1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Ha empezado el mes de diciembre. Llegan el frío, los días libres para poder pasar más tiempo con la familia… ¡Y también los puentes y festivos para hacer alguna escapada!

Aquí te dejo unas cuantas ideas para viajar o al menos para hacerlo a través Internet…. Y quién sabe… quizás te apetezca importar alguna de estas tradiciones para tu casa. 😊

💡 Quizás también te interese información sobre Alemania

Navidad Riga Lituania

Navidad Riga Lituania

1. Los mejores mercados de Navidad de Europa

Te encontrarás en Internet mil y una listas sobre varias ciudades y mercados, pero que no cunda el pánico. Básicamente se pueden agrupar en los tres grandes grupos…

 

1.1. Los mercados de Navidad franceses, alemanes, belgas y suizos

Suelen ser los más típicos, los imprescindibles según los expertos. En Francia, se encuentran en la zona de Alsacia, la región fronteriza con Alemania. Es dónde se conservan los mercados más antiguos y tradicionales. Los más famosos de Alemania son los de Nüremberg, Colonia y Berlín. En Francia, el más conocido es el de Estrasburgo.

 

1.2. Los mercadillos navideños de países bálticos y nórdicos

Cuánto más viajamos al norte de Europa, más lo asociamos con la nieve y el papá Noël, ¿verdad? Hace unos años tuve la oportunidad de visitar Copenhague en Navidad y lo cierto es que me encantó. ¡Los jardines Tívoli son un lugar fantástico para visitar con la familia!

 

1.3. Los mercadillos de Navidad de Centroeuropa

Praga, Viena y Budapest son unas ciudades preciosas así que, aunque no las visité en esas fechas, estoy convencida de que en Navidad con las luces deben lucir fantásticas.

Aquí tienes mis diarios de viaje y de recomendaciones para viajar a:

2. Los mercadillos navideños alemanes

¿Por qué los alemanes son tan navideños? Pues para entender esta tradición nos tenemos que remitir a la Edad media dónde había que comprar para almacenar todo el invierno (y recordad que en Alemania hace mucho frío así que hay que tomar cosas bien contundentes para entrar en calor). Así que muy pronto, los artesanos, los fabricantes de juguetes también se apuntaron a esta celebración con la excusa de que… ¡En esas fechas había que regalarle algo a los niños! ¡Y aquí tenéis el invento de la Navidad comercial tal y como la conocemos hoy!

En Alemania los mercados más tradicionales son los de Berlín, Dresde, Frankfurt, Leipzig, Múnich y Núremberg (que nacieron entre el s. XIV y el XVII). Cabe destacar que, en algunas ciudades, hay varios mercados temáticos.

 

Hay que reconocer que, aunque seas un poco Grinch, los mercadillos navideños alemanes son una experiencia divertida. Lo más sorprendente ha sido ver lo “social” que resultan estos eventos (el Glühwein hace milagros) y el increíble espíritu navideño de los alemanes (¡Y la poca vergüenza que tienen, jajaja! No dudan en disfrazarse en grupo para la ocasión hasta el punto de que a veces parecen haber salido de un despedida de solter@s).

 

3. Los adornos navideños de los mercados navideños

Aparte de comida y bebida, como en cualquier fiesta que se precie, encontraremos muchísimos puestos de artesanía. Lo cierto es que los adornos navideños son una auténtica pasada pero ¡Ojo! esas pequeñas obras de arte hechas a mano tienen un precio.

Los precios de los adornos de madera pueden arrancar desde los 3 euros y algunas bolas pueden llegar a costar unos 20 euros por unidad. Aparte de las típicas guirnaldas, también son muy típicos las estrellas de papel troqueladas, los ángeles (Engel – en-gal), los cascanueces (Nussknacker nus-quenaca) y los Rauchmänncher (rauj-mensha) unos muñequitos de madera dentro de los cuales se puede introducir conos de incienso para que parezca que fuman, echan humo).

 

4. Algunas palabras básicas de alemán para ir a un mercado navideño

Tras volver de mi visita a Fránkfurt, me he dado cuenta de lo útil que se saber un poquito de alemán para poner manejarse en los mercados navideños, consejos y recomendaciones.

Aquí os dejo unas cuantas palabras “mágicas” (e impronunciables) si decidís ir este año a Alemania en Navidad.

