1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Hoy os cuento mi recorrido por el Norte de Francia en coche.

💡 Quizás también te interesa más información sobre Francia…

1. Mi viaje por Normandía: Diarios de viaje

Siempre me he considerado muy amiga de mis amigos así que cuando el novio de mi amiga Iria pensó en montarle una fiesta sorpresa de cumpleaños para sus treinta añitos, no lo dudé ni un segundo (vamos, que tampoco es que sea muy difícil convencerme para subirme a un avión, jajaja). Vueling se instaló en Santiago de Compostela y nos acercó un poquito más a París gracias a un vuelo directo.

Me regalaron el libro “1000 sitios que ver antes de morir” para mi cumple, justo un mes antes de este viaje. Me puse a curiosear ya que teníamos unos días de vacaciones antes de ir a Rouen (dónde vivía mi amiga)…

Alquilamos un coche en el aeropuerto y la primera noche para ahorrar dinero decidimos hospedarnos en un albergue en Chartres (mucho más barato que París y a tan solo una hora). Al día siguiente aprovechamos para visitar la catedral que venía mencionada en mi libro y me llevé una grata sorpresa ya que las vidrieras de la Notre Dame de Chartres, de un azul extremadamente intenso, son realmente impresionantes (de las más bonitas que he visto hasta la fecha).

Al día siguiente nos fuimos hasta Rennes. Su casco viejo es precioso, con sus casitas del s. XVI con entramados de madera. Me recordaron mucho el pueblo salmantino de La Alberca.

A la mañana siguiente nos dirigimos a la ciudad amurallada de Saint-Malo, refugio de piratas,  y tras probar la gastronomía local, nos fuimos a ver los criaderos de ostras y mejillones en Cancale, bastante distintos a las bateas gallegas.

Seguimos nuestra ruta pasando por Dinan y fuimos a visitar al famosísimo Mont-Saint-Michel, antigua abadía, que por su inaccesibilidad incluso fue cárcel durante la revolución francesa. Me quedé impactada con esta fortaleza que se encuentra en un monte al que sólo se puede acceder en coche cuando baja la marea. Si vais caminando fuera de la carretera asfaltada ¡ojo con las arenas movedizas!

Durante los días siguientes nos adentramos en la historia y recorrimos los lugares más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial: Sainte Mère Église, Azerville, la playa de Omaha, el Cap de Hoc, el cementerio americano, el alemán (aún más conmovedor que el primero), Longues-sur-Mer, Aromanches… Os prometo que sólo ver las huellas que ha dejado la guerra en el paisaje pone los pelos de punta, te convence de lo horroroso que son las guerras y dan ganas de firmar de inmediato por la paz mundial. Durante el tour por estos pueblecitos nos hospedamos en el albergue de juventud en Bayeux 100% recomendable (¡dormimos en el torreón de un castillo medieval!). Tras celebrar el cumpleaños a lo grande, ya con nuestros amigos visitamos la bonita ciudad de Rouen y el pueblo de Etretat, con unos acantilados impresionantes, muy similares a los de la Playa de las catedrales.

Finalmente antes de volver a París, por recomendación de Patricia, decidimos hacer una paradita por Giverny para visitar la casa de Monet me enamoró porque me chiflan las flores, jiji. Claude Monet era realmente muy afortunado por poder tener una casa con esos jardines tan increíbles. Es abrumador poder ver que la realidad supera a… los cuadros.

Francia (al igual que España e Italia) tiene un sinfín de lugares increíbles por su densa historia. Visitar Normandía fue una mezcla de sentimientos: fue como estar en casa (paisajes muy parecidos a  Galicia) y a la vez fue como volver al pasado, a mi infancia (por haber nacido y crecido en Francia). Fue agradable reencontrarme con mis amigas de la universidad (mi pasado) y mirar hacia el futuro (conocer a gente nueva, hablar de nuestros proyectos).

Quién me iba a decir que posteriormente, a nivel personal, también sería cerrar un círculo para volver a empezar desde cero…

 

2. Itinerario por Bretaña y Normandía

2.1. Chartres

Esta pequeña ciudad de 30 000 habitantes no pertenece ni a Bretaña ni a Normandía. Se encuentra en la región de Centro-Valle del Loira. Es sobre todo famosa por su catedral gótica del s. XII-XIII que, de hecho, es Patrimonio de la Humanidad. Sus vidrieras son lo más espectacular.

