Guía y recomendaciones para viajar a Mónaco

Sandra Candal

El principado de Mónaco tiene unas 197 hectáreas y se divide en 10 barrios. No todos tienen cosas interesantes para visitar.

Si te apetece pasar el día en Mónaco, aquí te va mi resumen para que puedas ir directamente al grano.

Cómo llegar a Mónaco desde Niza



Niza y Mónaco están muy cerca. Son aproximadamente 30 minutos en coche.

Tardarás apenas unos 10 minutos más para llegar a Mentón. Sin embargo, hay que tener en cuenta que ¡aparcar en Mónaco es caro!

Así que, una vez más, mi recomendación es que viajes en tren.

El trayecto es rápido y cómodo y el tren te deja en pleno centro de Mónaco.  Los horarios son frecuentes y, desde Niza, se tarda 33 minutos para llegar a Mónaco y 37 para llegar a Mentón (mismo tren).

También hay buses, aunque tardan más y también existe la posibilidad de ir a Mónaco en barco, sin embargo, el ferry turístico es bastante más caro que ir en tren.

Buscador de billetes baratos Omio

OMIO: el buscador de transporte

¡Ojo con el móvil!
A fecha de 2024, con tu tarjeta de datos española, puedes llamar y tener datos móviles en tu móvil siempre y cuando actives el Roaming (llama a tu operadora para consultar si está activado y las tarifas). Sin embargo, hay que recordar que Mónaco es un principado y este pequeño país no suele estar incluido en las tarifas roaming europeas. ¡Así que recuerda desconectar los datos de tu móvil cuando cojas el tren, para no llevarte un susto con tu factura!

Mónaco-Ville (La Roca)



Mónaco-Ville, también conocido como La Roca, es una colina rocosa tal y como indica su nombre.

Es realmente lo más chulo de Mónaco para mí: es el casco antiguo y es dónde se encuentra el famoso Palacio del Príncipe.

La historia de La Roca se remonta a la Edad Media. En 1297, François Grimaldi capturó la fortaleza que protegía le Rocher y este acontecimiento fue el que dio inicio al reinado de la familia Grimaldi en Mónaco.

Desde la Roca, cómo cabe de esperar, tienes unas vistas panorámicas del mar Mediterráneo chulísimas y al puerto de Mónaco. Vamos, ¡Un imprescindible!

El casco antiguo tiene bonitas y estrechas calles empedradas por las que nos recuerdan a través de paneles con fotos que paseaba a menudo la princesa Grace Kelly.

El Palacio del Príncipe de Mónaco

Es la residencia oficial del príncipe soberano de Mónaco y se puede visitar sus salones históricos y aprender más sobre la familia real. La entrada al palacio incluye una audioguía.

Construido originalmente en el siglo XIII, fue renovado con el tiempo y ahora mismo se mezclan en él el estilo gótico y renacentistas. Se cuenta que tiene numerosos pasajes secretos y túneles que se utilizaban en tiempos de guerra.

Como en muchos otros palacios del mundo, se puede asistir al cambio de guardia diariamente.

Junto al Palacio se encuentra una tienda de souvenir y un maravilloso mirador al mar.

Catedral de San Nicolás

A un paso del palacio se encuentra la Catedral de San Nicolás, del s. XIX, famosa por acoger tanto las bodas como funerales de la familia real monegasca.

La llamativa fachada blanca, con influencias de la arquitectura renacentista italiana, se asemeja a la proa de un barco.

Por dentro la catedral es también muy impresionante.

Junto al altar mayor se encuentran las tumbas del Príncipe Rainiero III y la Princesa Grace.

Jardines de San Martín

Siguiendo nuestro paseo, en la cara suroeste de la Roca, están los Jardines de San Martín. Un lugar precioso, desde el que podrás seguir disfrutando de vistas panorámicas impresionantes del Mediterráneo y del puerto de Mónaco.

Junto a los jardines te encontrarás con el Museo Oceanográfico de Mónaco que es toda una institución a nivel mundial para los amantes del mundo marino y de la oceanografía. Fundado en 1910 por el Príncipe Alberto I de Mónaco, alberga una extensa colección de especímenes marinos (peces, corales, etc).

Tras pasar el museo también podrás ver el teatro al aire libre de Fort Antoine con vistas al Puerto de Mónaco, Port Hercule.

