresión)

Recomendaciones y experiencias de varias personas que emigraron a diferentes países

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

Vivir en el extranjero es toda una aventura, y tal vez una de las mejores experiencias para conocerte a ti mism@, pero nadie dijo que fuera fácil. Después de cambiar de residencia de América a Europa a Asia, te doy unos consejos para que la adaptación te sea más fácil.

Pero antes de pasar a la “carne” de este post, contarte un poco más de mi experiencia, para que veas que sí se puede: soy colombiana aunque he vivido también en España, Estados Unidos, Francia, y Vietnam… una larga historia que intentaré resumir a continuación.

Cuando era niña, mis padres me llevaron a España por sus estudios de posgrado. Regresamos a Colombia. Años después, volvimos a España… luego, ya en Colombia de nuevo, decidí irme unos meses para Estados Unidos, con un programa de Work and Travel.

Retorné, y luego de trabajar una temporada en mi carrera, me fui a Francia a estudiar un máster. De vuelta en mi país después de eso, seguí trabajando. Posteriormente, decidí hacer una pausa en mi carrera para viajar por el sudeste asiático sin billete de vuelta… y así fue como terminé viviendo 8 meses en Vietnam como profesora de inglés.

Conclusión: tengo ya un poco de experiencia con eso de cambiar de residencia 😛 . Así que te comparto que me sirve a mi para vivir el “auto-exilio” más fácilmente.

View this post on Instagram

BIENVENIDOS A LOS NUEVOS!!!🥳 . Amigos que acaban de llegar, antes que nada, INVITARLOS A REÍRSE😆 CON LAS "NOVELAS" 🙈 que están en Historias Destacadas de este humilde perfil😋. . Es lo que más le gusta a esta familia virtual😏 y, en general, son anécdotas de viaje, usualmente un poco trágicas😵 (sí, a veces llevo la nube negra encima😂) de lo que me pasa por distintos continentes🌏. . 😋Y AHORA SÍ! Sobre mí🤗 . 👉VIAJO SOLA y lo disfruto mucho🥰. Usualmente, no tengo paciencia😅 para esperar a ver quién se anima a cumplir un sueño YA MISMO🤭, así que si me nace, arreglo rápido pa' dónde irme y chaaaaooo!!! 💪😁 . 👉Usualmente VIAJO BARATO💸: prefiero estirar los ahorros para ir lento y aprender mucho pero muchísimo de cada cultura (me encanta descubrir la riqueza de este mundo🤪). . 👉Me río mucho😁: con gente, sola, o con las respuestas de esta pequeña comunidad que ya conoce las payasadas de este pechito 😅😆. . 👉Soy de Bucaramanga🇨🇴. De donde somos las mujeres "berracas", como decimos en mi tierra, y echadas pa'lante (aunque LOS ENVIDIOSOS DIRÁN QUE SOMOS BRAVAS🤣). . 👉Soy PERIODISTA🎙️ y tengo un Máster en Relaciones Internacionales. He trabajado, claro (porque contrario a lo que muchos creen😅, no existe una fórmula mágica para viajar tanto). Así que tengo experiencia en televisión🎥, agencias de prensa, y organizaciones. . 👉Me encanta EL DEPORTE. Entreno con bandas, TRX o lo que se pueda mientras estoy viajando 💪. . 👉Hablo inglés, francés, español (obvio), y 💩. Entiendo catalán y un tin de alemán. . 👉Tengo 32 recién cumplidos y no me siento vieja🤪👵. Aunque mentiras, trasnocho poco y siempre duermo con un antifaz y tapones en los oídos😅. . 👉NO SOLO ESTOY ACÁ! Tengo mi blog www.viejaqueviaja.com ; un canal de Youtube (Vieja que viaja); y una página de Facebook, con el mismo nombre. . . GRACIAS POR VINCULARSE Y A LOS VIEJOS: GRACIAS POR ESTAR AQUÍ!😘 . #quieroviajarsola #viajosola #solotraveler #solotravelingisfun #alwaysgoodvibes #goodvibes #backpackerlife #onewayticket #happygirls #curlypower #pelorizado #rizadas #chicasrizadas #colombiana #versailles #voyagerseule #voyageuse #france🇫🇷 #chateau #chateaudeversailles #francia

