DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
Cómo preparar una maleta
Cómo preparar una maleta (Foto: Unsplash)

Cómo preparar una maleta

Empaca como un profesional

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

A todos nos gusta viajar pero, ¿a quién le gusta hacer la maleta? Apuesto a que tú (igual que yo) no acabas de levantar la mano. Para que sepas cómo hacer una maleta eficiente y ordenada, para que no se te olvide nada importante y, sobre todo, para ayudarte en este trámite viajero del que no hay forma de escapar, he escrito este artículo titulado cómo preparar una maleta. He aquí una suerte de guía para hacer maletas para todo tipo de viajes.

Digo cómo preparar una maleta para simplificar, pero todos todos los consejos para hacer maletas que vienen a continuación valen para casi todos los equipajes. Si los aplicas correctamente deberías ser capaz de hacer tanto una mochila ligera como una maleta en la que quepa todo, ya sea de cabina o para facturar. Así que prepárate porque después de leer estar artículo, ¡vas a saber hacer una maleta que aprobaría hasta Marie Kondo!

¿Es mejor viajar con maleta o con mochila?

He aquí la eterna pregunta del viajero sin respuesta, porque no la hay. Maletas y mochilas tienen ventajas e inconvenientes dependiendo del destino y de los gustos de quien las lleva. Mi consejo es que lleves el formato de equipaje que a ti te sea más cómodo, pero que lo prepares con cabeza, siguiendo todos los consejos que vienen a continuación que puedan serte útiles.

💡 Quizás también te interese más información sobre Cómo preparar un viaje 

Cómo preparar una maleta
Cómo preparar una maleta

1. Normas básicas para hacer una maleta

La norma más básica e importante para hacer una maleta es no meter nada que no vayas a necesitar. Pero, ¿cómo sabes qué necesitas durante un viaje? Pensando. Y pensando sobre todo en dos cosas:

El destino y su clima en el momento del viaje.

– Las actividades que vas a hacer durante tu estancia en él.

Seguro que lo ves más claro con un ejemplo: No es lo mismo hacer una maleta para un viaje a Canadá en verano que en invierno, ni un equipaje para una escapada cultural a Toronto que para pasar una semana en el bosques intentando avistar osos. ¿Y si quieres combinar cultura y naturaleza en Canadá? En ese caso tendrás que preparar una maleta más todoterreno en la que se combinen los elementos que necesites para todas las actividades que quieres realizar. Pero si no tienes claro qué vas a hacer, es imposible que hagas la maleta bien.

A partir de aquí, vamos a ver las ‘normas’ y consejos más importantes para hacer una maleta perfecta, a analizar algunas ‘técnicas’ para ahorrar espacio en la maleta y, sobre todo, a darte muchas ideas para hacer una buena mochila o maleta. ¡Al lío!

Lista en pdf para preparar la maleta

 

2. Menos es más al hacer la maleta

La clave para hacer una maleta bien es meter solo las cosas necesarias, no muchas cosas por si acaso y a lo loco, aunque te quepan. De hecho, cuantas más cosas metas en la maleta peor, en todos los sentidos. Peor para encontrar lo que necesitas cuando lo necesitas y peor por el peso. No solo porque cuanto más pese tu maleta más te costará cagar con ella, sino porque cuanto más peso lleves en la maleta más dinero tendrás que pagar por llevarla.

Ya, ya, pero, ¿cómo sabes si llevas muchas cosas en la maleta? Muy fácil: haz la maleta. Cuando la tengas hecha deshazla y mete la mitad (o incluso un tercio) de las cosas que habías metido al principio. Ahora, con suerte, no llevas demasiadas cosas. Este consejos suena a broma, pero en más del 75% de las casos es cierto. Si no me crees, prueba y luego me lo cuentas 😉

Lista en pdf para preparar la maleta

 

3. Técnicas para ahorrar espacio al hacer la maleta

Además de meter solo las cosas necesarias, a hacer una maleta ayuda usar técnicas de ahorro de espacio al empacar. Existen varias técnicas para ahorrar espacio, todas gratuitas, muy fáciles de aplicar y totalmente combinables. A mi personalmente me gusta hacer la maleta con organizadores, pero también se puede hacer la maleta enrollando ropa o utilizando la técnica de la ‘lasaña de ropa’.

