DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
El barrio de Bo-Kaap
El barrio de Bo-Kaap

Guía y recomendaciones para viajar a Ciudad del Cabo

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Hace años, alguien me comentó que Ciudad del Cabo era una locura. Una enorme ciudad con una enorme montaña plantada en el medio. Dicho así, Me costaba visualizarlo, pero efectivamente… ¡Así es! El primer día que llegué, allí estaba. Con el paso de los días, te vas acostumbrando a que Table Mountain, emblema de la ciudad y venerada por sus habitantes, te esté constantemente vigilando estés donde estés… Hoy te hablo de la Ciudad Madre (Mother City) de Sudáfrica.

💡Quizás también te interese más información sobre Sudáfrica

1. Información general sobre Ciudad del Cabo

Se trata de la segunda ciudad más pobladas de Sudáfrica (detrás de Johannesburgo) y es su capital legislativa. Se desarrolló principalmente a principios del siglo XIX como lugar de abastecimiento para los barcos de las compañías de las Indias Orientales, pero fue descubierta en 1652 por los holandeses. Tiene una población aproximada de 3 millones y medio de habitantes (2011).

 

2. ¿Cómo llegar a Ciudad del Cabo?

Cuando viajes a Suráfrica puedes entrar tanto por Johannesburgo como por Ciudad del Cabo que también tiene aeropuerto internacional.

Se puede ir de Johannesburgo de diferentes formas:

  • En avión: Existen varias compañías de vuelos baratos (Kulula, Mango y Safair además de la “Iberia Sudafricana”, South African Airways). Esta es la opción que elegí porque el vuelo entre las dos ciudades apenas es de dos horas, hay varios vuelos diarios y son realmente muy baratos.
  • En tren: Existen varios trenes turísticos de lujo. Hacen ese recorrido panorámico, pero implican 48 horas de viaje y su coste es bastante elevado. ¡Date el capricho si puedes!
  • En bus: Es la opción más económica, pero también se tarda mucho (unas 18-24 horas). Están las compañías Translux y Greyhound.
  • En minivan: Existen agencias privadas que ofrecen un desplazamiento más rápido y cómodo que en los buses estándar. Su precio es algo más elevado, sin embargo, puede merecer la pena.

3. Cómo moverse por Ciudad del Cabo

A diferencia de Johannesburgo, en Ciudad del Cabo hay un excelente sistema de transporte público. Hay también varias compañías de buses privadas, pero yo te recomiendo tomar los MyCiti. Esta red de autobuses urbanos tiene paradas y carriles similares a un metro y funcionan realmente bien. Basta con comprar una tarjeta en cualquiera de las estaciones y recargarla.

 

 

4. Qué ver y hacer en Ciudad del Cabo

4.1. Mountain Table

¡Más que “qué ver” sería “qué vas a ver en todo momento”! Esta montaña apodada “Montaña de la Mesa” por su curiosa forma puede sorprenderte los primeros días. En un inicio, no parece que sea tan elevada ni tan enorme, pero cuando decidas acercarte a ella, es cuando realmente de das cuenta de su envergadura. La meseta mide unos 3 kilómetros y ronda los 1000 metros de altura. Fue declarada en 2011 como una de las 7 maravillas naturales del mundo.

Si no eres un experto montañero, mi recomendación es que tomes un bus hasta sus pies y luego el shuttle gratuito para subir hasta la carretera de Tafelberg. Ese tramo está asfaltado y hasta dónde pueden subir los coches. Tendrás una increíble vista de la ciudad, sin embargo, aún quedará detrás de ti más montaña. Se puede subir otro poco más en el teleférico (Tuve la mala suerte de que la semana de mi visita estuviese cerrado por mantenimiento… )

Si te sientes con fuerzas para subir a pie, uno de los itinerarios más fáciles y más conocidos es Lion’s Head desde el que tendrás unas impresionantes panorámicas de Ciudad del Cabo. Devil’s Peak, el pico más elevado, es otro de lugares más emblemáticos (sólo apto para los amantes de la escalada) ya que está constantemente rodeado de nubes lo que da lugar a multitud leyendas. En esta ocasión, no encontré a nadie con quién hacer esta excursión y, con lo patosa que soy, no me quise aventurar a subir sola por los escapados caminitos pedregosos. ¡Otra vez será!

