1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Escrito por Sonia Candal

Tú, tu viaje, tu billete, tu maleta, tu bikini… Y la MENSTRUACIÓN. ¿Quién ganará la batalla? Si eres de las que piensa que tener la regla y viajar con ella es la mayor p*** del mundo, pasa y lee, que te voy a reconfortar.

💡 Quizás también te interese más información sobre Cómo preparar un viaje 

1. Introducción . Fuera demonios.

Tener la regla es el hecho más natural del mundo. Tendemos a demonizarla, a quejarnos de los inconvenientes que nos provoca, pero sin ella no seríamos el ser cíclico que nos designó la maldita bendita naturaleza, o sea, no seríamos mujeres. No crearíamos vida ni seríamos lo maravillosas que somos en todos los aspectos. Muchas veces nos supera por los cambios hormonales que sufrimos, pero yo personalmente desde hace unos años he entendido que es mejor hacer las paces con ella para que transite todos los meses por mi existencia sin volverme loca. Digamos que estoy en un punto medio entre ser una falsa de los anuncios de compresas diciendo que es genial hacer el pino puente menstruando y ponerme de baja cuando la tengo (ojo que si duele puede estar avisando de otros problemas). Que intento tomármela normal vaya.

 

¿Y qué pasa si voy a viajar y estoy de regla?  

Viajar con la menstruación es igual a hacer cualquier otra actividad con la regla. Solo debes tener a mano  productos de higiene íntima y listo. Existen también multitud de aplicaciones para tenerla controlada y que un gatito muy mono nos avise maullando de que tu ciclo está por llegar. Nos informan de cómo está compuesto, los días promedios de duración, de cuando ovulamos y muchas cosas que nos serán útiles así que sin duda tener descargada una app es un gran aliado. Pero no todo va a ser bonito, como os habréis dado cuenta la regla no avisa de cuando viene anticipada, el periodo no avisa cuando viene con retraso y menos va a tener piedad cuando tienes planeado un pedazo de viaje de estar todo el día en bikini en Bora Bora. Es lo que pasa cuando viene cada 28 días (con suerte) durante una media de unos 40 años de tu vida.  PUES QUE NO PASA NADA. NO MORE DRAMA

2. Tipos de métodos tradicionales y novedosos

Hoy en día es increíble la cantidad de opciones que tenemos, ya hubieran querido nuestras abuelas. Os voy a hablar de algunas de ellos no sin antes pediros dejar los prejuicios en la entrada, en el felpudo de este blog. Por favor no seamos cerradas de mente, muchas veces nos negamos a conocer nuevas opciones por el mejor malo conocido. Así que atentxs que vamos a ver las opciones disponibles actualmente.

 

2.1. Compresas

Ha sido la opción más utilizada hasta hace unos 30 años. El cambio fundamental en ellas ha sido el de los materiales de los que están compuestas. Se hace mucho hincapié en el olor de la menstruación, cosa que no es entendible porque siendo un proceso natural que tiende a la descomposición no hay más que hacer que mantener una buena higiene. Las compresas modernas se han ido dotando de muchos químicos para oler a nubes y demás tonterías, en vez de primar la utilización de materiales lo más cuidadoso posibles con nuestra vagina. Por otro lado, está el componente ecológico, ya que las compresas desechables son una fuente tremenda de basura. Existen opciones muy interesantes como las compresas ecológicas, o las compresas y salvaslips de tela reutilizables, compuestos de algodón orgánico que es mucho más transpirable que las de plástico. Aquí tienes una opción muy interesante que además tiene diseños super monos.

2.2. Tampones

Llegaron con la idea de revolucionarnos ya que supusieron un método mucho más discreto y cómodo, aunque para muchas mujeres no lo sean tanto. Hasta hace poco no había estudios que demostraran su nocividad para el organismo, sin embargo, ahora se sabe que desprenden muchas substancias químicas (viscosa, celulosa, etc.) ya que muchos tampones no tienen el velo de seguridad que contienen esas fibras. Por otro lado está el famoso síndrome del shock tóxico, que se da en casos muy raros, por la presencia de una bacteria concreta que ha proliferado por un uso muy prolongado (cambiando los tampones frecuentemente no debería ser una preocupación). No es mi intención asustar a nadie, los efectos nocivos están ahí y conviene tenerlos en cuenta para tomar decisiones.

 

2.3. Esponjas

Son una opción desechable que se utiliza del mismo modo que el tampón, con la peculiaridad de que no tienen el hilo para la extracción. Están pensados para múltiples usos como la natación, el nudismo y el más amplio y conocido, para mantener relaciones sexuales durante el periodo (¡adiós toalla por debajo, adiós matanza de Tejas!) ya que permiten la penetración con ellas puestas sin molestia. La extracción es quizás la mayor desventaja, un truco puede ser esperar a que vaya bajando para alcanzarla con más facilidad. Es un invento óptimo, pero en mi opinión para un uso más puntual.

2.4. Copa menstrual

La copa menstrual es una copa (como su nombre indica), que debe ser compuesta de silicona 100% de grado médico para ser idónea. Se considera la opción más higiénica, ya que este material es el mismo que se utiliza quirúrgicamente (es un material no poroso al que es muy difícil que se adhieran las bacterias). La opción más ecológica ya que es reutilizable durante aproximadamente 10 años con los cuidados adecuados, con lo cual no creamos contaminación en absoluto. La opción más económica, claro está que si la reutilizamos por muchos años no habrá otra inversión que su compra. Se puede utilizar en todos los casos y más en el de mujeres que tiene alergias, irritaciones, flujo abundante. Existen varios tamaños según la edad, los partos o el flujo. Es siempre mejor asesorarse para empezara a utilizarla para aclarar las dudas posibles en cuanto a su plegado por ejemplo, que es un factor importante a la hora de encontrarse cómoda con ella. Se esteriliza entre ciclo y ciclo como medida fundamental de higiene y puede blanquearse con agua oxigenada para conservarla mejor estéticamente.