Vamos a ver cómo aplicar estas técnicas de hacer maletas o mochilas viajeras. Una vez entendidas, tú aplícalas y combínalas como quieras.

 

3.1. Cómo hacer maleta con organizadores

Yo soy una fan absoluta de los organizadores de maletas porque ayudan muchísimo, tanto a hacer la maleta como a mantenerla ordenada durante el viaje. ¡Hacer y deshacer la maleta sabiendo donde tienes las cosas en todo momento es mucho más fácil con organizadores! No sé cómo he podido vivir tanto tiempo sin ellos y me parecen clave para hacer una maleta y que quepa todo.

Por «organizadores de maleta» me refiero a bolsitas para clasificar el contenido de la maleta. Los puedes comprar muy bonitos en Internet, o los puedes ‘fabricar’ tú mismo en casa reutilizando bolsas que ya tengas. Yo normalmente utilizo todo bolsas de tela y me va fenomenal, salvo una bolsa de plástico que uso para la ropa sucia. ¡No veas qué cambio de no usarlas a usarlas! Ahorro muchísimo tiempo en el destino cada vez que tengo que buscar o rehacer la maleta.

Ya, ya, pero, ¿cómo hago la maleta con organizadores? ¿Cuántos necesito? ¿Qué meto en cada uno? Como los organizadores de maleta son muy ligeros puedes usar tantos como quieras y meter en ellos lo que te parezca. Yo hago la maleta de la siguiente forma: en una bolsita meto mudas, en otra calcetines, en otra partes de arriba (camisetas, tops, etc.) y en otra partes de abajo (pantalones, faldas, vestidos…).

El neceser, el botiquín y los cables electrónicos van a parte, y el calzado también (normalmente en uno de los lados de la maleta que ya es un clasificador enrome en sí mismo. Pero no te preocupes por el calzado, luego te explico con más detalle cómo llevarlo). También llevo de casa una bolsita vacía para la ropa sucia, generalmente de plástico porque evita más los olores.

Eso sí, recuerda aplicar siempre la norma número uno para hacer maletas: menos es más. Cuantas menos cosas metas en la maleta, mejor.

 

3.2. Cómo hacer la maleta enrollando la ropa

Otra técnica o truco para hacer maletas muy útil y popular es enrollar la ropa para empacarla. Esto se utiliza mucho a la hora de hacer mochilas viajeras y consiste en hacer rollitos con la ropa. Hay quien enrolla pieza por pieza, hay quien enrolla por conjuntos que vaya utilizar cada día… Eso ya a gusto de cada cual.

La idea es que así la ropa abulta y se arruga menos, aunque en realidad la ropa enrollada abulta lo mismo que no enrrolada (y yo creo que se arruga un poco…). Ahora, la ropa enrollada es mucho más fácil de encontrar en la maleta que la ropa metida a lo loco. Si no quieres hacer la maleta con organizadores, hacer la maleta enrollando la ropa puede ayudarte a mantener el orden.

A mucha gente le gusta hacer mochilas viajeras en base a rollitos de ropa, esto era algo muy común entre mochileros hace años. Si buscas información sobre cómo preparar una mochila para Asia o cómo preparar una mochila para viajar un mes, seguro que encuentras muchas experiencias de viajeros que aplican la técnica de los rollos.

La técnica opuesta a hacer la maleta enrollando ropa es hacer una ‘lasaña de ropa’ en la maleta. La ‘lasaña de ropa’ en la maleta consiste en extender al máximo tus prendas encajando todas como si fueran un Tetris. Para ‘encajar’ tus prendas más fácil procura colocar una prenda con el cuello y las mangas hacia un lado, y la siguiente en la dirección opuesta para ‘nivelar’.