Montecarlo



Montecarlo es el barrio asociado con el glamour y lujo de Mónaco.

Creado por el Príncipe Carlos III (de ahí su nombre, Monte-Carlo), Montecarlo se encuentra junto a la estación de tren.

Destaca su famoso casino construido en 1856 que hizo que Montecarlo se convirtiese en un destino de juego para la élite que veraneaba por la Costa Azul.

Hoy en Montecarlo nos encontramos con hoteles de lujo, boutiques de alta costura, restaurantes de mucho postín y coches caros aparcados en cada esquina… ¡Y un auténtico circo de turistas haciendo de paparazzis!

Gran Premio de Fórmula uno de Montecarlo
Todos los aficionados de la Fórmula 1 conocen el Gran Premio de Mónaco que se celebra anualmente en el Principado desde 1950.
SI viajas a Mónaco, entenderás porque su trazado es tan desafiante ya sus carreteras urbanas son realmente estrechas. El recorrido pasa junto al Casino.
Recorrido de Fórmula 1 de Mónaco (Fuente: Wikipedia)
Recorrido de Fórmula 1 de Mónaco (Fuente: Wikipedia)

Casino de Montecarlo

Este icónico casino se ha convertido en uno de los lugares más emblemáticos de Montecarlo.

Es posible acceder a su hall gratuitamente y sacar fotografías, aunque como en todos los casinos, si quieres entrar a jugar, dentro, están prohibidas las cámaras.

Ópera de Montecarlo

A unos pasos del Casino, se encuentra la Ópera de Montecarlo.

Construida en sólo 8 meses, fue diseñada por Charles Garnier, el mismo arquitecto que la Ópera de París.

No puede acceder a su interior, pero su fachada es realmente preciosa.

La Condamine



La Condamine es una área residencial y comercial moderna que une el casco antiguo de Mónaco-Ville (La Roca) y Montecarlo.

Lo más destacable que puedes hacer en este barrio es darte un largo paseo por su puerto, por el Muelle Alberto I (Quai Albert I).

Port Hercule

Port Hercule ha tenido y sigue teniendo un papel crucial en el desarrollo de Mónaco.

Sus obras finalizaron en 1926 y mientras caminas junto al Mediterráneo verás desde embarcaciones de recreo y deportivas hasta yates de lujo y cruceros entrando y saliendo constantemente.

El Mercado de la Condamine

Si no quieres arruinarte comiendo en Mónaco (y es que tanto en Mónaco-Ville como en Montecarlo es complicado encontrar precios asequibles), te recomiendo encarecidamente que te pases por el Mercado de la Condamine.

Además de tener un pequeño supermercado y los típicos puestos de productos frescos también tiene una zona de puestos de comida y mesas.

Uno de los puestos con más fama es el de pasta fresca. Tienen una variedad increíble tanto de pasta como de salsas. ¡Una auténtica delicia a un precio muy asequible! (Unos 12-15 euros el menú de pasta + postre).

Larvotto



Playa de Larvotto

¿Buscas un(a) novio/a millonario/a? Llévate el bañador y la crema solar y dirígete a la playa de arena más popular de Mónaco.

Eso sí, mientras no encuentras, no te olvides de la cartera para disfrutar de los restaurantes y del alquiler de sombrillas y tumbonas.

Jardín Japonés de Mónaco

Desde Montecarlo, de camino a la playa de Larvotto, te encontrarás el Jardín Japonés de Montecarlo, con sus puentes, arroyos, cascadas y árboles exóticos tan típico del país del Sol Naciente donde relajarte.

Foro Grimaldi

Tras el Jardín Japonés, pasarás junto a Foro Grimaldi, el mayor centro de exposiciones y centro cultural del Principado.

Mentón



Personalmente creo que Mónaco se puede visitar en un solo día perfectamente. Sin embargo, si quieres pasar más tiempo por la zona, también te recomienda para por el pueblecito de Mentón.

Este municipio de apenas 30 000 habitantes es hoy en día el último pueblo de Francia que te encontrarás antes de llegar a Italia.

Aunque estemos en Francia, su casco histórico evidencia que fue un lugar estratégico ya que siempre fue un epicentro de disputas: perteneció a Mónaco, a Francia, a Cerdeña y a Italia, hasta que volvió a ser francesa a partir de 1943.

