Guía y recomendaciones para viajar solo a Olimpia

Sandra Candal

Tras arrancar en Atenas, pasar por Corinto, Epidauro, Nauplia y Micenas, y finalmente por Delfos, la siguiente parada del Tour de 4 días sería Olimpia.

Esto es lo que no puedes perderte.

Presupuesto para viajar solo a Grecia
Presupuesto para viajar solo a Grecia
Consejos para viajar solo a Grecia
Consejos para viajar solo a Grecia

Juegos Olímpicos en la Antigüedad



En la mitología griega, ya se hablaba de los Juegos Olímpicos. Se decía que Hércules, el hijo de Zeus, inició estos juegos en honor a su padre después de completar uno de sus doce trabajos.

Los primeros documentos escritos en los que se habla de los Juegos Olímpicos – con los nombres de los ganadores – se remonta al 776 a.C. y se encontraron en la ciudad de Olimpia (aunque es probable que los Juegos existieran antes).

Los Juegos Olímpicos eran más que un simple campeonato. Eran un evento cultural y religioso donde se celebraban ritos en honor a los dioses, incluyendo sacrificios y ceremonias.

Por otro lado, simbolizaban la paz y la unidad entre las ciudades-estado. De hecho, si estaban en guerra, durante los juegos, se declaraba una tregua, para que todos pudiesen viajar y participar a las festividades.

Sólo podían competir hombres libres, que tenían entrenar durante diez meses y jurar que habían cumplido con sus obligaciones religiosas. Si intentaban hacer trampa eran descalificados y castigados severamente.

Los premios consistían en coronas de olivo, que simbolizaban honor y gloria. No había premios materiales, ya que la verdadera recompensa era el prestigio y la fama.

Con el tiempo, la conquista romana y el cristianismo llevaron los juegos al declive al considerarlo como algo pagano. Los últimos Juegos Olímpicos antiguos se celebraron en el año 393 d.C., pero su espíritu perduró.

En 1896, los Juegos Olímpicos fueron revividos en Atenas y se siguen celebrando cada 4 años desde entonces.

Encendido de la antorcha olímpica
El encendido de la antorcha olímpica marca el inicio de los Juegos Olímpicos. Tradicionalmente, se encendía en el Templo de Hera en Olimpia, utilizando un espejo para concentrar los rayos del sol.
Se sigue haciendo como símbolo de ese legado.
Una vez encendida, se transporta esa antorcha especial a través de varios países hasta llegar hasta la sede de los Juegos Olímpicos para la ceremonia de apertura.
Representación de Olimpia durante la Antigüedad
Representación de Olimpia durante la Antigüedad

Cómo llegar a Olimpia



Olimpia está en el noroeste del Peloponeso, a tres horas y media de Atenas.

Puedes contratar un tour, tal y como hice yo, y aprovechar para, de paso, ver más lugares como el Canal de Corinto, Micenas o Delfos, o alquilar un coche.

Recinto arqueológico
Recinto arqueológico

El recinto arqueológico de Olimpia



Para recorrer el recinto arqueológico de Olimpia necesitarás al menos dos horas para verlo todo.

Accediendo por la entrada principal, lo recomendable es ir viéndolo todo en el sentido contrario a las agujas de un reloj.

Al igual que he comentado en anteriores artículos sobre Grecia, no hay paneles informativos, ni se entrega ningún folleto o plano a la entrada del recinto.

Por ese motivo, en esta ocasión, recomiendo contratar una excursión guiada si quieres disfrutar de la visita y entender lo que estás viendo.

Templo de Hera

Nada más entrar, lo primero que verás a mano izquierda será el Templo de Hera.

Conocido como Heraion, es uno de los templos más antiguos de Olimpia (600 a.C.)

Es un ejemplo temprano de arquitectura dórica. Originalmente, contaba con 16 columnas a lo largo y 6 a lo ancho.

En él se realizaban ofrendas, se guardaban valiosos tesoros y en su altar se encendía la llama olímpica.