Si además sabes en qué orden vas a llevar cada modelo, mejor que mejor: podrás ir sacando prendas en orden sin desmontar mucho el puzzle. Llevar las prendas estiradas te ayudarán a que no se arruguen tanto, pero mucho cuidado con no meter demasiadas: si llevas la ropa metida a presión se arrugará, vaya estirada o no.

Hagas la maleta enrollando ropa o tipo lasaña, recuerda que menos es más y que no por mucho meter habrás hecho un mejor equipaje. No me voy a cansar de decirlo, ¡cuándo vayas de viaje lleva solo las cosas que vas a utilizar!

4. Qué llevar en la maleta (imprescindibles y prescindibles)

Ahora que está claro en lo que hay que pensar a la hora de hacer una maleta (clima y actividades) y en qué formas hay de hacer una maleta (clasificadores, técnica de rollos, lasaña de ropa, etc.), vamos a ver qué artículos son imprescindibles y prescindibles en cualquier maleta bien hecha.

Como mucho hay que decir sobre qué llevar en la maleta, imprescindible y prescindible, vamos a ir poquito a poco y por partes.

LAS MEJORES MALETAS Y MOCHILAS

 

4.1. Ropa imprescindible en la maleta

Dependiendo del país, tendrás que hacer la maleta con unos imprescindibles u otros. Para determinar «imprescindibles» piensa en el clima y en las actividades que quieres hacer en el país o países al que vayas a viajar. Lo siento, no existe ropa imprescindible de viaje.

Ahora, hay algunas piezas de ropa que conviene llevar siempre, se vaya al país que se vaya. Entre ellas está algo impermeable (tipo chubasquero), un pijama (o algo específico para dormir), algo cómodo (si vas a usar mucho transporte público), un par de ‘algos normal’ (para usar en el día a día), y algo un poco arreglado (por si surge algún evento). Por algo arreglado no me refiero a llevar un vestido de noche y tacones de aguja, con un vestidito o una camiseta un poco mejor, vale.  

Además, siempre es interesante llevar un bañador y unas chanclas (nunca se sabe dónde va a haber una piscina o una ducha que no quieras pisar descalzo), y también algo de abrigo (como por ejemplo una de esas esas cazadoras tipo plumífero que se comprimen y no ocupan ni piensan casi nada). Gafas de sol, un pañuelo para el cuello y una gorra para cubrirte la cabeza también son elementos a tener en cuenta, así como la ropa interior y los calcetines que vayas a necesitar.

CONSEJO PARA HACER LA MALETA

Lleva una cantidad racional de ropa. Más de cinco camisetas, más de tres pantalones y más de dos sudaderas ya es demasiado para 7 días. Recuerda que menos es más. Ya, ya, pero, ¿y si me voy 30 días? Más adelante te cuento cómo hacer una maleta para 30 días, pero ahí va un avance para que nadie se ponga nervioso: en prácticamente todos los países del mundo existen lavadoras que los viajeros pueden usar durante el viajes. Luego lo vemos.

 

4.2. Qué calzado meter en la maleta

Al hacer la maleta acuérdate de meter el calzado en bolsas (para no manchar ni apestar la ropa) y aplastarlo correctamente. Puedes aplastar el calzado contra el fondo, en la parte superior de la maleta o en los laterales, lo importante es que encaje correctamente y eso es más fácil si pones las suelas contra la parte lisa de la maleta.

El calzado que más pese y abulte llévalo puesto para dejar más hueco para otros objetos. O al revés. Si estás pensando en comprar cosas en el destino, lleva en la maleta el calzado más pesado para después sacarlo y sustituir ese peso por los nuevos artículos comprados. Este último truco viene muy bien para meter menos cosas en la maleta a la ida, ¡porque no caben!