Uno de los símbolos de Mentón es el limón, que crecen en esta zona gracias a su microclima.

Nombrada como la Perla de Francia por el geógrafo Elisée Reclus y hogar de Vicente Blasco Ibañez o Jean Cocteau entre muchos otros artistas, este pequeño pueblo tiene mucho encanto y unas preciosas vistas al Mediterráneo.

El casco antiguo de Mentón

La Iglesia de San Miguel Arcángel es una de las iglesias más grandes de estilo barroco de toda la Costa Azul. Posee una torre de campanario del siglo xv.

La ciudad vieja posee un montón de coloridas callejuelas empinadas.

En lo alto de la colina, se encuentra el cementerio del Viejo Castillo con bonitas vistas al mar, sobre la ciudad y a las montañas de Italia.

Jardin Bioves

Nada más llegar en tren a Mentón te encontrarás con el jardín público más famoso de Mentón donde tiene el lugar todos los años el Festival de los Limones (Fête du Citron).

Promenade du Soleil

La Promenade du Soleil es un paseo peatonal con restaurantes y cafés que va todo lo largo del Mediterráneo.

Al final del paseo te encontrarás el Marché des Halles, un mercado de productos frescos, el Museo Jean Cocteau que alberga dibujos, escritos y esculturas del artista y el viejo puerto de Mentón con una esplanada donde se encuentran numerosos puestos de artesanía.

Nota: El Museo estaba cerrado durante mi visita. Consulta aquí sus horarios de apertura.

Jardines botánicos de Mentón

Si dispone de coche y te gustan las plantas, en la afueras de Mentón existen varios jardines botánicos.

El Jardín Botánico de Val Rahmeh fue creado por Lord Percy Radcliffe en el siglo XIX y en él encontrarás especies vegetales excepcionales, como palmeras, árboles frutales, y plantas tropicales, rodeadas de fuentes, estanques y terrazas con vistas panorámicas al mar Mediterráneo.

El Jardín Sierra de la Madonna es otro jardín botánico privado que fue creado entre 1924 y 1939. Tiene una extensión de aproximadamente 6 hectáreas. Alberga también una gran variedad de plantas subtropicales exóticas dispuestas alrededor de una piscina.

El Jardín de Cítricos del Palacio Carnolés es otra de las joyas botánicas de Mentón. Data del siglo XVII y forma parte de un palacio, construido en esa época por la familia Grimaldi. Es famoso por su amplia colección de cítricos (naranjos, limoneros, mandarinos y pomelos) que se encuentran en terrazas escalonadas.

Puedes visitar los jardines de Mentón, reservando en la web de su ayuntamiento.

Fontana Rosa

Cerca del moderno puerto exterior de Mentón, el puerto Garavan, se encuentra Fontana Rosa, un jardín francés de estilo Belle Époque y con inspiración andaluza y arabo-persa.

Fue creado por el escritor español Vicente Blasco Ibáñez y ha sido declarado monumento histórico en 1990.

También conocido como “El Jardín de los Novelistas” (Le Jardin des Romanciers), los árboles elegidos por Blasco Ibañez son un homenaje a sus escritores favoritos: Cervantes, Dickens, Shakespeare y Balzac.

El jardín también era uno de los lugares preferidos de Jean Cocteau.

La propiedad fue saqueada durante la guerra y luego abandonada hasta que en1970 fue cedida al ayuntamiento para ser restaurada.

Puedes reservar la visita a través de la web del ayuntamiento de Mentón.

Los limones de Mentón

¿Quieres aprender más sobre los limones de Mentón?

Visita La Ferme des Citrons que ofrece visitas guiadas sobre el famoso cítrico de esta región.

Aprenderás sobre su historia y el cultivo de los limones, podrás degustar productos elaborados con esta fruta (las experiencias incluyendo picnic en la finca).

Otro lugar muy popular para los amantes de la gastronomía es Maison Herbin. Esta pequeña tienda fundada en 1974 es famosa por sus mermeladas y confituras.

También ofrecen visitas guiadas por su fábrica.

Artículos relacionados



Guía y recomendaciones para viajar a Saint-Paul-de-Vence y Vence
Guía y recomendaciones para viajar a Saint-Paul-de-Vence y Vence
Guía y recomendaciones para viajar a Niza
Guía y recomendaciones para viajar a Niza

Deja una respuesta