1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Aunque el objetivo era visitar el bosque de Bussaco (queda para la próxima vez), la casualidad me llevó a conocer mejor la ciudad de Coímbra (Portugal) el pasado fin de semana. A ver qué os parece… 😉

1. ¿Cómo llegar a Coímbra?

Coímbra es una ciudad relativamente pequeña (unos 150 000 habitantes) en el Centro de Portugal. Se encuentra justo entre Lisboa y Oporto así que es relativamente fácil llegar a ella desde cualquiera de las dos otras capitales en bus, tren o coche (o Blablacar en mi caso). Está dividida en dos por el río Mondego. Aún conserva numerosos restos de los primeros asentamientos romanos y posee una de las Universidades más antiguas del mundo (creada en el siglo XVI y aún en activo). Varios de sus edificios han sido nombrados Patrimonio de la Humanidad en 2013.

💡 10 Imprescindibles para conocer Lisboa

💡 5 Imprescindibles para conocer Oporto

 

2. Qué ver en Coímbra: mis 5 imprescindibles

2.1. La Universidad de Coímbra: El pazo de las Escuelas

La UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad la Universidad de Coímbra en 2013 así que a pesar de que la entrada me pareciese bastante cara, tenía bastante curiosidad por ver sus edificios históricos. ¡Lo cierto es que no me defraudaron!

El programa completo incluye las siguientes visitas:

– La biblioteca Joanina: El motivo principal por el que la Universidad esté de número uno en mi lista. Me pareció impresionante. Este cofre hermético gigante posee paredes de 2 metros de grosor y unas puertas de madera noble que evitan cualquier cambio de temperatura. En estas tres salas contiguas de estilo barroco se encuentran 70 000 ejemplares de los siglos XIII, XIV y XV repartidos en dos plantas. Cada 10 minutos sólo un grupo reducido de 10 personas pueden adentrarse en su interior y está prohibido sacar fotos. Sólo puedo decir que quita la aliento poder ver un patrimonio cultural de tal envergadura, sobre todo, teniendo en cuenta que allí se encuentra una primera edición de las Lusíadas, una increíble colección de mapas antiguos y una biblia hebrea del s. XV del que apenas existen 15 ejemplares en todo el mundo. Si las estanterías de maderas exóticas no fuesen suficientes para mantener los libros alejados de parásitos e insectos, a día de hoy, se sigue conservando un curioso ritual de mantenimiento de la biblioteca: ¡Murciélagos! Allí se encuentran, por lo visto (yo no llegué a ver ninguno) estos pequeños mamíferos nocturnos, encargadosn de comer cualquier bichejo que pueda amenazar la integridad de las obras allí expuestas.

La antigua cárcel académica: En la parte inferior de la biblioteca Joanina se encuentra hoy una librería, aunque antiguamente se la conocía como “Los Secretos” ya que allí dónde se encarcelaba a todos aquellos que se revelaban contra la Universidad.

La capilla San Miguel: Aunque originalmente el Palacio tuvo una capilla desde el s. XII, en la actualidad podemos ver una sala decorada en el s. XVII con un enorme órgano barroco muy llamativo, con motivos orientales.

La Torre de la Universidad: La campana de esta torre del s. XIX sigue sonando todos los días a las siete y media de la mañana. Los estudiantes la apodan “La Cabra”.

El palacio: Se accede al edificio a través de una majestuosa escalinata. En la actualidad se pueden visitar la Sala de los Capelos, un enorme salón de actos en el que aún se realizan las grandes ceremonias de la universidad, y la Sala de los Arqueros, revestida de azulejos del s. XVIII.

– La entrada completa también incluye las visitas al Jardín botánico, al Museo de la Ciencia y al Colegio de Jesús. El Jardín botánico es bonito sin más. Lo único destacable es que se encuentra junto a un acueducto del s. XVI construido sobre uno anterior de la época romana.

2.2. El Museo Nacional de Machado de Castro.

Una sorpresa con mayúscula para mí ya que nunca había oído hablar de él y la calidad de sus obras es impresionante.

En la planta baja se encuentra una asombrosa estructura subterránea, un laberinto de la época romana: un criptopórtico.

El museo posee una colección medieval de lo más interesante con arquitectura románica del s. XII, obras religiosas portuguesas y una colección oriental de lo más llamativa. Además, se encuentra en lo alto de la ciudad así que, es genial poder almorzar en su cafetería-restaurante con unas vistas muy bonitas a Coímbra.