 

4.2. Victoria & Alfred Waterfront

Ciudad del Cabo es una ciudad que realmente cautiva por la alegría que transmite. Al estar abierta al mar, es lugar de parada obligada para muchos cruceros así que su Waterfront (la zona portuaria) es otro imprescindible. Este puerto se empezó a construir en 1860 y aún conserva todo el “glamour” de la época. La zona arranca con el distinguido centro comercial de Victoria & Wharf y el lujoso hotel Vitoria and Alfred. A continuación nos encontraremos con una gran noria, numerosas tiendas de souvenirs ubicados en antiguas aduanas y restaurantes con vistas al mar en edificios históricos además de la bonita torre del reloj construida en 1882.

A un paso de allí, también se encuentra el estadio de rugby dónde los Springboks, el equipo nacional, hicieron historia con el apoyo del entonces presidente Nelson Mandela (si quieres saber más de su historia, no dejes de ver la película “Invictus” (2010) con Matt Daemon y Morgan Freeman).

Aun paso de Waterfront está el moderno barrio de Silo, junto al astillero, donde te encontrarás el Museo de Arte Contemporáneo (Zeitz Mocaa) y el Acuario Two Oceans.

Truco del Almendruco: Si estás buscando un lugar dónde comprar souvenirs artesanales, te recomiendo el centro de Water Shed que está a un paso de allí.

4.3. El casco antiguo de Ciudad del Cabo: el Ayuntamiento, el mercado de Greenmarket y el castillo de Buena Esperanza

Está claro que, por su ubicación, Ciudad del Cabo siempre fue un lugar estratégico. Si quieres saber más sobre su historia y cómo se desarrolló esta ciudad, que se convirtió en refugio para muchos marineros durante siglos (desde los barcos, cuando avistaban Table Mountain sabían que ya casi estaban a salvo).

El Castillo de Buena Esperanza es un fuerte de estilo italiano que se construyó en el siglo XVII. Es monumento nacional ya que es uno de los mejores ejemplos mejores conservados de la Compañía Neerlandesa de las Indias. La visita es breve ya que apenas tienen una pequeña exposición en su interior, pero merece la pena por las vistas a Table Mountain.

El Ayuntamiento de la ciudad (Cape Town City Hall) es un edificio eduardiano, de principios del s. XIX, que está a un paso de allí. Tiene un fuerte significado para la ciudad ya que, desde su balcón, Nelson Mandela dio su primer discurso público en 1990 tras ser liberado.

Para finalizar este pequeño recorrido por el Downtown de Ciudad del Cabo, acércate al pintoresco mercadillo de Greenmarket Square. Ropa, comida, artesanía, joyas a lo largo de las calles de Longstreet, Strandstreet, Shortmarket Street y Burgstreet ¡La total antítesis de la zona chic de Waterfront!

 

4.4. Distrito Seis y Robben Island

¿Te interesa seguir indagando en la historia del Apartheid? En ese caso, te recomiendo dos visitas muy especiales en Ciudad del Cabo.

La primera, es el Museo Distrito Seis. Éste fue un barrio (junto al casco antiguo) en el que se asentaron miles de emigrantes venidos de todas partes del mundo a partir de principios del siglo XIX. Sin embargo, en los años 60, se decidió convertir el área en una zona residencial para blancos y, sin más explicaciones, se ordenó desalojar a 60 000 personas. Hoy se nos expone en este museo toda esta triste historia.

Por otro lado, otra de las visitas más recomendadas de Ciudad del Cabo es Robben Island. Esta pequeña isla de apenas 5 km2 fue utilizada desde el siglo XVII como cárcel. Sin embargo, se convirtió en todo un símbolo de la opresión al recibir a Nelson Mandela y a Walter Sisulu como presos, entre muchos otros.

Nota: ¡No seáis como yo porque hay muy pocas plazas diarias y, por lo tanto, hay que reservar con antelación para poder visitarla! Aquí tienes los precios y horarios de visita (incluye ferry + visita guiada).

En la terminal de ferries hay una exposición gratuita sobre la isla y sus exconvictos.