 

4.1. Weinachtmarkt

Empezamos por la palabra más importante e impronunciable en alemán, jajaja.
Weinachten (bai-naj-ten en “cristiano”) es Navidad, Markt (markt) es mercado. Así que si ves un rótulo bien grande con ese enorme palabro, ¡sigue la luz!
Los mercadillos navideños de Alemania (yo hablo tras visitar los de Frankfurt y Nüremberg) no sólo eran enormes sino que aparte del mercado central tienen “zonas” especializados: en Nüremberg, hay zonas dedicadas solamente a los artesanos, a los niños, a productos internacionales; en Frankfurt, hay un mercado rosa (gay). 🙂

 

3.2.  Glühwein

Un imprescindible. En mi opinión los alemanes siempre buscan excusas para poder beber bien a gusto, jajaja (prueba de ello la Oktoberfest). En un Mercado de Navidad alemán es imprescindible tomar vino caliente con especies para sobrevivir al frío e impregnarse del espíritu navideño.
¡Ojo! En la variedad está el gusto. Podéis encontraros Glühwein (glue-bain) con diferentes tipos de vinos (el tinto es lo más típico pero también los hay de vino blanco y rosado) o incluso flambeados con azúcar (El FeuerzangenbowleQue la fuerza os acompañe para poder pedirlo: foyer-san-gen-bou-le). Si preferís algo fresco, en Frankfurt, no dejéis de probar su riquísima cidra (Apfelwein – ap-fel-bain) con un sabor muy frutal y nada amarga.

 

3.3. Bratwurtz

¡Cuidadín con tanto alcohol! A llenarse con unas magras carnes para no acabar en un coma etílico. Aquí también la variedad es abrumadora así que para simplicarlo, mejor mostrar con el dedo la que más os tenga buena pinta. Aquí os dejo una pequeña muestra de lo que podéis encontraros pero la que más “arrasa” entre los alemanes es la Currywurst (cu-ri-burst), una salchicha bien ahumada y crujiente sobre la que le echan kétchup picante y curry en polvo. El resto de las Wurst (burst), salchichas, podéis pedirlas solas o en pan (Brötchen – broe-chen), bien de ketchup o mostaza dulce.

 

3.4. Flammlach

Si no sois de carne también existe la opción de tomar salmón a la brasa (Flammlach – flam-laj). Es una especialidad finlandesa que ha sido adoptada en muchos mercadillos alemanes.

 

3.5. Kartoffelpuffer mit Apfelmus

La opción más vegetariana. Las “car-to-fel-pu-fa” son una tortitas de patatas fritas que los alemanes acompañan de puré de manzana (ap-fel-mus) como guarnición.

 

3.6. Schokoladenfrüchte

¡Vamos allá con los postres! Todo tipo de fruta que os podáis imaginar se puede encontrar confitada (Kandierte Früchtecan-dier-te fruej-te) o con chocolate por encima (sho-co-la-den-fruejte). Para lo más atrevidos, ¡hasta venden guindilla fresca cubierta de chocolate! Otro cosa muy típica es cubrir merengue italiano (“blando”) con chocolate. A eso le llaman Mohrenkopf (mo-ren-cof –cabeza de moro), Negerkuss (ne-ga-kues – beso de negro) o Schokokuss (sho-co-kues – beso de chocolate, para ser políticamente correctos).

 

3.7. Lebküche

Es muy típico ver pan de jengibre (leb-cueje) con forma de corazón y con todo tipo de mensajes. También se venden casitas hechas de azúcar y jengibre. Otra de las especialidades para los más golosos son las Schneeballe (shene-bale) que vendrían ser como “bolas de nieve” pero que en realidad son bolas de masa de galleta muchas veces rellenas de frutos secos, mazapán, etc. ¡Muy light!

 

3.8. Gebrannte Nüsse

Por si no os llegado con todo lo anterior también son muy típicos todo tipo de fruto secos en garapiñadas (gue-bran-te nues) de sabores muy diferentes. Desde avellanas recubiertas por nutella hasta macadamia recubierta de wasabe, por ejemplo. Aquí la variedad vuelve a ser tan grande que necesitaría un glosario aparte para enumerar todas las opciones.

 

💡 Quizás también te interese información sobre Alemania

Actualizado el 20/03/2018

Deja un comentario