1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Hoy os cuento…
¡Cómo ir a Valencia en Fallas sin alojamiento y casi acabar durmiendo en la calle!

💡Quizás también te interese más información sobre España

1. Mi viaje a Valencia: Diarios de viaje

Érase una vez una chica que nunca había ido a Valencia y tenía muchas ganas de vivir las Fallas así que decidió organizar un viaje de fin de semana con una de sus mejores amigas para ver estas fiestas de Interés Turístico Internacional.

Desgraciadamente, al último momento, la adorable amiga no pudo acompañar a vuestra viajera loca pero, como una está más que acostumbrada a viajar sola y ya tenía el billete de avión reservado, ¡pues allí me fui igualmente!

El viernes por la noche volaba de Santiago-Madrid (haciendo noche en la capital) y el sábado por la mañana temprano compartiría coche a través de Blablacar de Madrid a Valencia. En apenas tres horitas llegaba a Valencia.

Sólo me falló un pequeño detalle. Íbamos a alojarnos en casa de unos familiares de mi amiga así que decidí buscar un hotel al no viajar con ella. Muchos portales de Internet me mostraban disponibilidad en varios hoteles de la ciudad, no habría problema… ¡ERROR! Cuando fui a reservar el primero, el segundo y tercero hotel, al poco rato ¡todos me eran denegados! El sistema de reservas estaba colapsado y no mostraba qué hoteles tenían realmente disponibilidad. Decidí probar en Airbnb  y tres cuartos de lo mismo. Así que me vi finalmente obligada a pedirles el favor a los familiares de mi amiga. Sí, la verdad es que tengo muchísima suerte, pero como bien veis, el poder de la improvisación siempre está ahí. Al final, no sé cómo hago pero sí, tengo mucha suerte. La familia de mi querida Dumia fue extremadamente amable conmigo y no sólo me dejaron quedarme con ellos aquel fin de semana sino que aquel sábado por la mañana bajaban al centro para coger mi maleta para dejarla en su casa. ¡Como una reina!

Visita guiada en bicicleta por Valencia

Haz clic en la imagen para más información

Una vez superado ese pequeño bache, ya estaba lista para lo que fuese. Ese sábado por la mañana viviría mi primera mascletá y curiosamente me pareció mucho más bonito y emocionante vivirlo en directo que lo que se ve en televisión. Efectivamente si no os gustan mucho los petardos, este no es vuestro sitio pero he de decir que hoy en día todo está muy controlado y realmente la gente (y los niños) los lanzan en lugares apartados. Así que una vez que te acostumbras, hasta te parece divertido. 😀

Tras unos primeros momentos entre multitudes en la Plaza del Ayuntamiento ya pude ver las primeras Fallas, que también son muchísimo más impresionantes en vivo de lo que me podía imaginar. ¡Arte e ingeniería en estado puro! En el balcón de la Ayuntamiento saludaban las falleras mayores con sus preciosos trajes y algún que otro político abucheado por el público (incluso se organizó una mini manifestación allí).

Siguiendo la multitud, acabé junto al Mercado Central de Valencia, un precioso edificio modernista, dónde aproveché para hacer un descanso y comer algo al igual que todos los autóctonos. Hacía un día espléndido así que enseguida seguí mi recorrido hasta la Lonja de la Seda (por desgracia no pude visitar su interior que se encontraba cerrado aquel día).

Seguí dejándome arrastrar por las multitudes y empecé a seguir las charangas y los desfiles de Moros y Cristianos, de falleros… A pesar de que las calles estaban repletas de gente, no resultaba nada agobiante. Había un buen ambiente, buen humor general entre todos los asistentes y me pareció muy bonito ver cómo toda la ciudad se implicaban en sus fiestas. El día me pasó volando.

A la noche por recomendación de mis anfitriones quedamos en la requete iluminada Calle Sueca para disfrutar del espectáculo de luces y sonido. ¡Impresionante!

Me volvía prontito para casa, como os podéis imaginar. Tras un día tan completo y lleno de emociones estaba agotada.

A la mañana siguiente, con fuerzas recuperadas, decidí empezar mi domingo en la Ciudad de las Artes y las Ciencias y la verdad es que es un imprescindible para los amantes de la arquitectura. Me encantó el lugar. A continuación, decidí recorrer los Jardines del Turia y tras unas tres horas de buena caminata, ¡decidí rendirme para tomarme una buena paella valenciana como Dios manda!

Decidí acabar la tarde en la Ciutat Vella y seguir mezclándome en esa bonita atmósfera festiva acabando mi recorrido junto a la preciosa Catedral. Allí se encontraba ya montada la Virgen para las ofrendas florales y, sólo os diré, que tras descubrir que Valencia era una ciudad preciosa, me he quedado con ganas de más. ¡Una grata sorpresa y sus Fallas lo más! ¡Viva les Falles!