A post shared by Paula Carrillo 🌏 solo traveler (@viejaqueviaja) on

💡 Por si te interesa, aquí encontrarás más información sobre trabajar viajando

 

1. Consejos para vivir fuera del país

Antes de empezar, debes tener claro que, aunque te mudes a un país de habla hispana, la cultura siempre será diferente a donde hayas nacido. Sean costumbres diferentes, la comida o, incluso la forma de vestir: todo cambia. Y los cambios, a veces, pueden ser complicados.

La única manera de sobrellevarlos es tener claro que no estás en el sitio donde te sientes cómodo y, sobre todo, no vas a poder cambiar ese nuevo lugar a tu favor. Tendrás que cambiar tu, y mientras más rápido lo entiendas, más suave será el proceso.

Para eso…

 

Sal de todos los trámites administrativos posibles

Sé que tal vez no era lo que esperabas como primer consejo, pero créeme: apenas llegues al nuevo país, pasarás por los menos las dos primeras semanas en un aburrimiento infinito, saliendo de las imposiciones de la burocracia local.

Y mientras más rápido salgas de ese estrés necesario, antes podrás disfrutar del nuevo lugar.

Cuando llegué a estudiar en Francia, necesitaba sacar la tarjeta de estudiante, validar mi visa, abrir una cuenta bancaria, etc. Una cosa no funcionaba sin la otra y así, yendo de aquí para allá, y de allá para acá (primero tienes que ir a esta oficina y luego sí venir, etc.), no sentía que me hubiera acomodado totalmente.

 

💡 Aquí encontrarás más consejos para estudiar en el extranjero

 

Me sentía un poco perdida, a decir verdad, porque aparte de eso, no entendía totalmente el idioma. Lo había aprendido de muchas maneras diferentes e iba a hacer mi máster en francés, pero la cuestión de los acentos se me dificultaba un poco.

 

💡 Aquí encontrarás información sobre cursos de idiomas en el extranjero

 

No me terminé de sentir tranquila hasta que finalmente los trámites dieron resultado y me pude concentrar en otras cosas. Es decir, mejor salir de lo aburrido primero, antes que seguir alargando la preocupación por pereza.

 

View this post on Instagram

UN MASTER POR 500€🤩🇫🇷 . Es la razón por la que considero este país mi SEGUNDA CASA🥰: me ofreció la oportunidad de estudiar una maestría🤓. Algo que, en Colombia, está prácticamente privatizado. . No solo me dio ese beneficio en el precio de la matrícula😏 (que ya no existe porque la LEY CAMBIÓ y los precios subieron para estudiantes no europeos😖). También me otorgó OTROS BENEFICIOS👇 . 👉SUBSIDIOS DE VIVIENDA🏘️. A través de la Caisse d'Allocations Familiales (CAF), los estudiantes reciben un dinero💸 para pagar alojamiento. Así, me costaba menos🙌 (o igual) el arriendo en Toulouse o Estrasburgo, que en Bogotá🙄. . 👉DESCUENTOS EN MUSEOS, CINES, ETC. por ser estudiante🙈. En restaurantes universitarios, por ejemplo, el almuerzo salía por 3€👏. . 👉Otros DESCUENTOS ADICIONALES si tienes menos de 26 años, como en los pasajes de tren, la entrada al Louvre, etc. . Hice todo el proceso a través de @campus_france , que incluyó aplicar a la universidad, presentar exámenes oficiales de francés, visas, etc😪. Recomiendo empezar los trámites al menos unos 6 meses antes👀 de empezar clases. . Qué te gustaría saber de ESTUDIAR EN FRANCIA???😊👇 . #estudiantes #estudiar #estudiante #estudia #estudiarenelexterior #latinos #colombianosenelexterior #colombianosporelmundo #capturestreets #pariscentre #pariscitylove #parisfrance #parisianstyle #parisparis #paris_tourisme #paris_maville #paris🇫🇷 #parisianvibes #parisiloveyou #viajosola #colombiana #cabellorizado #redpants #girlsinred #parismonamour #parisgram #france_vacations #francephoto #mylittleparis

