1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Reservas tu billete, preparas tu maleta. Eres feliz. Te vas a ir de viaje y de repente, ¡Zasca! ¡Qué maravilloso es ser mujer! Para bien y para mal, es lo que hay así que vamos a reírnos un poco. ¡La regla durante los viajes no es para tanto! Aquí van mis cinco consejos para intentar llevarlo un poco mejor. ¡Que no te arruine tus vacaciones! 😉

💡 Quizás también te interese más información sobre Cómo preparar un viaje 

1. Siempre pasillo

Durante el viaje, colócate estratégicamente cerca de los baños. Este consejo podría también ser válido para pasajeros meones pero… ¿para qué te vas a sentar en la ventanilla y hacer que todo el mundo se levante por tu culpa cada poco? Ya sabemos que es un rollo pero sé compasivo con los demás… ¡Todos hemos odiado a esa persona que nos hizo levantarnos 14 veces durante un viaje!

 

2. Calcular cuándo te vendrá

¿Hacer cábalas para que no te coincida con tu viaje? Sí, sé que es casi misión imposible porque cuando encuentras un chollo, no piensas en esas cosas, jajaja. Aún así, hacer una estimación de dónde te pillará la cosa, puede ser de ayuda. Para las que sois algo despistadillas como yo, aplicaciones como MyDays son fantásticas para tener todo bajo control y no verse en apuros, sobre todo si te vas a lugares remotos…

 

3. Llevar municiones

Como ya comenté otras veces, ¡que no cunda el pánico! Siempre podrás comprar “municiones” en destino (sí, todas las mujeres tenemos la regla) pero si eres muy fiel a tus marcas, llévate todo aquello que pueda hacerte sentir más cómoda. Ten en cuenta que, por ejemplo, en algunos países no se venden tampones o sólo se comercializan “pañales” a modo de compresas. Tampoco os olvidéis de vuestros “remedios” (en caja y con prospecto por si las moscas) si sufrís de dolores menstruales.

 

4. El baño, un lugar solidario

El baño, ese lugar dónde otras viajeras se convertirán en tus Best Friends Forever (al menos por unos minutos)… Todas sabemos la “putadeishon” que supone que te baje la regla en pleno viaje así que, en los baños públicos, son frecuentes los momentazos de solidaridad femenina. Ya se sabe que todas somos unas envidiosas, pero la regla une y mucho. Siempre habrá una mano amiga de otras viajeras que sabrán por lo que pasas y te apoyarán muchísimo. 😉

 

5. La solución: la copa menstrual

Hace un par de años, os hubiese dicho que me parecía una auténtica barbaridad pero ahora no puedo vivir sin ella. Supone una gran tranquilidad al no tener que cambiarse con tanta frecuencia. Es muy fácil de limpiar y sobre todo, además de práctica, la opción más económica (duran hasta 10 años) y más ecológica del mercado. Eso sí, colocar correctamente la copa requiere de un poco práctica por lo que te recomiendo que pruebes unos meses antes de irte de viaje con ella.

 

💡Quizás también te interese más consejos sobre viajar solo

 

Actualizado el 14/08/2018

 

2 Respuestas

  1. irene

    Yo voy con mi copa a todas partes y desde que la descubrí viajo más feliz. Tengo pendiente escribir una entrada sobre este invento y por qué me la llevo a todas partes. Intentaré escribirlo pronto, a ver si te anima 😉

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.