1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Uno de los sitios de Croacia que se ha vuelto más popular en estos últimos años, es el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Hoy te cuento mi odisea por él además de toda la información práctica si deseas visitar uno de los “1000 sitios que ver antes de morir”.

Entrada al Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Entrada al Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Ruta A-B del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Ruta A-B del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

1. Mi viaje al Parque nacional de los Lagos de Plitvice

Al fin llegaba uno de los momentos más esperados de este viaje: los Lagos de Plitvice. Los había visto miles de veces en Instagram y me intrigaba realmente conocer aquel lugar y saber si, de verdad, era tan bonito como en las fotos. ¡Y no me defraudó en absoluto!

Me pegué un buen madrugón para evitar multitudes y me desplacé hasta allí por mi cuenta en autobús desde Zadar. Sin embargo, nada más llegar allí, ya había cola. Aun así, pasamos relativamente rápido. Nada más cruzar la puerta, estaba entusiasmada con lo que tenía ante mí y, tras comprar un mapa del parque por unos 2 euros (no entregan ningún mapa de forma gratuita), me ponía ya con una de las primeras rutas de senderismo propuesta: la A-B . Se indicaba que recorrerlo llevaba unas 3-4 horas así que pensé que teniendo en cuenta las numerosas paradas para sacar fotos que quizás me llevaría el doble. Pero, ¡todo lo contrario! Tras dar la vuelta entera, a la primera ruta de senderismo, aún eran las 12 y no tenía mi bus de regreso hasta las 18. Así que, bastante animada, decidía tomar una lanzadera en la parada ST2 para ir hasta que me acercaría a la parte alta de los lagos (la parada ST3) para así recorrer la otra orilla del lago principal, la mitad del sendero K que, según las estimaciones, llevaba haciéndolo completo entre 6-8 horas.

Ruta K del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Ruta K del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

La primera parte del K, de la parada del bus hasta el embarcadero, fue fácil. Del punto P2 al P3 ya había muchísimo menos gente y me encontré ya con senderos naturales. Allí empecé a caminar ni corta ni perezosa por la ribera más tranquila… hasta que las cosas se empezaron a torcer para mí.

Cuando por fin estaba a punto de llegar a la llegada del embarcadero (el punto P3), vi como mis dos piernas se hundían hasta las rodillas en medio de un enorme barrizal que se había formado de forma oculta por la pista señalizada. Respiré hondo, ante una situación de lo más rocambolesca, me agarré como pude a un árbol para evitar perder el equilibro y no acabar recubierta enteramente de barro.

Al hacer fuerza, ¡mis zapatillas de deporte se quedaron atrapadas en el barro! Estaba demasiado lejos como para regresar descalza por dónde había caminado y no me atreví a seguir adelante porque, a pesar de que la salida parecía estar cerca, empecé a encontrarme con gente a le había ocurrido lo mismo que a mí y regresaban sobre sus pasos. Así que me armé de valor y hundí mis brazos para rescatar mi calzado. Afortunadamente lo logré. Me vi entonces obligada a hacer una parada forzosa para lavarme un poco en las tan bonitas aguas turquesas del lago a pesar de que el baño estuviese prohibido…

Había estado camino tres horas y aun me faltaban 3 horas para salir de allí así que intenté tranquilizarme y tomármelo con filosofía… Cuando llegaba una hora y media por el camino de vuelta, tuve la sensación de nuevo que algo no iba bien. ¡Me había desviado sin quererlo de la orilla del lago! Así que empecé a preguntarle a todos los transeúntes que me iba cruzando dónde nos encontrábamos…y todos me decían estar perdidos y no encontraban ellos tampoco la salida. Lo peor es que a pesar de tener este horrible mapa que os escanée y saber qué estábamos en el sendero correcto (el K), en ningún momento teníamos indicadores de las distancias que nos separaban de nuestras metas.

El cansancio empezaba a hacer mella. Eran ya las 17 y yo seguía atrapada del lado opuesto a la salida. Tampoco había señales que indicase dónde estaba la parada de bus ST3. Tras varias subidas y bajadas abruptas, el destino quiso que tropezase y, si el barrio y el sudor no fuesen suficientes, mi rodilla empezó a sangrar sin parar. Nunca pensé que estaría tantas horas allí y mis 2 litros de agua se habían agotado. Un chico nepalí, también perdido, al verme lidiar con la herida, me ofreció generosamente un poco de agua y “sanó” mi herida con la ayuda de un papel de liar que haría de tirita improvisada. 😀

Cuando todo parecía perdido, entonces divisé el barco eléctrico así que le fui siguiendo con la mirada para encontrar el embarcadero, uno de los puntos puntos de referencia de mi mapa. Me subí entonces a él con unas pintas de lo más lamentables como os podéis imaginar, y finalmente, tras casi 8 horas de caminata, me echaba una última carrera, esquivando a las hordas de turistas que se me cruzaban por las estrechas pasarelas hacia la entrada-salida nº1 para intentar lograr el bus que había reservado.