2.3. El centro de Coímbra

Partiendo de Largo da Portagem, resulta muy agradable recorrer las calles peatonales de la Praça do Comercio donde se encuentra la Iglesia de Santiago de estilo románico o caminar hasta la Catedral Vieja o la capilla de Santa Cruz. Aún se conservan restos de sus murallas medievales pero el feísmo urbanístico reina por lo general en todo el centro.

💡 No dejéis de entrar en el precioso Café Santa Cruz, pegado de la iglesia con el mismo nombre. El sitio perfecto donde disfrutar de un buen café y de unos ricos pastéis de natas.

El Fado de Coímbra

El fado de Coimbra tiene fama en todo Portugal por nacer al ritmo de la vida estudiantil. Los cantantes suelen llevar una sotana negra que recuerda algo a nuestros tunos. La música más “cantarina” casa a la perfección con las serenatas. Un sitio de lo más particular para escuchar una muestra de estas canciones es A Capella, una pequeña capilla en el centro en el que se puede tanto cenar como simplemente tomar algo por unos 10 euros (una bebida incluida).

2.4. El monasterio de Santa Clara

Cruzando el puente de Santa Clara, encontramos un enorme monasterio en ruinas. Es todo un emblema (junto a su universidad) ya que representa la lucha de varias mujeres por abrir un convento de Clarisas en la ciudad. En el museo podéis ver una pequeña exposición y una película de 15 minutos sobre la curiosa historia de este edificio construido inicialmente en el siglo XIII.

💡¡La entrada al museo se realiza por la Rúa Parreiras con Avda. Inés de Castro!. Os lo digo para que no deis una terrible vuelta alrededor de todo el recinto tal y como me pasó, jajaja.

Quinta das Lágrimas en Coímbra

Quinta das Lágrimas en Coímbra

2.5. La Quinta das Lágrimas

Junto al monasterio de Santa Clara se encuentra la Quinta das Lágrimas, unos jardines que se inauguraron en el siglo XIV con dos fuentes originales de la época, alrededor de las que giran muchas leyendas. Hay hasta 50 especies de árboles de todo el planeta. Es un lugar de lo más romántico y se dice que Shakespeare se inspiró en él para escribir Romeo y Julieta.

 

3. Qué ver a las afueras de Coímbra

3.1. Conímbriga

Desgraciadamente, al igual que ocurre en Galicia, desplazarse a las afueras de Coimbra no ha sido nada fácil.

💡Apenas hay tres “ônibus” al día (dirección Condeixa con una parada en Conímbriga) así que es muy recomendable que vayas a la estación de bus para informarte de los horarios que son cambiantes… El bus se coge en la primera marquesina pegada a la estación de tren (no hay ningún indicador)

A tan sólo 40 minutos en bus de Coímbra se encuentran las impresionantes ruinas romanas de Conímbriga.

Conímbriga se fundó en el s. II a.C. Aún se conservan murallas de la ciudad pero son posteriores a la época romana. La zona más llamativa de este recinto arqueológico es la Casa de los Surtidores, una enorme residencia aristocrática que conserva extraordinariamente sus mosaicos.

También nos podemos encontrar allí con los ruinas de una basílica paleocristiana del s. VI y VII., un acueducto, viviendas, dos termas (unas masculinas y otras femeninas), el foro de la ciudad y se intuye un antiguo anfiteatro un poco más alejado del resto de las construcciones.

El recinto también posee un pequeño museo en el que están expuestos más mosaicos y piezas encontradas en el yacimiento.

3.2. El bosque de Bussaco

Este era uno de los motivos principales para desplazarme hasta Coímbra. Por desgracia no hay ningún tipo de transporte en invierno los fines de semana hasta el Bosque de Bussaco. Sigue esta visita pendiente dentro de la lista de Sitios que ver en Portugal.

 

3.3. Convento de Cristo en Tomar

En mi intento por buscar más opciones a las afueras, me encontré con el Convento de Cristo en Tomar (a una hora de la ciudad de Coímbra). Otro de los motivos por los que regresar y aprovechar para descubrir otro lugar Patrimonio de la Humanidad… 

 

4. Coímbra con niños

Si viajas a Coímbra con niños, junto al Monasterio de Santa Clara, al otro lado del río, encontrarás Portugal dos Pequenitos, un parque de atracciones para los más peques construido en 1940. Tiene réplicas de todos los monumentos portugueses dónde podrán subirse y sentirse como gigantes.

Deja un comentario