Excursiones a las afueras de la Ciudad de Luxemburgo

Sandra Candal

¡Si vas a viajar a Luxemburgo, no te quedes únicamente con su capital! Sin duda, esta ciudad y sus fortificaciones son Patrimonio de la Humanidad, pero el país esconde muchas más joyitas.

¡Si viajas sin coche como yo, aprovecha que el transporte público en el país es gratuito para descubrir más lugares!

Buscador de billetes baratos Omio

OMIO: el buscador de transporte

Vianden



Esta pequeña población de apenas 2000 habitantes se encuentra en el noreste del país, prácticamente en la frontera con Alemania.

Desde la capital, tardarás aproximadamente hora y media.

Vianden se visita perfectamente en un día: puedes visitar su castillo medieval y el museo de Víctor Hugo, recorrer sus encantadoras callejuelas, ver las pequeñas iglesias rurales (la Iglesia Trinitaria y la Iglesia de San Nicolás), subir en su telesilla (sólo abierto si hace buen tiempo) e incluso disfrutar de la gastronomía local y casera en alguno de sus pequeños restaurantes.

Si eres un amante del senderismo, aquí puedes descargarte el mapa y la información sobre le Sentier de l’Our, un sendero para hacer a pie que va todo lo largo del río.

Castillo de Vianden
Castillo de Vianden
Vistas de Vianden desde el Castillo
Vistas de Vianden desde el Castillo

El Castillo de Viaden

Vianden es conocido por su precioso castillo ubicado sobre una pequeña colina y con vistas al río Our.

Este castillo medieval estuvo a punto de desaparecer, pero por suerte, fue reconstruido durante los siglos XIX y XX. Fue inicialmente la residencia de los condes de Vianden, luego de los Condes de Orange y finalmente fue adquirido por la familia Ducal de Luxemburgo (quién lo cedió al Estado).

En su interior podremos recorrer varias salas, capillas y cocinas prácticamente vacías aunque alguna habitación también exhibe objetos. ¡Según vayas deambulando, te quedará claro porque ha sido el escenario de varias películas!

Personalmente, una visita al castillo que merece muchísimo la pena porque las vistas desde él son realmente preciosas.

Vianden y Victor Hugo

Vianden además presume de que el famoso escritor francés, Víctor Hugo, se enamoró del lugar y de su castillo.

El hotel en el que se alojó en varios ocasiones se ha convertido hoy en día en un museo dedicado a él, y también nos podemos encontrar una escultura dedicada a él junto al río.

El Museo Nacional de Historia Militar de Diekirch



¿Por qué me fui hasta el pueblecito de 6000 habitantes de Diekirch? ¡Pues, la culpa volvió a ser de Patricia Schultz, autora de los 1000 sitios que ver antes de morir!

Me llamó sumamente la atención que recomendase este museo así, que, teniendo en cuenta que el transporte público en Luxemburgo es gratuito… ¡Allá me fui!

Se tarda aproximadamente 1 hora en tren desde Ciudad de Luxemburgo.

¿Merece la pena? Personalmente me sorprendió para bien. El museo es bastante pequeño. Se puede visitar en una horita aproximadamente, pero resulta muy impactante e interesante.

Si te fascina la Segunda Guerra Mundial, este museo te sumergirá totalmente en la historia. ¡Creo que nunca vi una recopilación tan grande de objetos de todo tipo de la época!

¿El motivo? Nos encontramos en plena región de las Ardenas donde tuvieron lugar las batallas más importantes de la Primera y de la Segunda Guerra Mundial.

Museo Nacional de Historia Militar de Diekirch
Museo Nacional de Historia Militar de Diekirch

Echternach



Echternach es otro pequeño municipio de 6000 habitantes al este de país, prácticamente en la frontera con Alemania.

Se trata de pequeño pueblo medieval (restaurado tras la Segunda Guerra mundial).

Es conocido por su Abadía, también conocida como la Basílica de San Willibord, que fue anteriormente un monasterio benedictino. Su fama se debe a su procesión danzante anual en Martes de Pentecostés, que es Patrimonio de la Humanidad.

Este baile tradicional data del 1100 y se realizaba ya desde entonces para rendir culto al monje fundador de la abadía.

No tuve oportunidad de vivir esa festividad al viajar a Luxemburgo en noviembre, pero visité la abadía.

Inicialmente perteneció a la diócesis de Tréveris (Alemania). El primer edificio se construyó en el 700 y fue cobrando importancia con la ayuda del monje benedictino anglosajón irlandés Saint Willibror).

Este religioso declarado santo encarnó el proceso de unificación temprana de Europa medieval basándose en la fe, la diplomacia y los intercambios culturales.

De la abadía destacan su cripta, donde se encuentran la Fuente Willibrord y el Sarcófago del Santo (que sigue siendo hoy en día lugar de peregrinación), la antigua vivienda monástica con el Museo de la Abadía y el Scriptorium.

Una vez más, si eres amante del senderismo, ¡estás de suerte!

Como se puede apreciar en las fotos, no acampañó el tiempo en esta ocasión, sin embargo, me recomendaron visitar les Gorges du Loup en esta misma zona.

Esta ruta que se puede realizar a pie o en bicicleta destaca por su vegetación frondosa, por las cascadas y las vistas que podemos tener sobre toda esta región.

Aquí te dejo por si te interesa el Itinerario de Wikiloc.

Artículos relacionados



Guía y recomendaciones para viajar a Ciudad de Luxemburgo
Guía y recomendaciones para viajar a Ciudad de Luxemburgo

Deja una respuesta