A post shared by Paula Carrillo 🌏 solo traveler (@viejaqueviaja) on

 

Escucha y observa atentamente el lugar adonde llegas

La mejor manera de adaptarte rápidamente es saber en qué entorno te mueves. Si llegas al nuevo lugar a encerrarte o lamentarte por lo que dejaste atrás, no tendrás cabeza para observar las condiciones del nuevo sitio.

Y esto es muy importante para amoldarte a él. En mi caso, siempre pienso como periodista (la carrera que estudié): así como en las entrevistas, en las que lo primero que debes hacer es escuchar (para entender y poder contra-preguntar), así también es el proceso para adaptarse a otra cultura.

Estudia muy bien el contexto en que te mueves. No juzgues, no te cierres a comparar respecto a lo que estás acostumbrado. Cuando lo entiendas, sabrás reaccionar y actuar como la gente del nuevo sitio.

Esto es clave porque lo que realmente facilitará tu adaptación será ganarte a la gente de ese nuevo lugar.

Lo sé, no todo el mundo es igual de hospitalario. Los colombianos siempre lo pensamos cuando estamos viajando (porque nuestro nivel en este sentido es bastante alto), pero lo mejor es tomárselo como un reto. Y por lo mismo, cuando veas que finalmente lo lograste, la satisfacción será mucho mayor.

 

No te juntes con gente de tu país, a menos que sea una necesidad

Es una tentación que siempre aparece, porque también es lo más cómodo. Lo he probado y eso ha hecho mi llegada mucho más amena, para qué lo vamos a negar. Pero es un arma de doble filo: como no has salido realmente de tu burbuja, tardarás más tiempo en comprender el entorno.

Personalmente, prefiero siempre la terapia de choque: el golpe rápido, aunque sea duro, en vez de prolongar una angustia de a poquitos. Por ejemplo, en Estados Unidos, siempre veía a latinos juntándose con latinos. Todos hablando en español, cuando el programa de Work and Travel era, precisamente, para practicar inglés. También lo veía en Francia, aunque no en la misma medida.

Evita hacer esto porque entonces no harás amigos locales, que serán quienes te ayuden a sentirte uno más de su “tribu”.

Dicho esto, hay excepciones. En Vietnam, por ejemplo, tuve un choque cultural tan fuerte, después de tantas cosas que me pasaron, que lo primero que hice fue buscar colombianos que me explicaran la forma de pensar vietnamita.

Pero eso fue un caso extremo, porque me habían clonado la tarjeta y quedé, literalmente, con lo que tenía en el bolsillo (entre otros sucesos que explico en una serie titulada La Depresión Vietnamita).

Es decir, huye de juntarte con la gente de tu país, a menos que realmente lo necesites.

 

Busca planes de esparcimiento

Aunque vayas a estudiar a otro lugar, no cierres tu vida solo a eso: tarde o temprano, el golpe del desarraigo llegará.

Por el contrario, haz planes para conocer la ciudad donde sea que estés. Para ello, la tecnología facilita encuentros con gente que no conozcas, con páginas como Meetup (para quienes vivan allí) o Couchsurfing hangouts (para viajeros que estén de paso y quieren hacer algún plan en compañía).

No recomiendo apps de citas tipo Tinder porque el desarraigo te puede dejar en una situación de vulnerabilidad. Si te aferras a alguien apenas llegues y luego tienes una decepción amorosa, el golpe será mucho más fuerte.

Recuerda: eres el único responsable de tu seguridad, tanto física como emocional, en un nuevo país. Eso significa que nadie cuidará de ti más que tu.