Ten en cuanta que al hacer una maleta es mucho más importante el calzado que la ropa. ¿Por qué? Porque es más fácil conseguir ropa decente (si es que te falta algo) que calzado decente (especialmente si necesitas un calzado específico tipo botas de nieve o de senderismo). Si no llevas el calzado adecuado a un viaje, si llevas unos zapatos que te hacen daño o que te mojan los pies, el viaje se puede convertir en un suplicio.

Para elegir el calzado que vas a meter en la maleta ten presente el clima y el tipo de actividades que vas a realizar durante el viaje. Pero viajes donde viajes procura llevar siempre unas chanclas (que te valgan para las duchas, para la playa y para ‘zapatillas de estar por casa’, para relajar los pies) y unos zapatos deportivos, a poder ser que no te cale. En función de si hace frío o calor, a esto puedes añadir unas sandalias o unas botitas más monas, pero siempre algo cómodo con lo que poder aguantar un día entero de aventuras y turisteo.

Nunca lleves unos zapatos nuevos a un viaje

Los zapatos tienen que estar usados para estar seguro de que no te van a hacer daño en el destino. En general, estrenar botas de montaña o zapato para caminar durante un viaje es un error. Si piensas hacer algo así, ¡no lo hagas! Compra tu calzado con tiempo y estrénalo bien en casa para asegurarte de que no te hace daño al caminar cuando estés de viaje. ¡No hay nada peor que tener ampollas en vacaciones!

¿Y qué pasa con los zapatos de tacón? Llévalos solo si los vas a necesitar, si sabes 100 por 100 que vas a usarlos. Yo por ejemplo siempre llevo zapatos de baile cuando viajo. Si sé seguro que voy a ir a bailar, llevo zapatos de baile de tacón, pero si no estoy segura, llevo otros zapatos de baile más planos, más ligeros y más estrujables (y más feos) para poderlos comprimir sin piedad a la hora de hacer la maleta. Lleve los zapatos que lleve, nunca llevo mis zapatos de baile favoritos por si en el transcurso del viaje se me estropean, se me pierden o me los roban. Llevo los zapatos que necesito.

CALZADO PARA VIAJAR

Neceser de viaje
Neceser de viaje

4.3. Productos de aseo de viaje

Para hacer bien una maleta los productos de aseo tienen que ocupar el mínimo espacio posible. Ayuda a liberar espacio en la maleta no llevarlos encerrados en un neceser rígido. Olvídate de maletines para los champús y los cosméticos si quieres aprovechar al máximo el espacio. Para eso es mejor usar un neceser bandito y moldeable.

A mi me encantan los neceseres desplegables con varios compartimentos y una perchita arriba que puedes colgar casi en cualquier baño del mundo. Pero tú usa el neceser que tu quieras siempre y cuando sigas la norma básica que estamos aplicando a esto de hacer maletas: menos es más y cuanto más ligero mejor.

Recuerda que tus productos de aseo cumplan las normativas (especialmente si vas a volar en avión) y de llevarlos en una parte accesible de la maleta (por si tienes que sacarlos sobre la marcha, por ejemplo, si viajas solo con equipaje de mano).

Un truco para hacer la maleta y que quepa todo es llevar muestras de gel, champú, colonia, etc. en vez de botes. En caso de que no tengas muestras, una solución es comprar estos productos en el destino, especialmente si vas a un destino barato. Así ni te pesarán ni te ocuparán espacio en la maleta.

Preparar un neceser es todo un mundo y merece no uno, sino dos artículos específicos. Si quieres saber cómo hacer un buen neceser, sigue leyendo cómo preparar un neceser de viaje y 12 consejos de belleza de viaje. ¡Suerte con ellos!

 

4.4. Botiquín de viaje

Al botiquín de viaje se le aplican los mismos consejos que al neceser de viaje: debe llevar lo justo y necesario, ser flexible y estar a mano por si hay que sacarlo en cualquier momento. Ojo también con las medicinas que llevas, si son muy específicas conviene que lleves también la receta.