Templo de Hera
Templo de Hera

Templo de Zeus

Detrás del Templo de Hera se encuentra el monumento más impresionante e importante de la antigua Olimpia: el Templo de Zeus.

En su interior se encontraba una enorme estatua de Zeus sentado en un trono majestuoso de marfil y oro.

Esta obra de Fidias fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Este templo, construido entre los años 470 y 456 a.C., posee una arquitectura dórica clásica.

Templo de Zeus
Templo de Zeus

Bouleterion

Justo detrás del Templo de Zeus, está el Bouleuterion, un edificio donde se reunía el consejo de la ciudad, conocido como la «boulé».

Ese lugar servía tanto para reuniones administrativas como religiosas y era considerado como uno de los edificios más importantes del santuario.

El edificio tenía un altar dedicado a Zeus, donde los atletas hacían su juramento.

Estadio

Llegados a este punto, dirígete a la izquierda para entrar en el estadio.

El Estadio de Olimpia tenía una pista de aproximadamente 192 metros de largo, que se utilizaba para diversas competiciones deportivas, como las famosas carreras de carros y carreras a pie. Podía albergar a miles de espectadores.

Hoy en día, en esa enorme explanada, puedes imaginarte las emocionantes carreras con caballos o incluso echarte una carrera junto a otros turistas.

Leonidaion

Retrocediendo sobre tus pasos, dirígete a la derecha y te encontrarás con las ruinas del Leonidaion que era un alojamiento para los visitantes más importantes que asistían a los Juegos.

Tenía un patio central rodeado de habitaciones y columnas para la comodidad de sus huéspedes.

Taller de Fidias

Dirigiéndote ya hacia la salida, te encontrarás a tu izquierda el Taller de Fidias, frente al Templo de Zeus.

El Taller de Fidias es supuestamente donde el escultor creó la famosa estatua de Zeus, considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo.

Durante excavaciones, se han encontrado moldes de yeso, fragmentos de mármol y herramientas que podrían haber pertenecido al escultor.

Philippeion

Siguiendo todo recto, a la izquierda, al lado del templo de Zeus, verás el Philippeion, un monumento circular de columnas jónicas, dedicado a la familia real macedonia, símbolo en aquella época de la unificación de Grecia.

En el interior se encontraban estatuas de oro y marfil de Filipo II, su esposa Olimpia y su hijo Alejandro Magno.

Philippeion
Philippeion

La Palestra

Frente al Phippeion verás la Palestra, un edificio cuadrado dónde se practicaban los combates de lucha y boxeo. Solían durar horas, eran bastante brutales y había pocas reglas.

Además de ser un lugar de entrenamiento, la palestra también tenía habitaciones donde los atletas podían descansar.

La Palestra
La Palestra

El Gimnasio

Junto a la puerta de salida, se encuentra y el Gimnasio donde los atletas entrenaban para pruebas como el pentatlón (¡un triatlón elevado a la enésima potencia donde competías en carrera, salto de longitud, lanzamiento de disco y jabalina, y lucha!).

El Gimnasio
El Gimnasio

Museo arqueológico de Olimpia



Después de visitar el recinto arqueológico, a poca distancia, no puedes perderte el Museo Arqueológico de Olimpia.

Entre las obras más destacadas están las esculturas del frontón del Templo de Zeus, las estatuas de terracota de la diosa Hera y varios objetos sagrados que se utilizaban durante los Juegos Olímpicos.

También allí encontrarás el famoso Hermés con el niño Dioniso, una escultura atribuida al escultor Praxíteles y obra maestra del periodo helenístico tardío (340-330 a.C.).

Personalmente, su elegancia y realismo me dejaron totalmente anonadada.

Museo de Arquímedes



Si dispones de más tiempo, otro de los atractivos turísticos de Olimpia es el pequeño museo dedicado a Arquímedes, donde se exponen inventos y descubrimientos del famoso científico.

No tuve la ocasión de visitarlo por lo que no puede darte mi opinión.

Dónde dormir en Olimpia



Artículos relacionados



Deja una respuesta