 

Aprende el idioma

Si estás en un país donde no hablan español, el idioma es importantísimo para hacer inmersión. Es urgente que empieces cuanto antes, porque hablarlo no es inmediato. Por el contrario, tomará tiempo, pero cuando lo logres, verás cómo cambia la actitud de la gente.

Si vas a un país donde hablan otro idioma y no lo aprendes, y para completar, solo te juntas con gente de tu país, realmente no habrá servido de nada vivir en el extranjero. Estarás haciendo parte de aquellos que solo viven en guetos auto-impuestos.

¿Verdad que no nos gusta cuando los extranjeros arman guetos y critican todo lo que hacemos en nuestro propio país? Pues tampoco hagas lo mismo cuando seas tú el que viaja.

Aquí encontrarás información sobre cursos de idiomas en el extranjero

Consejos para vivir en el extranjero
Consejos para vivir en el extranjero

2. Ventajas e inconvenientes de emigrar: más experiencias reales

Le he preguntado a varios amigos qué ventajas e inconvenientes se encontraron al emigrar y estas fueron sus respuestas:

 

Lis (35 años) – Alemania

Para empezar, tuve la ventaja que ya sabía el idioma, el alemán. Lo digo porque Alemania es un país en sí racista (aunque por culpa de su historia lo intentan camuflar diplomáticamente). ¡Otra ventaja es que físicamente no parezca extranjera! Y por última, venir de España, para los alemanes, por suerte, tiene una connotación positiva.

Aún así tuve que luchar mucho hasta llegar donde estoy ahora. Al llegar todo es nuevo, emocionante y atractivo. Uno no se da cuenta de las diferencias culturales….pero poco a poco te vas dando cuenta y ahí empieza el choque cultural. Empiezas a ver cosas que no te molan nada y empiezas a valorar otras. En mi caso, Alemania está muy bien organizada. Tengo un buen trabajo con muy buenas condiciones. Tengo seguridad social, buen sueldo etc…. pero lo que me falta es tener gente amorosa a mi alrededor ya que los alemanes son muy fríos.  ¿Consejos? Cuanto mejor sepas el idioma, mejores serán las oportunidades. Lo mejor es no tener incluso acento, ya que en Alemania se creen que si tienes mal acento es porque hablas mal el idioma y no te valoran igual. Por el resto, intentar adaptarse a las normas y formas de vida del país, pero mantener las cosas positivas de ser español. Hacer amigos nuevos siempre cuesta, más todavía si es un sociedad tan fría. Hice amigos españoles aquí, pero al cabo de un tiempo siempre se regresaban a España. Se echa también mucho de menos el rollito español.

 

Iria (40 años) – Francia

Llevo ya 15 años viviendo en Francia : Normandía, Bretaña y ahora en un pueblo a 30km de París. Francia siempre fue un país que me atrajo y que finalmente me ha aportado una estabilidad profesional y personal. Sin embargo, no siempre es fácil estar aquí porque se echa de menos a la familia, a los amigos y la manera de vivir en la calle y de sociabilizarse como en España. Es mucho más difícil conectar con la gente y crear un círculo cercano aunque se domine el idioma. Tengo la impresión que la gente va mucho más a lo suyo, pero bueno, supongo que sucede lo mismo en todas las ciudades grandes. Una de las cosas que más me exaspera de vivir aquí es el caos administrativo. Hay que entregar papeles y justificantes, varias veces, ¡para todo ! Como puntos positivo, además de poder disfrutar de la gran variedad gastronómica (¡soy una adicta al queso!) y cultural (exposiciones, conciertos, representaciones en la calle o en pequeños locales), me encanta la relación y el interés que tienen los franceses con la naturaleza (modelo de vida ecológico, talleres para vivir sin residuos o DIY, la cantidad de posibilidades de hacer rutas de senderismo…). Para terminar, el hecho de vivir cerca de la capital a pesar de la contaminación y la cantidad de gente que puede haber en los medios de transporte, tiene la ventaja de ofrecer un abanico inmenso de posibilidades para viajar ya sea en el propio país o en el extranjero. Yo, por el momento, ¡aquí me quedo !