¿Un truco para hacer un botiquín de viaje más pequeño y compacto? Quitar todas las cajas de los medicamentos aunque ojo con tirar prospectos importantes. Ante la duda, conserva los prospectos.  

Para saber cómo hacer un buen botiquín que no ocupe media maleta, lee consejos para preparar un buen botiquín de viaje y vacunas. Todo lo que tienes que saber sobre empacar y salud de viajes está en ese artículo.

 

4.5. Equipaje frágil, ¿se puede meter en la maleta?

En la categoría «equipaje frágil» caben muchos artículos. Algunos son necesarios, otros seguramente no. Los que no lo sean ya sabes, fuera de la maleta. Pero cierto es que muchos artículos de equipaje frágil no son prescindibles.

Frágiles son los móviles, las cámaras, los ordenadores y tablets, las botellas de vino, los cuadros, los objetos de cristal y un largo etcétera de cosas que puedes llevar y traer de otros países. Como norma general, nunca metas artículos de viaje frágiles (como teléfonos u ordenadores portátiles) en una maleta que vayas a facturar.

Para transportar la electrónica lo mejor es hacerlo en el equipaje de mano, cuanto más rodeada de amortiguadores (que pueden ser fundas, ropa, etc.) mejor. En mochilas, el mejor sitio para un ordenador o una tablet suele ser la parte de la espalda (porque ahí va protegido por nuestra espalda y el resto de la ropa), en maletas el centro de la maleta (porque va protegido por todo el resto de elementos de la maleta).

En el caso de que tengas que facturar algo frágil tipo una botella de vino asegúrate de envolverlo muy bien y colocarlo en la parte de la maleta que menos golpes vaya a recibir. En el caso del vino o de cualquier líquido (aceite, zumos, colonias, etc.) procura meter la botella o recipiente en una bolsa impermeable (vale una bolsa de plástico del supermercado) bien cerrada para que, en caso de fuga, el líquido no se fugue por toda tu ropa. No hay nada peor que aterrizar en un destino y descubrir que una de las botellas que llevabas partió y ahora, ¡toda tu ropa huele a vino!

Si puedes, evita el equipaje frágil al hacer la maleta. Y si algo tiene mucho valor para ti, asegúrate de protegerlo adecuadamente. Más vale prevenir que lamentar.

 

4.6. Documentación en la maleta, ¿sí o no?

A la hora de hacer la maleta, lleva siempre la documentación más importante (el pasaporte y tu principal tarjeta de crédito) contigo, a tu vera, en un lugar muy seguro y que tengas controlado en todo momento. Puede ser tu bolso de mano, tu bolsillo delantero (nunca el trasero), una de esas bolsitas de equipaje seguro que se llevan bajo la ropa, etc. Ese tipo de documentación nunca se factura.

Pero ojo, porque es importante que no lleves toda tu documentación junta. Así que si tienes pasaporte y documento nacional de identidad, el documento nacional de identidad si que podrías meterlo en la maleta para que, en caso de que te roben, no te roben las dos identificaciones.

Yo personalmente suelo llevar siempre conmigo una identificación y una tarjeta de crédito, y dejar otra identificación (generalmente el pasaporte) y otra tarjeta de crédito en el hotel. No facturo documentación, pero si la separo entre mi equipaje – bolsito personal y el equipaje de mano. Hasta día de hoy, ¡así me ha ido muy bien!

Para asegurarte de que nunca estás sin identificación, antes de empezar un viaje manda una foto de tu pasaporte a tu correo electrónico. Aunque no es algo «oficial», podría sacarte de un apuro llegado el momento.

Lista en pdf para preparar la maleta

 

4.7. Regalos y recuerdos

Si eres de los que gusta de comprar muchos regalos y recuerdos cuando van de viaje, es importante que dejes espacio para ellos en tu maleta. Aquí cada maestrillo tiene su librillo, pero lo importante es dejar espacio libre.