2.2. Rennes

Rennes es la capital de Bretaña. Posee 90 monumentos históricos en su casco antiguo. Sus casas del s. XVI se caracterizan por sus entremados de madera. Desde luego, una parada más que recomendable porque esta urbe es de ensueño como podéis ver en las fotos.

2.3. Saint Malo y Cancale

La que fue en el pasado una ciudad de piratas por su importante puerto, es hoy una de las ciudades balnearias más visitadas del norte de Francia. Saint-Malo, en Bretaña, conserva a su muralla, un castillo del s. XV y una catedral del s. XII. Alrededor de intramuros también conserva tres fuertes. Apenas 18 kilómetros se encuentra el pueblecito costero de Cancale famoso por sus ostras.

2.4. Dinan

Dinan, al igual que su vecina Rennes, me encantó. Esta pequeña bretona de 11 000 habitantes conserva una importante muestra de arquitectura medieval.

2.5. El Mont Saint-Michel

El monte Saint-Michel es una pequeña isla rocosa que se sitúa ya en Normandía. En ella se construyó durante la Edad Media (s. VIII-IX) una abadía y poco a poco se fue desarrollando un pueblo de una forma extraordinaria. Es Patrimonio de la Humanidad. Ten en cuenta las mareas cuando vayas a visitarlo ya que en marea baja se puede acceder en coche pero con marea alta sólo es posible llegar a él en barco.

2.6. La Ruta del Desembarco

Si os interesa la historia de la Segunda Guerra Mundial, en Normandía estaréis definitivamente en vuestra salsa. Son miles los emplazamientos los que podréis descubir. Aquí os dejo la información completa. En nuestro caso, os comento las paradas que hicimos:

  • Sainte-Mère Église: La noche del 5 de junio aterrizó un soldado americano… en la iglesia de Saint-Mère Église. Hoy este pueblecito guarda un maniquí colgando de su campanario para recordar ese momento histórico.
  • Azerville: Podréis visitar una de las baterías de los alemanes nazis.
  • La Playa Omaha: Uno de los principales lugares del desembarco. Lo cierto es que no me esperaba tan amplia. Mide 8 kilómetros de largo. Fue dónde más bajas hubo y a un paso, en Colleville, es dónde se construyó por ese motivo el Cementerio Americano en el que están enterrados unos 9000 americanos.
  • Cap de Hoc: Fue uno de los puntos de ataque de los americanos. Aún se ven dónde quedaron las baterías pero sobre todo las enormes huellas-crácteres que han dejado los bombardeos de los Aliados.
  • La Cambe: Sí, el cementerio americano te deja boquiabierto pero en el sencillo cementerio de La Cambre están enterrados 20 000 soldados alemanes de los que poco se sabe…
  • Longues-sur-Mer: Allí se puede visitar otra batería similar a la de Azerville aunque mucho mejor conservada.
  • Aromanches: la ciudad da a Gold Beach, otro de los puntos elegidos para el desembarque. Además el lugar fue elegido para la construcción de un puerto artifical que serviría para descargar el material de la invasión. La ciudad posee un pequeño museo sobre el Desembarco.

2.7. Ruan (Rouen) y Étretat

Ruan es la capital de Normandía. Al igual que Rennes y Dinan conserva numerosas casas medievales con las tradicionales vigas de madera y templos góticos. A 90 km en dirección a la costa está el pequeño pueblo de Étretat que nos ofrece espectaculares acantilados con vistas al canal de la Mancha.

2.8. Giverny, la casa y el jardín de Claude Monet

Parar en Giverny no sólo es una parada apta para amantes de pintor sino también para los amantes de las flores. ¡No me extraña que este pequeño pueblo de 300 habitantes llevase la atención del maestro! Visitar este museo es meterse en sus cuadros. ¡Totalmente recomendable! Se encuentro a apenas 80 km de París.

Actualizado el 03/06/2017 

5 Respuestas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.