4.5. The Company’s Garden

Otra zona histórica muy chula que deberías explorar durante tu visita a Ciudad del Cabo es el barrio de Company’s Garden. Es un área ajardinada llena de espectáculos callejos y flanqueada por bonitos edificios de diferentes épocas. Cerca de allí te encontrarás con el Parlamento de Sudáfrica, los Museos Africanos de Iziko (con una gran variedad de exposiciones) y el Planetario.

4.6. Bo-Kaap

¡Y sí! ¡Os coloco prácticamente en el último puesto a este barrio que se ha convertido en un auténtico reclamo instagramer en estos últimos años pero, como habéis podido leer, Ciudad del Cabo es mucho más! Para empezar, he de decir que nada más llegar, me decepcionó muchísimo lo que vi y, segundo, no me gustó nada que la gente frivolice con sacarse fotos sin ningún respeto y sin ni siquiera interesarse por la historia del lugar.

Vale, es cierto que las casas de colores de Bo-Kaap son preciosas y quedan fantásticas en las fotos (sobre todo, si les aplicas miles de filtros y recortas a las hordas de turistas que hoy en día invaden el barrio) pero no deja de ser eso: una barriada en el que hoy en día, miles de residentes se ven molestados, asediados por guiris.

Este barrio es uno de los más humildes de Ciudad del Cabo y si realmente, callejeas por él, no todo son las casas de colores, sino que también se huele la pobreza.

En Bo-Kaap se instalaron inicialmente los esclavos indonesios y malayos que trajeron los colonizadores holandeses en el siglo XVI y XVII. Se fue convirtiendo en un barrio sumamente multicultural en el que, poco a poco, se fue reuniendo sobre todo población musulmana. Se conservan muchos edificios históricos del s. XIX, aunque, en mi opinión, se les debería proporcionar un mejor cuidado…

En 1844 se construyó la primera mezquita (Nurul Islam Mosque), que se puede visitar todavía a día de hoy y un museo dedicado al barrio, el Bo-Kaap Museum.

4.7. Sobrevolar Ciudad del Cabo en parapente o helicóptero

No dudo que sea una experiencia increíble poder ver una ciudad tan icónica y la enorme Table Mountain desde las alturas, pero acabando mi viaje por Sudáfrica y los precios (sobre todo de helicóptero) me parecieron realmente muy elevados. De todas formas, me puedo hacer una idea de lo impresionante que es, al haber llegado a la ciudad en avión desde Johannesburgo…

 

4.8. Hacer un safari marino

Si dispones de más tiempo para explorar la ciudad y sueñas con ver ballenas u otros mamíferos marinos, existe la posibilidad de contratar pequeñas excursiones desde Waterfront para intentar verlos.

Sin embargo, mi recomendación, si tienes tiempo para recorrer la Garden Route, en los pueblos de Hermanus o Jeffrey’s Bay es dónde más posibilidades tengas de verlas (siempre y cuando estés en la temporada de avistamiento que va de junio a noviembre).

 

5. Qué ver en la Península del Cabo, a las afueras de Ciudad del Cabo

Cómo podéis ver, Ciudad del Cabo tiene mucho que ofrecer, pero fuera de lo que es su núcleo principal también hay muchos otros lugares de gran interés. Lo ideal es dedicarle entre dos y tres días también a los alrededores.

Si andas corto de tiempo, mi recomendación es que tomes el Bus Sightseeing (Up and Down) que hace el recorrido de la Península. Sale muy económico y te permite visitar muy fácilmente estos lugares que están más apartados.

Si te interesa ir hasta la Punta del Cabo también hay numerosas agencias que te organizan excursiones de un día incluyendo parada en la Playa Boulders.

 

5.1. Punta del Cabo/Cabo de Buena Esperanza

Hoy en día existen tantas agencias que organizan tours de un día hasta allí que se ha convertido en una visita de lo más concurrida. Sin embargo, no se puede restar belleza a un lugar tan impresionante como este, que también forma parte del Parque Nacional de Table Mountain.

