1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Tras visitar Amán, la capital de Jordania, toca recorrer la Carretera del Rey, la ruta histórica que nos llevará hasta el sur del país y nos conducirá hasta Petra. Pero antes, merece la pena realizar unas cuántas paradas por el camino: en Madaba y en el Monte Nebo.

💡 Quizás también te interese más información sobre Jordania

1. El Carretera del Rey

El camino que une Jerash (al norte), que pasa por Amán, Madaba y Petra, y finaliza en Aqaba (junto al Mar Rojo) es conocida como la Carretera del Rey o de los Reyes. Tiene 5000 años de antigüedad ya que los nabateos, los romanos y los cruzados ya la usaban al ser ésta una ruta comercial para el transporte de mercancías de los desiertos de Arabia hasta el Mediterráneo. Posee extraordinarios paisajes montañosos. Algunas veces podemos ver que crecen unos pocos olivos, nos encontramos con enormes campos de sandías y tomates allí dónde hay agua, nos cruzamos con rebaños de ovejas junto a sus pastores beduinos y, a través de la cual nos encontramos con varias fortalezas de las cruzadas.

2. Madaba

Madaba se encuentra a apenas una hora de Amán  (35 km) y la quinta ciudad más visita de Jordania. Se puede perfectamente visitar la ciudad de los azulejos en un día. Esta población de 60 000 habitantes y con un 40% de cristianos lleva ese apodo porque posee mosaicos de las épocas bizantina y omeya y conserva aún hoy esa tradición. Una visita imprescindible es la Iglesia ortodoxa griega de San Jorge ya que posee un mosaico único en el mundo: un mapa de la era bizantina (s. VI) con 2 millones y medio de teselas en el que se representa Madaba, el Mar Muerto, Jerusalén, la Tierra Santa e incluso parte de Egipto y el Mediterráneo. Fue descubierto en el siglo XIX y aunque no se ha conservado en toda su integridad (sólo podemos ver un tercer) no deja de ser impactante.

Tras esta visita, nos llevaron a uno de los centros de la Fundación Queen Noor que se encontraba a unos pasos de allí. Se trata de una visita dirigida a los turistas pero a la vez tiene su componente de ayuda al desarrollo: los trabajadores de estas pequeñas fábricas son normalmente personas con discapacidades o en situación de emergencia. En el establecimiento de Madaba nos abrieron las puertas del taller para enseñarnos cómo se siguen realizando a día de hoy los azulejos de forma artesanal con suma paciencia. A continuación, tuvimos evidentemente tiempo libre para comprar allí souvenirs.

Excursión a Madaba y al Monte Nebo

Haz clic en la imagen para más información

3. El Monte Nebo

Este pico de 817 metros que se encuentra a las afueras de Madaba (a apenas 10 kilómetros) se considera lugar sagrado. En la Biblia se dice que Moisés divisó la Tierra de Canáan desde allí y que el profeta Jeremías escondió el Arca de la Alianza en una cueva junto al monte.

En la entrada del recinto nos encontramos con un monumento dedicado a la visita del papa Benedicto.

En mi opinión, lo más destacable del lugar es realmente el mirador. En días claros desde allí se puede ver a lo lejos Jerusalén e incluso se intuye el río Jordan cuyo cauce es muy pequeño en la actualidad. Allí también podemos ver la curiosa obra de arte del italiano Giovanni Fantonio, llamada The Brazen Serpent Monument, una cruz de bronce rodeada por una serpiente que representa a Moisés en el desierto y la crucifixión.

En el Monte Nebo también se puede visitar la Basílica de Moisés, una iglesia bizantina de tres ábsides de los siglos VI y VII. Me resulto una visita un tanto decepcionante ya que se ha reformado durante la visita del Papa Benedicto en el 2009 y, aunque conserva su forma original, se trata de un edificio moderno que posee muy pocos elementos originales. Además, en el interior, sólo podemos ver réplicas de los mosaicos de la iglesia de los santos Lot y Procopio (a 3,5 km de allí).

También hay un pequeño museo, que no tiene demasiado interés. con más mosaicos expuestos.

 

4. El castillo Al Shobak

En nuestro caso, tras una mañana en Madaba y en el Monte Nebo, seguimos nuestra ruta hacia Petra. Antes de llegar allí para dormir, hicimos una breve parada junto al Castillo Al Shobak que se encuentra a unos 35 km de la capital de los nabateos. Si te fascinan las historias de cruzados y templarios, se pueden visitar las ruinas de esta fortaleza conquistada por Saladino tras 75 años de lucha.

Castillo Al Shobak

Castillo Al Shobak

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.