¡No tuve esa suerte! Llegué 5 minutos tarde y perdí mi bus. Sin embargo, milagrosamente uno de los últimos autobuses aún no había pasado así que, contra todo pronóstico, pude finalmente regresar esa noche a Zadar. 

Está claro que a ver, los “peligros” están donde uno menos se los espera…

2. El Parque nacional de los Lagos de Plitvice: información práctica

Los lagos de Plitvice, declarados Patrimonio de la Humanidad en 1979, se encuentran en la región de Lika, a 148 de la capital, Zagreb, y a 118 km de Zadar. Rodeados por bosques de hayas, pinos y abetos y cuevas, nos encontramos con 16 lagos, varias cascadas y arroyos de aguas de azul turquesa. ¿Por qué el agua tiene ese color? Es debido a los minerales y organismos que viven en ella, a las lluvias, al musgo y a la luz.

Son 30 000 hectáreas, nada más y nada menos, de naturaleza en las que nos podemos encontrar con sapos, linces o ciervos entre muchos otros bichejos.

 

2.1. Cómo llegar

Es posible ir hasta al Parque Nacional de los Lagos se puede ir en coche (hay aparcamientos de pago), en autobús y en viajes organizados (de medio día o de día completo). Te recomiendo que le eches un vistazo a esta app en la que podrás encontrar todas las compañías de buses que van hasta allí y sus horarios.

Zadar es la ciudad más cercana. Está a 118 km, es decir, a hora y media aproximadamente. También hay tours desde Split (a 240 km, dos horas y media) y desde Zagreb (140 km, 2 horas)

Se recomienda madrugar ya que es uno de los lugares más visitados de Croacia. Existen 2 entradas al parque.

Aquí puedes consultar el precio de las entradas al parque (en función de época del año en la que vayas a visitarlo). Además de darte acceso a los lagos, también te permite coger de forma gratuita el barco y los buses-lanzaderas que allí hay. 

Excursión al Parque Nacional de los Lagos de Plitvice

Haz clic en la imagen para más información

 

2.2. Cómo moverse con allí y las instalaciones

Se puede visitar el parque en función del tiempo del que dispongas (¡y de que no te pierdas como me pasó a mí!). Hay 8 rutas de senderismo con las letras A, B, C, (¡no hay D!) E, F, H y K. Las A y B son los recorridos circulares más fáciles (unas dos-tres horas de recorrido). La más larga, la K, unas seis u ocho horas.

Los senderos están muy bien señalizados en las pistas A y B ya que son las que la mayoría de los turistas recorren. Nos encontramos con estrechas pasarelas de madera en las que, en verano, suele haber “overbooking”.

Los senderos en la orilla opuesta ya no están ni asfaltados, ni apenas señalizados tal y como pudisteis leer. El mapa que me vendieron, como observastéis,tampoco indican las distancias reales.

MI RECOMENDACIÓN: Descárgate aquí los Mapas y Rutas del Parque Nacional de los Lagos de Plitvice gratuitamente (por el que pagué 2 euros y que no me sirvió de nada), descárgate las Apps del Parque (Google Maps no te informa tampoco de las salidas) y llévate una brújula y un kit de supervivencia por si las moscas. 😀

En la entrada hay una cafetería-supermercado y luego por el parque hay varios comederos en los que parar a comer. También hay baños públicos. Lo ideal es ir preparados con víveres y agua por si las moscas.

Comedores y baños públicos en el Parque Nacional de los Lagos de Plit

2.3. Qué ver

El Parque está dividido en dos grandes partes: el lago superior y el inferior. En la parte superior hay 12 lagos (Batinovac, Big Burget, Big Lake, Ciginovac, Galovac, Gradinsko Lake, Milino Okrugljak, Proscansko,  Vir y Kozjak).

En la parte inferior los lagos son 4: Gavanova, Kaluderovac, MIlanovac y Novakovic Brod.

No te pierdas la Gran Cascada con sus 78 metros de altura, uno de los lugares más fotografiados del parque.

 

2.4. Cuál es la mejor época para visitarlo

La temporada más alta del parque es de mayo a septiembre. Durante el día hace unos 25º de media y el clima es templado por la noche.

De noviembre y a marzo, hace más frío e incluso puede nevar. Si visitas el Parque en diciembre y enero, es posible que te encuentres con los lagos congelados.

 

2.5. Dónde dormir

Si deseas quedarte varios días por este entorno natural, la forma más económica es quedarte en el cámping o los bungalows que se encuentran en Korana o en Borje. Puedes ir andando hasta el parque de lo cerca que están.

En Grabovac (a 5 km) y Degenija (a 2 km) también hay hoteles.

Sino, siempre puedes ir y volver en el mismo día desde Zadar tal y como lo hice yo.

Descuento Booking 15 euros

Descuento Booking 15 euros

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.