2. Qué ver en Valencia: Mis 5 Imprescindibles

2.1. La Ciudad de las Artes y las Ciencias

Este enorme complejo arquitectónico diseñado por Calatrava no deja indiferente. Tanto de día como de noche, creo que se trata de uno de los rincones más “instragrameables” de Valencia

Excursión a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia

Haz clic en la imagen para más información

2.2. El Oceanogràfic

Inaugurado en el 2013, este oceanográfico es el más grande de todo Europa y en él se representan los principales ecosistemas del planeta.

Entradas para el Oceanogràfic

Haz clic en la imagen para más información

2.3. La Lonja de la Seda y el Mercado Central

Muy a mi pesar, no pude visitar el interior de este edificio emblemático. La Lonja de la Seda o de los Mercaderes, construida en el s. XV, es una obra maestra del Siglo de Oro y Patrimonio de la Humanidad. Nos muestra el gran poder comercial que tuvo la ciudad en aquella época. Justo en frente se encuentra el encantador Mercado Central dentro de un maravilloso edificio de principios del siglo XX.

 

2.4. La Catedral de Santa María y la Plaza del Ayuntamiento

¡Otro de los grandes descubrimientos de este viaje! ¡No sabía que el centro histórico de Valencia fuera tan bonito! La Catedral, también la Seu, de estilo gótico valenciano tiene un sinfín de elementos de otros épocas (islámicos, visigodos y romanos) lo que hace que sea una construcción de lo más curiosa. Si vas a las Fallas, no puedes dejar de pasar delante de la Casa Consistorial de Valencia, centro neurálgico de la ciudad donde tiene lugar la mascletà.

 

2.5. Los jardines del Turia

Este maravilloso parque de 110 hectáreas y 7 kilómetros es el pulmón verde de la ciudad. Es un lugar perfecto en el que desconectar.

 

3. Consejos para ir a las Fallas de Valencia

¿Durante las Fallas, los valencianos se pasan todo el día lanzando petardos?

DEPENDE. SÍ es cierto que se tiran muchos petardos y tracas y que a determinadas horas del día se oye bastante ruido como durante las mascletàs pero debido a normativas de seguridad cada más estrictas, ni son tanto ruidoso ni tan peligrosos. De hecho, hoy en día, a la mayoría de los niños ya sólo se les deja tirar petardos pequeñitos (que hacen un ruido similar a los polvos pica pica en tu boca, jajaja). Para que os hagáis una idea, ODIO los petardos y aún así fue muy soportable.

 

¿Todos lo días se queman las Fallas?

FALSO. Las Fallas son unas fiestas que duran varias semanas durante las que se realizan varios tipos de actividades: mascletás, castillos de fuegos artificiales, desfiles, encendido de calles, conciertos, verbenas… Valencia es todo fiesta. Se puede ver cómo se van montando las famosas Fallas una semana antes pero se terminan e “inauguran” oficialmente durante la Plantá (la noche del 15 al 16).

 

¿Las Fallas son una fiesta multitudinaria?

DEPENDE. Mi experiencia el pasado fin de semana (el fin de semana Grande) fue positiva. La ciudad duplica su población (pasa de 1 millón de habitantes a tener 2). Durante el día es realmente muy divertido pasear por la ciudad porque hay un ambientazo en todas las calles, la gente está muy animada. Cuando cae la noche es cuando realmente la ciudad se plaga de gente (y de borrachos) y cuando todo se vuelve realmente agobiante.

 

¿Las Fallas son para turistas?

DEPENDE. Después de mis experiencias en el Carnaval de Venecia y en la Oktoberfest de Múnich, me temía que esta fiesta – que también se ha internacionalizado muchísimo – me decepcionase pero ocurrió todo lo contrario. Los monumentos falleros y los trajes tradicionales son realmente excepcionales en directo, mucho más bonitos de lo que te puedes esperar viéndolos en la tele. Sí es cierto, que la mayoría de los comercios, restaurantes y hoteles incrementan los precios descaradamente pero hay que simplemente andarse con ojo y reservar con mucha antelación si no quieres pagarlo caro o acabar durmiendo bajo un puente (cosa que es lo que estuvo a punto de pasarme, jajaja).

 

¿Durante las Fallas se come paella?

SÍ. Durante todo el año se come paellas y arroces exquisitos en Valencia y tuve la gran suerte de probar uno (lejos de las zonas más turísticas) pero otra de las cosas muy típicas es tomar horchata en las terrazas o chocolate con churros o buñuelos de calabaza. ¡Probé estos últimos y están de muerte!

 

¿Valencia sólo tiene las Fallas?

TOTALMENTE FALSO. Me he llevado una grata sorpresa con la ciudad. ¡Gracias, Patricia Schultz! Tanto el Centro Histórico, como el Eixample, como la Ciudad de las Artes y las Ciencias o el Jardín del Turia son lugares preciosos y con mucho encanto, llenos de luz y de colores muy mediterráneos.

¡AMUNT VALENCIA Y AMUNT LES FALLES! 🙂

 

4. El vídeo resumen durante mi fin de semana en Valencia

Actualizado el 31/05/2018

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.