 

2.5. Bragas menstruales

Son una opción más novedosa. Creadas en capas de 3 tipos de materiales (Algodón, tela técnica y licra u otros tejidos que harán la función estética al externo) hacen retener el flujo dentro de la braga durante horas, sin utilizar ningún otro método. No dudes en visitar la página de alguna marca porque son realmente increíbles para casos de mujeres con reglas poco abundantes, o para utilizar en los últimos días de regla cuando el sangrado es leve.

 

2.6. Free bleeding o sangrado libre

Este método es quizás el menos conocido y el que nos suene más raro. Consiste en controlar mentalmente la regla, contrayendo los músculos de la vagina y del suelo pélvico esperando a desecharla solo cuando nosotras queremos, o sea cuando vamos a un baño. En realidad nació como un movimiento en los años 70 en el que se invitaba a dejar fluir la sangre de la regla y mancharse, como un proceso natural del que no hay que avergonzarse. Está claro que este método no es para todas las mujeres ya que depende mucho de las características personales, factores externos como si tenemos posibilidad de hacerlo. Aún así es interesante conocer este método y como la mente y el ejercicio de ciertos músculos pueden influir en nuestro sangrado.

 

3. Datos curiosos de viajar con la menstruación

Ahora cual chamana lectora de mentes voy a pensar qué tipo de angustias existenciales podéis tener con el tema viajar con la regla, y os voy a contestar modo Aída Nízar contestándome a mí misma a modo de consultorio.

  • ¿Qué le pasa a mi ciclo menstrual cuando viajo? Pues que biológicamente cambiamos los ritmos, las comidas, las horas en que dormimos, la temperatura y esto hace que las hormonas se acceleren o frenen, provocando desajustes en nuestro ciclo.
  • ¿Viajar puede afectar a tu ciclo menstrual? Por supuesto, como cualquier cambio en tu vida que te provoque emoción, estrés, ansiedad, etc. Todos los cambios en el estado de ánimo influyen directamente en tu ciclo. Pero si además le sumamos la alteración de los ritmos circadianos al realizar un viaje largo de gran distancia, los desajustes influirán notablemente en nuestras hormonas y por lo tanto nuestro periodo menstrual.
  • ¿Puedo tener retraso menstrual por jet lag?¿Cuánto duran los desajustes provocados en la regla al viajar? Los ritmos circadianos se ajustan al ambiente en 24 horas, con lo cual don´t be affraid y todo volverá a la normalidad. Si hemos tenido un viaje bien intensito de subir montañas, comer poco o mucho,etc… pues que no nos extrañe que la regla tarde uno o dos ciclos en estabilizarse. Todo culpa de las hormonas y los ritmos circadianos, amigxs.
  • ¿Hay compresas, tampones o salvaslips en todos los países? Sí, desde luego. Pero ten en cuenta que en algunos de ellos aún no han evolucionado a sus versiones más modernas y que en algunos casos encontrarás modelos más bien arcaicos. Si eres fiel a tus marcas te recomiendo que lleves contigo lo que necesites y te ahorres disgustos.

 

4. Mi opinión personal

Fui usuaria de tampones hasta que descubrí la existencia de la copa menstrual. Entre la cantidad de artículos que leí sobre los residuos de tampón que se acumulan en nuestro cuerpo y conocer las ventajas de la copa menstrual no tuve dudas en querer probarla. Debo decir que, en los primeros ciclos, no fue todo coser y cantar, hay unos pequeños trucos que parecen una tontería, pero hasta que encuentras como es la mejor forma para ti de ponerla puedes tener alguna molestia o pérdida. Nada que no se solucione dando una oportunidad y siendo consciente que estás haciendo un bien al planeta increíble, así que no desistas a la primera de cambio por favor. Pueden existir temores como el de desbordar la copa por tener regla abundante, tener la regla con coágulos, o poco sangrado. Ninguno de estos factores son una contraindicación. Existen diferentes tallas y se pueden utilizar hasta 12 horas (Claro está que puedes cambiarla mucho antes si quieres). En definitiva, en mi opinión la copa menstrual es el mejor método para viajar con la regla. Ocupa poco sitio, solo tienes que lavarla con agua y esterilizarla al principio de cada ciclo, nada más.

Me preguntaréis qué marcas elegir, y es muy personal. Hasta ahora he probado varias y con la que estoy especialmente cómoda es una de la marca Meluna ya que es la que más opciones tiene. Disponen de 4 tallas, 3 texturas, 3 diferentes tipos de acabados (en bola, en anilla, en palito) y además una versión más cortita llamada shorty. Las tallas, que van de la  s a la XL, tienen  en cuenta tu edad, la cantidad de tu flujo menstrual, partos, etc. En su página encontrarás unas tablas explicativas muy gráficas.

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

💡Quizás también te interese más consejos sobre viajar solo

Actualizado el 10/06/2019

2 Respuestas

  1. irene

    Yo voy con mi copa a todas partes y desde que la descubrí viajo más feliz. Tengo pendiente escribir una entrada sobre este invento y por qué me la llevo a todas partes. Intentaré escribirlo pronto, a ver si te anima 😉

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.