 

Foto de Laura Rodríguez (Suiza)
Foto de Laura Rodríguez (Suiza)

Laura (35 años) – Suiza

Llevo 9 años viviendo en Vaud, Suiza. Me vine a vivir aquí porque, en aquel momento, podía y porque no quería arrepentirme de no haberlo hecho. Mi chico creció y vivió en Suiza hasta los 16 años así que nos vinimos aquí porque era un territorio conocido, y cuando vine la primera vez, me encantó. Para mí, las ventajas de vivir fuera es que (que se aplican a cualquier sitio): 

  • Al vivir en otro país, estás metido en una sociedad que puede llegar a ser radicalmente distinta a la tuya, o similar, pero en cualquier caso el potencial para aprender formas distintas de ver el mundo es brutal. 
  • Te ves obligado a buscarte la vida de una forma nueva. No hay la red de seguridad de tus padres/ familia/grupo de amigos y espabila por narices.
  • Inmersión en el idioma (da igual que te vayas a un país que hable tu idioma, aprendes igual).

Los 5 mejores motivos + 1 para vivir en Suiza:

  1. La multiculturalidad, versión Suiza. Nosotros siempre hemos estado en Vaud, un cantón con un 33% de extranjeros (y es el 3er cantón con más población en Suiza). Nadie se mete con nadie y terminas teniendo amigos suizos, portugueses, italianos, kosovares, españoles, franceses… y es lo normal. ¡Tengo una amiga gracias a la cual sé que Macedonia del Norte existe ! (y tienen unos postres brutales).
  2. Las vistas. Vale que no hay playa pero creo que es lo único que le falta a este país… que si montañas, que si lagos, que si bosques, que si nieve… 
  3. La PAZ. No es que no haya conflictos ni que vivan en una burbuja, pero los temas se tratan con tranquilidad, sin exasperación… y a dia de hoy, se agradece. Cada vez que volvemos a España hay un shock cuando encendemos la TV.
  4. Creo que la educación. Digo «creo» porque el peque empieza el año que viene y aun no me ha tocado vivirlo de lleno, pero pinta bien.
  5. El nivel de vida. No tienes que estar forrado para salir adelante o poder permitirte tener una familia. Aun así, la conciliación es como España, entre nula e inexistente y le toca a las chicas: 6 de cada 10 mujeres que trabajan lo hacen a tiempo parcial (1.8 de cada 10 tíos) y en eso aquí es muy cantoso lo convencionales que son por un lado, a la vez que hay una tasa de familias recompuestas enormes. Es un país, cuando menos, curioso.

Y la mejor: fardar cuando vuelva a visitarnos Sandra 😛 

 

Marcos (35 años)  – Holanda

Así que has decidido liarte la manta a la cabeza y has decidido marcharte a otro país. ¡Enhorabuena! La verdad es que iba a empezar este texto con los típicos consejos que da todo el mundo, pero se supone que esto va de contar la experiencia de uno, así que venga. 

Me llamo Marcos. Me vine a vivir a Holanda en 2014. Me contactaron por Linkedin una empresa de allí y, en mi caso, no tenía hipotecas ni nada de eso (lo que facilita bastante la movilidad), de modo que mi pareja y yo decidimos dejar todo y lanzarnos a la aventura.

Lo primero que llama la atencion, ademas del tema de que vas completamente a lo desconocido es el idioma (que sí, que siempre preguntas a gente que ha estado fuera, te informas un poco ,etc, pero al final, el choque/ostia con la realidad es mucho más fuerte). ¿Cómo vais de idiomas? Porque eso es lo primero que vas a descubrir. Piensas que tu inglés, francés, alemán, lo que sea, es maravilloso, pero descubres que cada persona tiene su acento o forma de hablar y empiezas a notar que de cada 5 palabras entiendes 2 , y eso con suerte! 

