1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Una de las excursiones más típicas si viajas a Dubrovnik es pasar un día en Montenegro. Hoy os dejo aquí mi experiencia

Bahía de Budva

Bahía de Budva

💡Quizás también te interese más información sobre Croacia

Si decides viajar de Croacia a Montenegro encontrarás principalmente dos opciones:

  • Excursiones de un día a Budva y a la bahía de Kotor
  • Excursiones de un día a la bahía de Kotor y al pueblo de Perast

Yo me decanté por la primera debido a la recomendación de Patricia Schultz (autora de 1000 sitios que ver antes de morir). La periodista sugería visitar la Bahía de Budva y Sveti Stefan, famosa por sus playas y la Bahía de Kotor.

Sin embargo, también hay que tener en cuenta que es muy fácil viajar a Montenegro, por tu cuenta, por libre. Puedes simplemente tomar un autobús desde Dubrovnik.

¿Cuánto cuesta viajar un día a Montenegro? Las excursiones guiadas oscilan entre 50 y 60 euros. Incluye el transporte ida y vuelta sin comida ni entradas. El recorrido empieza a las 07 y se regresa a las 19 tras hacer dos paradas, una en Budva y otra en Kotor. 

Excursión a Montenegro

Haz clic en la imagen para más información

1. Un poco de información sobre Montenegro

Montenegro es un pequeño país de unos 620 000 habitantes al sur de Croacia y a orillas del Mar Adriático. Durante muchos siglos fue conocido como el Principado de Zeta. Tras la Primera Guerra Mundial, entraría a formar parte de una federación con los serbios, croatas y eslovenos que posteriormente acabaría siendo la República Federal Socialista de Yugoslavia. Tras la disolución de ésta, en 2006 el país se independiza y se crea el nuevo estado de Montenegro.

 ¿Necesito visado para viajar a Montenegro? ¿Se puede viajar a Montenegro sólo con tu dni?

La respuesta es no, ya que este pequeño país – aunque ya ha solicitado su adhesión – no pertenece a la Unión Europea (al igual que si viajas a Bosnia). Como documentación, necesitarás viajar con pasaporte. Si eres latinoamericano no necesitarás visado Schengen para viajar a este país. 

2. Budva

El turismo en Montenegro ha aumentado muchísimo durante los últimos años y el motivo principal son sus playas. Al igual que Croacia, sus aguas son cristalinas y pero, a diferencia de su país vecino, sí que podemos encontrar arenal.

Budva es una pequeña localidad costera con apenas 20 000 habitantes. Su mayor atractivo son sus 11 000 metros de playas y se divide principalmente en dos partes: el casco antiguo y la zona moderna.

La ciudad vieja, Stari Grad, es realmente encantadora. Posee calles estrechas, adoquinadas con restaurantes, cafeterías y pequeñas tiendas. Se puede recorrer tranquilamente en una horita. Por otro lado, está su paseo marítimo, Slovenska Obala, totalmente dedicado a los turistas. Nos encontramos con bloques de edificios bastante feos prácticamente a pie de playa, restaurantes, un pequeño parque de atracciones y un mercadillo perfecto para los veraneantes.

En este paseo encontraremos pequeñas embarcaciones que nos pueden llevar de excursión alrededor de la isla de Sveti Stefan, un pequeño pueblo de pescadores fortificado del s. XV al que, desde el 2009, sólo se puede acceder si uno tienes reserva en alguno de los alojamientos o restaurantes de Aman Resorts. Una isla exclusiva… ¡Así cualquiera, Patricia!

El entorno me pareció realmente espectacular pero desgraciadamente, me decepcionó un poco esta visita ya que es sobre todo un lugar de playa.

3. Kotor

Kotor, con apenas 5300 habitantes es uno de los lugares más turísticos de Montenegro (se ha convertido en otra de las paradas más emblemáticas de los cruceros que navegan por el Mar Adriático).

Este maravilloso enclave amurallado es Patrimonio de la Humanidad. Es un lugar lleno de historia: su primeros asentamientos datan de la época romana, su muralla medieval es del s. VI, vivió su esplendor en el s. IX hasta que fue invadida y ocupada por los musulmanes y posteriormente por los búlgaros. Finalmente del s. XV al XVIII formó parte de la República Veneciana. El centro histórico de Kotor se visita perfectamente en un par de horas. Entre sus numerosos edificios históricos destaca la Catedral de San Tifón, la Torre del Reloj, su plaza de Armas y el Palacio del Duque pero sobre todo, lo más llamativo es sus fortificaciones. Su muralla no sólo transcurre junto a la bahía sino que también se sube por sus accidentadas laderas. Se puede subir hasta la Iglesia de Nuestra Señora de la Salud a través de sus 1500 peldaños. Es recomendable llevar buen calzado y disponer de al menos de un par de horas para subir y bajar.

¿Sabías que Kotor es la ciudad de los gatos?

En Kotor los gatos son protagonistas. Si eres amante de los felinos, estarás encantado con las tiendas de souvenirs. Por sus calles, hay muchísimos e incluso tiene un museo dedicado a ellos

4. La bahía de Kotor

He de confesar que lo que más me gustó de esta excursión fue que, si a la ida (para aprovechar todo el tiempo) habíamos tomado un ferry, a la vuelta, regresamos todo lo largo de la bahía de Kotor. La carretera es muy estrecha (de dos carriles) y, al ir en el autobús y no poder parar éste, no pude sacar todas las fotos que me hubiese gustado de este “fiordo”. De hecho, por culpa de esto, me han quedado muchísimas ganas de regresar a Montenegro y, para la próxima, me gustaría hacerlo con más calma.

El agua hace de espejo a las montañas Orjen y Lovcen (Alpes dináricos) y los pequeños pueblos sembrados a su orilla están tan en pendiente que parece que están a punto de caer en su reflejo. Entre esas pequeñas localidades “equilibristas”, además de Kotor y de Tivat, destaca Perast. ¡Esta singularidad geográfica, Patrimonio de la Humanidad, me pareció fascinante!

 

Durante este viaje, mi intención era dedicarme únicamente a un país (Croacia) pero al ver que había tantas excursiones a Kotor me animé. Ahora sólo espero poder regresar algún día a Montenegro y descubrir más secretos de este país.

Excursión a la bahía de Kotor

Haz clic en la imagen para más información

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.