1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Si hay una cosa que realmente le debo de agradecer a Patricia es que me está haciendo descubrir un montón de sitios de España. Muchos de mis amigos, de hecho, me tienen echado la bronca. “¿Para qué te vas tan lejos, si cerca de nosotros también hay un montón de sitios maravillosos que visitar?”. ¡Tienen toda la razón!

💡Quizás también te interese más información sobre España

1. Mi viaje a Ávila: Diarios de viaje

Puente de diciembre y perfecto para hacer una escapadita a Madrid

Hay que decir que soy una suertuda porque cuando viajo a Madrid o Barcelona suelo tener “casas” . En este caso, mi prima Sofía, de casualidad, se volvió viajera ella también aquel fin de semana, y me quedé en su pisito de niñera gatuna aquel fin de semana.

Tras un estupendo descanso me levanté llena de energía en dirección a la estación de Chamartín y desayunaba en Ávila. A pesar del frío, salió el sol así que la ciudad me pareció preciosa nada más llegar. Eso sí, ni un alma por la calle, jejeje.

Tras apenas 15 min de caminata, ya me encontré de bruces con lo que estaba buscando: la basílica de San Vicente a mano derecha y la primera puerta que vería de la inmensa muralla.

En un principio, no llamó mucho mi atención. La muralla de Ávila es medieval,  ¡pero la de Lugo romana! Estilos diferentes, evidentemente, pero murallas ante todo. Ilusa de mí, se me pasear  todo a su alrededor (¡total, sólo eran 2 kilómetros y medio!). Cuando llegó la hora de comer, aún iba por la mitad, jejeje.

Tras repostar como Dios manda cerca de la Catedral, caminando al ritmo de la música que sonaba en mi Ipod, encontré finalmente una de las taquillas para poder subir. Las vistas eran una pasada. Mereció la pena. Desgraciadamente está dividida en dos tramos, así que tardé casi otra hora más en encontrar la puerta para acceder al segundo…

Mis piernas empezaron a pedir tregua cuando llegué a la altura de la Puerta del Carmen (podía realmente decir que había visto la muralla) y, pasando por la Ermita de San Segundo, decidí acercarme al Convento de Santa Teresa que parecía estar cerca… Ni un alma por ahí es. La ciudad parecía estar abandonada debido al festivo. Fui a preguntar a la oficina de turismo cómo llegar a Los Cuatro Postes y al Monasterio de Santo Tomás que veía allí a lo lejos pero me informaron de que no había autobuses. ¡Spain is different y en cuanto a turismo más!

Tras un día de lo más intenso y tras ver el atardecer desde lo alto de la muralla, decidí regresar a Madrid. Eso sí, sin dejar de comprar unas yemas en la única confitería abierta antes de irme. No cabe duda de que aquella noche dormí aún más profundamente que la anterior…

Visita guiada por Ávila

Haz clic en la imagen para más información

 

2. Qué ver en Ávila: Mis 5 Imprescindibles

¿Vas a hacer una escapada a Ávila? Aquí tienes los 5 sitios que te recomiendo tras mi escapada de fin de semana.

2.1. La Muralla de Ávila

¡Una muralla con 2,5 km de perímetro no se ve todos los días y aún menos con alamenas, torreones y puertas así de bien conservados cuanto ya tienen diez siglos de existencia! Ávila es famosa por su muralla y evidentemente no podía faltar en la lista de mis 5 imprescindibles. Hay tramos que se pueden recorrer desde las alturas tras previo pago. La mejor ruta para recorrer Ávila es dejaros guiar por ella. Las mejores vistas al conjunto de la ciudad las obtendréis desde los Cuatro Postes, un mirador (antiguo monumento religioso) formado por cuatro columnas que está a un kilómetro, a las afueras de la ciudad.

 

2. El Ayuntamiento, el Mercado Chico y la gastronomía abulense

La Casa Consistorial de Ávila, construida en el s. XI, y su plaza llamada “del Mercado Chico” son uno de los puntos neurálgicos de la ciudad. Los fines de semana aún alberga un encantador mercado al aire libre, rodeado por bonitos soportales de dicha plaza. Toda la zona está llena de bares de tapas y raciones ricas y abundantes. ¡Obligatorio saltarse la dieta con platos humildes y sabrosos a base de legumbres y carnes!

 

3. La Catedral de Ávila

La impresionante Catedral de Ávila no tiene nada que envidiar a muchas de sus hermanas castellanas. Considerada como una de las primeras catedrales góticas de España, destacan sus magníficas vidrieras (reconstruidas ya que las originales no resistieron al terremoto de Lisboa de 1755).

4. El Torreón de los Guzmanes y un sinfín de iglesias, monasterios y conventos

Sobre todo el conjunto del centro histórico destaca el Torreón de los Guzmanes por su forma cuadrada y su estilo renacentista. Patrimonio histórico de España, es actualmente la sede de la Diputación de Ávila. ¡Pero el resto del casco antiguo de Ávila no defraudará a los más devotos: un sinfín de iglesias, monasterios y conventos a visitar, entre los que destacan la Basílica de San Vicente, el Real Monasterio de Santo Tomás, el Monasterio de la Encarnación… ¡Entre muchísimos otros!

 

5. Convento Museo de Santa Teresa

Apartado del centro está el el museo de Santa Teresa, uno de los personajes más ilustres de Ávila. Este lugar ha sido su Casa Natal y sigue siendo el Convento de las Carmelitas Descalzas. Estaba cerrado cuando visité la ciudad pero parece que merece la pena si se echa un vistazo al interior a través de sus visitas virtuales. 😉

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Actualizado el 30/05/2017

5 Respuestas

  1. Miguel Ángel Otero Soliño

    El problema es ese frío castellano que cala en tus huesos. La primera vez que fui fue durante el puente de las letras gallegas de este año y joder 4 grados a las 21h en pleno mayo. Avila es bella y olvidada porque queda como a desmano de todo, de hecho de mis eternos viajes a Madrid siempre veía los carteles y me dije que algún dia tendría que parar allí y ver su muralla y no lo había hecho hasta ahora.. Creo que si Avila o Lugo estuvieran mejor comunicadas serían ciudades muy turísticas por su patrimonio y buen comer.

    • @skandal00

      Te doy toda la razón Miguel Ángel excepto por lo del frío. Prefiero mil veces más el frío de verdad que el frío húmedo de Galicia, jajajaja. Un gorrito, una buena bufanda y un abrigo gordo y lista para todo trotes, jejeje 🙂

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.