Lo siguiente es la mucha pasta que vas a gastar en las primeras semanas, no os asustéis, es normal. Alquileres, depósitos, muebles, suelo (si, en Europa algunas casas te las dan sin suelo) etc… Todo suma y no para bien. Si venís con trabajo y vuestra empresa os da un paquete de recolocación (dinero para mudanza, vamos) pues esto la verdad es que ya ayuda, y mucho. No tengáis miedo de abusar de vuestra empresa un poco (yo no lo hice, y me arrepentí más tarde), en el sentido de pedir ayuda para todo, papeleos, seguros, colegios, banco, etc… Ellos os han contratado porque no encuentran gente en su país, y porque lo mas seguro es que si es el primer trabajo que tenéis fuera, vais a cobrar menos que un local, así que, en realidad, la empresa se está ahorrando dinero. Nada más llegar, importa mucho socializar con los compañeros, que van a ser vuestra fuente de información más fiable de cara a las “novedades” de la vida de expatriado. 

El primer año es el más difícil, especialmente si venis solos. Se echa mucho de menos todas las cosas que dabas por sentadas en casa, como la comida, los amigos, el idioma y la seguridad de saber dónde está cada cosa. Mudarse a otro país es un choque fuerte, nueva cultura, nueva forma de hacer las cosas y a veces tener la sensación de no ser bienvenido por lo locales (esto en mi caso tengo que decir que me ha pasado muy pocas veces). Otra cosa que recomiendo es ponerse con el idioma nada más llegar. Es muy importante, no lo dejéis pasar, aunque estéis en un sitio como Holanda en el que TODO el mundo habla mejor inglés que vosotros :P) En algunos países como Alemania no llega con saber inglés, lo mejor es ponerse con esto en cuanto lo básico está cubierto. 

El primer ano es el punto crítico donde vais a saber si vais a poder seguir viviendo fuera o si os vais a tener que volver. En el caso de que la vida fuera no os guste, volver no es ninguna derrota. Depende de muchas cosas, conocer gente que sea afín, hacer amistades, vivir en un sitio decente, el trabajo… Son muchísimas variables que se pueden poner en contra facilmente, asi que si vienen mal dadas, volver siempre es una opción. En mi caso, he tenido mucha suerte porque coincidimos con mucha gente de Portugal y España en mi primer empleo e hicimos nuevos amigos muy deprisa, lo que hizo todo mucho más llevadero. El tener vida social ayuda muchísimo a pasar el escollo de la “morriña”. Ser sociable es importante, y si no lo sois por naturaleza es bueno que intentéis poner de vuestra parte aunque sea un poco a la fuerza. Para esto ayudan aplicaciones como Meetup donde se organizan eventos organizados por aficiones comunes y por ciudades. Es una muy buena manera de conocer gente. Cada ciudad también normalmente organiza eventos para que los expatriados se conozcan y son relativamente fáciles de encontrar.

Una vez pasados los primeros 365 días es cuando empiezas a sentir si puedes continuar viviendo fuera  o no. Para nosotros fue un poco agridulce, no nos acabamos de sentir agusto de todo (ahora mismo tras 6 años puedo decir que eso ya queda bastante atrás 🙂 ) pero decidimos seguir por el tema laboral, que en Holanda la verdad es que está muy bien en casi todos los sectores. Por supuesto, sigue habiendo dificultades, no puedes volver a casa cuando quieras es básicamente y la comida es para mi lo más difícil , y además del hecho de que el tiempo no se detiene. La familia y amigos que quedan en casa siguen con su vidas, se casan, se mudan, compran casas y siguen en general con sus rutinas. Cuando vuelves de visita es normal sentirse como un forastero y empezar a notar las diferencias con respecto a tu nuevo país de residencia. Las comparaciones son odiosas, pero inevitables 🙂 

En general, para mi ha sido una experiencia que, sin duda, me ha hecho crecer como persona y madurar en muchísimos aspectos que no me había planteado. El hecho de vivir en otro país y estar en contacto con gente de todas partes es un experiencia que no cambiaría. Aunque suene a topicazo, viajar y ver lo que “hay fuera” abre sin duda la mente, así que si os lo estáis planteando no puedo hacer más que recomendarlo.  Para volver siempre hay tiempo. Antes de cerrar, si os planteais venir con familia o dejando hipotecas u otras cargas atrás, tambien es muy posible, mucha gente que conozco se ha venido así y, aunque por supuesto es más complicado, es más que posible. Estas personas os describirían la experiencia más o menos de manera similar a como lo estoy haciendo.

