1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Hoy os cuento mi experiencia en Toledo y qué lugares me parecen imprescindibles si vais a visitar esta bonita ciudad.

💡Quizás también te interese más información sobre España

Toledo España

Llegada a Toledo

1. Mi viaje a Toledo

Tras la tranquilísima visita por Ávila, y tras pasar una noche más en mi pisito prestado en Madrid, me fui toda confiada de nuevo a la estación de Chamartín… ¡cuando me enteré de que tenía que ir hasta la estación de Atocha para coger el tren para Toledo!

Apenas llegar, ya cruzaba el río Tajo y empezaba a vislumbrar esta ciudad que realmente parece sacada de una película.

Fuí rodeando la muralla – enseguida me encontré de bruces con la imponente Puerta de la Bisagra, y tras unas cuantas cuestas por fin logré tener una vista sobre un pequeño conjunto de casitas de aire típicamente castellano. 🙂

Caminando sin rumbo aterricé en la Plaza de Zocodover que se encontraba engalanada de banderas y con un cierto ambiente festivo debido a que era el fin de semana de la Constitución.

Bajando por uno de sus soportales, me encontré con la estatua de Cervantes, estratégicamente colocada para los turistas, jejeje. Seguí mi recorrido en dirección al imponente Alcázar y, como el hambre empezaba a apretar, hice mi primera parada para reponer fuerzas en el mismo Casco histórico. Mientras comía, no dejaba de ver hordas y más hordas de japoneses fotografiándolo todo e invadiendo las tiendas de cuchillos y espadas.

Visita guiada por Toledo

Haz clic en la imagen para más información

Una hora más tarde, me dirigía a la Catedral (Recomendación de Patricia aunque ahora Toledo haya totalmente desaparecido de la nueva versión del libro). A pesar de tener que coger una entrada, luego fue toda una alegría descubrir que la visita era gratuita para ciudadanos españoles.

Mereció mucho la pena entrar, de lo que más me gustó de Toledo. Aparte de sus espectaculares fachadas (la Fachada principal, la Puerta de los Leones, la Puerta del Reloj) y de su impresionante Torre, el interior de catedral me llamó muchísimo la atención por su majestuosidad y la gran abundancia de decoración. Me sorprendió lo que llaman el Transparente, una obra escultórica barroca que se integra en la estructura arquitectónica del templo dejando entrar la luz de forma que realmente parece divina.

Tras la visita a la catedral, me dejé perder por el antiguo barrio judío hasta llegar a la pequeña sinagoga de Santa María la Blanca, de la que destacaría más que nada su buen estado de conservación. Pasando por delante del Museo del Greco y por la famosa Torre Mudejar de Santo Tomé, a continuación me fui en dirección al barrio de San Nicolás. No pude visitar la mezquita Cristo de la Luz que se encontraba cerrada en domingo pero seguí callejando solo esta vez por el antiguo barrio musulmán, como si me hubiese quedado atrapada en el tiempo.

Además las visitas a la sala capitular – con los retratos de todos los arzobispos – y a las salas contiguas con todos los tesoros de la catedral son increíbles. El claustro también me pareció de los más hermosos que he visto hasta la fecha…z por el antiguo barrio musulmán, como si me hubiese quedado atrapada en el tiempo. 😀

Finalicé mi ruta en el Monasterio de San Juan de los Reyes, con sus curiosas cadenas colgando de su fachada en recuerdo a los cristianos cautivos liberados por Fernando el Católico.

Al atardecer tomaba finalmente las últimas instantáneas de esta ciudad de postal mientras cruzaba el Puente de Alcántar de regreso a la estación de tren…

2. Qué ver en Toledo: Mis 5 Imprescindibles

¿Vas a viajar a Madrid? Toledo es una excursión perfecta para un día desde ahí. Aquí tienes mis recomendaciones.

2.1. Panorámica de la ciudad desde la estación de tren

Viajé a Toledo desde Madrid  y la verdad es que la primera impresión al llegar a esa estación de tren de estilo neomudejar es maravillosa. El paseo hasta el centro de la ciudad sigue siendo, para mí, a día de hoy, uno de los recuerdos más bonitos que tengo de la ciudad. Esos paisajes manchegos, cruzar el río Tajo y la panorámica que tienes de toda la ciudad nada más llegar te deja sin habla. Parece que has retrocedido de repente al pasado y que, de un momento a otro, saldrán por el puente San Martín o por el puente del Alcántara unos cuantos caballeros medievales sobre sus corceles. 😀

 

2.2. La Catedral de Toledo y su Alcázar

¿No eres muy de iglesias ni de arte…? ¡Lo siento pero está es una catedral en la que sí deberías entrar!. La entrada a la Catedral de Toledo es gratuita para ciudadanos españoles y no sólo es espectacular por fuera sino que por dentro detalles como el Transparente, un montón de capillas a cada cuál más impresionante, una capilla capitular con retratos de todos su arzobispos, el tesoro que demuestra la gran riqueza y poder del que gozó la Iglesia… ¡Un imprescindible!

A un paso de allí, el Alcázar es otra de las joyas de Toledo. Esta fortificación destaca sobre toda la ciudad por lo que se entiende perfectamente su gran valor estratégico militar desde hace siglos.

Visita guiada por la Catedral de Toledo

Haz clic en la imagen para más información

2.3. La puerta del Cambrón y el barrio de la Judería

La puerta del Cambrón es otro emblema de la ciudad (esta vez renacentista) y era llamada antiguamente Puerta de los Judíos.  Un paseo por el barrio de la Judería es también altamente recomendado (eso sí, con calzado cómodo): calles adoquinadas, estrechas y muchas de ellas empinadas donde parece que se ha detenido el tiempo. Destacan la Sinagoga del Tránsito, la Sinagoga de Santa María la Blanca y la Casa-Museo del Greco.

2.4. Plaza de Zocodover y El Quijote

El centro neurálgico de Toledo es una espaciosa y agradable plaza. Bajando sus escalinatas no os olvidéis de haceros un selfie con Don Quijote que anda por ahí.

 

2.5. Gastarse los “cuartos” en metal… ¡o en comer!

Toledo está invadido por guiris todo el año y cómo no, amigos frikis, este será vuestro paraíso si queréis haceros con cualquier tipo de apero de acero forjado: desde espadas hasta armaduras y de todo tipo de temática (desde réplicas medievales pasando por el Señor de los Anillos y Juego de Tronos, jejeje). Para lo que disfrutamos de cosas más mundanas, Toledo es un paraíso del buen comer así que si sois buenos comedores, la lista empieza así: perdiz estofada, sopas de ajo, cochifrito, cocido, caldereta, venado, migas, gachas, picadillos, truchas, mazapán… ¡Paro porque me está entrando hambre!

Ruta subterránea por el Toledo olvidado

Haz clic en la imagen para más información

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

2 Respuestas

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.