Como se trata de un lugar muy turístico, posee un amplio aparcamiento con restaurante-cafetería y tienda de souvenirs. Una de las primeras paradas de los grupos es ascender hasta el faro para ver los acantilados desde allí y para sacarse la foto con el cartel con las coordenadas geográficas del Punta del Cabo. A continuación, se da la opción de hacer un pequeño trek (muy facilito) a lo largo de las playas y, sin duda, ¡Merece muchísimo la pena porque los paisajes os dejarán sin aliento!

5.2. La Playa Boulders y los pingüinos sudafricanos

Otro de los grandes reclamos para turistas es… ¡los famosos pingüinos sudáfricanos! Aquí una vez más, si no eres muy fan de las multitudes, puede que te crispes un poco (¡y eso que viajé a Sudáfrica en temporada baja!).

Hay una playa gratuita (Water’s Edge) y una playa de pago (Boulders Beach). En el autobús turístico, te ofrecen antes de llegar comprarles directamente la entrada para ahorrarte las terribles colas. Ahora bien, en la playa gratuita puede ser más difícil ver pingüinos así que, todos acabamos picando ante el miedo de ir hasta allí… ¡y no verlos!

Sí, al final vi los pingüinos, pero que es todo un rollo porque hay muchísima gente. Al salir de allí, estuve también paseando por la gratuita y aquel día no había ninguno por ella…

5.3. Recorrido por la costa de la Península del Cabo

Tal y como comentaba, merece mucho la pena adquirir un ticket del Bus Rojo para recorrer toda la Península que, de otra forma, podría resultar un poco inabarcable..

Una de las paradas que más me gustó fue el pequeño pueblo pesquero de Mariners Wharfhout Bay. Posee una playa tranquila, recibe visitas de leones marinos y posee un pequeño mercado de pescado. No dejes de disfrutar allí de un delicioso “Fish and Chips” con auténtico sabor a mar.

De regreso al centro, también te encontrarás con un montón de paradas por Sea Point para ver acantilados y numerosas playas de ensueño.

 

5.4. El Jardín Botánico de Kirstenboosch

Sí, es cierto que soy una gran amante de las flores, pero este jardín Botánico es realmente impresionante. Independientemente te interese la botánica o no, los paisajes de este parque- además de especies que no podrás ver en ningún otro lugar del mundo -, merecen realmente la pena.

Te recomiendo que hagas el recorrido por el parque con una de las visitas guiadas gratuitas que hacen los voluntarios para ir directamente a los puntos más destacados.

5.5. Tour por el Township de Ciudad del Cabo, Imizamo Yethu

Al igual que en Johannesburgo, se puede visitar el Soweto, en Ciudad del Cabo, también hay tours por varios de sus townships.

Con el Tour del bus Sightseeing por la Península, pagando un pequeño plus, puedes también hacer una de estas visitas. En mi caso, como tenía la sensación de que la visita al Soweto había sido muy descafeinada, quise acercarme a esa otra realidad que también forma parte de la esencia Sudáfrica. No dejó de ser sorprendente, la precariedad con la que se vive en estos barrios y, a la vez, resulta surrealista ver que el gobierno, por ejemplo, ayuda con el reparto de tarjetas wifi para sus habitantes, que dentro de las casas te encuentras con enormes pantallas de televisión y antenas parabólicas cuando apenas hay canalizaciones y agua potable…

La visita, de la mano de uno de sus habitantes, dura unos 30 minutos (el tiempo suficiente para llegar a tiempo y tomar el siguiente bus que pase). Nos estuvieron mostrando un poco de todo y, al final del recorrido, nos invitaron a entrar en su centro social para “colaborar” comprando algunas artesanías hechas en materiales reciclados.

5.6. Los viñedos de Stellenborsch

Si no tienes tiempo para recorrer la Ruta 62 de los viñedos de Sudáfrica, otra opción es dirigirte a las afueras (a unos 50 kilómetros de Ciudad del Cabo) a visitar las antiguas bodegas de Stellenborsch y catar sus afamados vinos.

 

6. Dónde alojarse en Ciudad del Cabo

En mi caso decidí quedarme toda una semana por lo que opté por una habitación individual a través de Airbnb. Me alojé con una familia encantadora con tres hijos con la que tuve la ocasión de hablar un montón sobre su país, lo cuál fue muy interesante.

Descuento Airbnb

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

 

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.