 

Pablo (40 años) – Reino Unido

Cuando se piensa en emigrar, conviene valorar bien de antemano lo que se busca más allá de trabajo. Una ciudad pequeña puede tener menos posibilidades laborales y contar con una mentalidad más cerrada pero, ofrecer una buena calidad de vida. Una ciudad grande, puede tener más movimiento en mercado laboral y más oferta cultural pero, asentarse y residir en ella puede resultar muy complicado. Reino Unido es un país caro, sobre todo en términos de vivienda y transporte. Conviene que el emigrante se venga aquí con un colchón debajo del brazo, pues aquí se paga por todo. Las necesidades de ahorro e inversión son mayores que en España, tanto en términos de futura pensión de jubilación como de situación de desempleo.

Venirse a Londres con o sin oferta de empleo desde España, marcará la facilidad con la que se aterriza e integra socialmente en un lugar con diferentes normas de “juego” y en el que se es extranjero. Los trámites iniciales pueden ser un poco complejos al principio como conseguir el número de la seguridad social, abrir una cuenta bancaria, primer contrato de alquiler…

Reino Unido tiene su sistema de cualificación educativo y los títulos europeos, no siempre encajan dentro de ese sistema y, a veces, no pueden ser convalidados. Antes de salir de España, es importante mirar los documentos necesarios para convalidar títulos y presupuesto de traducciones juradas necesarias. Una vez aquí, a parte de la formación adquirida habrá que demostrar las habilidades que se tiene de cara a poder acceder a un empleo. Los procesos de selección profesional son más exhaustivos que en España y hay que ganarse el puesto de trabajo a base de demostrar lo que uno vale. En general, existe una descripción detallada de las funciones profesionales del puesto de trabajo y una relación de respeto profesional entre jefes y trabajadores.

Venirse a Reino Unido con un nivel de inglés bueno, capaz de al menos ser capaz de seguir una conversación, determinará las posibilidades laborales y rapidez de inserción /progresión sociolaboral. Además de esto, hay que ser conscientes que, aún contando con un nivel avanzado de inglés, siempre habrá dificultades para expresar lo que uno quiere. Lo cual resulta frustrante y limita ser quien uno siempre ha sido, la identidad de uno queda a la sombra.

A parte de la familia y amigos, otras cosas que pueden llegar a hacer mella en el estado de animo es el clima y tener menos acceso a productos alimenticios habituales en España. Los horarios también son muy diferentes, cerrando bares y tiendas mas temprano. Puede costar acostumbrarse a todos esos pequeños detalles.

La cultura inglesa es una cultura meritocrática y respetuosa en general. Salirse de esta línea no suele funcionar. Socialmente existe un choque cultural por el que la forma de relacionarse se siente más distante por la parte española. El humor español roza la mala educación y hay que tener mucho cuidado con el modo de expresarse, bromas incluídas. En público hay que intentar se políticamente correcto si no se quiere arriesgar a dar una mala imagen. Londres presenta un ambiente frío e impersonal en general, todos los sitios públicos están llenos de gente pero, es fácil sentirse solo. Es una ciudad donde cuesta conocer gente, las distancias grandes dificultan el entablar relaciones sociales. Muchas veces la gente con la que se conecta solo está de paso por la ciudad, lo que puede provocar mucha soledad.

Por último decir que, la sanidad pública es aceptable. Cuesta un poco encontrar un buen médico de familia pero, el NHS funciona razonablemente bien para cosas importantes y/o graves. Se agradece que sea un país con una cultura de inversión en investigación científica y/o médica.

Consejos para vivir en el extranjero

¿Should I stay or should I go? Eres tú quién decides…

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.