Mi truco a la hora de hacer la maleta para que me quede espacio para regalos y recuerdos es meter la ropa de abrigo y los zapatos que ocupen más en la maleta, pero llevar todo esto puesto a la vuelta. Así, el hueco que dejan estos artículos lo ocupan los regalitos y recuerdos.

Cómo preparar una maleta
Cómo preparar una maleta

5. Cómo hacer una maleta para 7 días, 15 días, un mes o más

Da igual para cuántos días tengas que hacer una maleta. Lo importante es que lleves las cosas que te hagan falta de verdad. Normalmente, con que lleves cosas pensando en 7 días es más que suficiente, vayas los días que te vayas. Recuerda que cuanto más peso lleves, más te vas a cansar cargándolo.

Ya, ya, pero, ¿y si me voy 15 días de viaje? Si te vas 15 días o más de viaje puedes lavar. Existen miles de lavanderías en el mundo, en los hoteles, en los campings, etc. Y, en el peor de lo casos, existen baños con lavabo en los que puedes hacer un apaño (por ejemplo, con calcetines o ropa interior).

Si te vas 15, 30 o más días no metas en la maleta 15, 30 o más bragas o calzoncillos, ¡lava! Es una guarrería ir por el mundo con tantas mudas sucias. ¿No te parece?

LAS MEJORES MALETAS Y MOCHILAS

Otra cosa que puedes hacer, sobre todo si eres de los que te gusta comprar ropa de recuerdo en los sitios, es llevar menos camisetas de las que necesitas porque sabes que en destino te vas a comprar más. O llevar camisetas viejas de las que te puedes ir deshaciendo por el camino. Pero, en general, lleva ropa que sepas que te gusta mucho y con la que te sientas cómodo, porque la vas a usar continuamente.

Lo mismo con el calzado, lleva calzado que te guste y con el que te sientas cómodo porque es el que vas a tener durante todo el viaje.

Si estás preparando una mochila para Asia no te preocupes mucho por la ropa. Gracias a sus bajos precios si te falta algo podrás comprarlo sin problema.

 

6. Tipos de maletas: cómo usarlas, ¡y protegerlas!

Ya hemos visto cómo hacer una maleta para ahorrar espacio llevando todo lo necesario. Espero que si has llegado hasta aquí te haya quedado claro que menos es más, que no por mucho meter en la maleta está mejor hecha, y que todo lo que metas en tu mochila o maleta tiene que tener una utilidad (de por si acasos nada, ¡qué no me entere yo!).

Ya casi sabes todo lo que se puede saber sobre cómo hacer la maleta para ahorrar espacio sin renunciar a nada. Por eso, las últimas consideraciones que vamos a hacer tienen que ver con el tipo de maleta que vamos a usar.

LAS MEJORES MALETAS Y MOCHILAS

 

6.1. Maletas de cabina (equipaje de mano)

A la hora de hacer una maleta de cabina ahorrando el máximo espacio, recuerda respetar las medidas establecidas por cada aerolínea en cuestión de equipaje de mano. Por lo general, ninguna aerolínea permite llevar más de 8 o 10 kilos de peso por equipaje de mano.

Mención a parte merece Ryanair que, en estos momentos, solo permite llevar como equipaje de mano un bolsito. Si quieres viajar con Ryanair y llevar una maleta de cabina normal, tienes que hacer un pago extra.

No obstante, aunque viajes solo con equipaje de mano siempre es interesante llevar un «pequeño kit de supervivencia» en tu bolsito. Ese «pequeño kit de superviviencia» se compone de una bolsita de aseo (cepillo de dientes, caja de lentillas… Solo lo que te sea vital) y una muda por si tu maleta se extravía. Ya está. Nada más. Así, si te pierden el equipaje, al menos podrás lavarte los dientes y tener el culete limpio y fresco el día siguiente.

Recuerda también llevar los objetos más valiosos (documentación, tarjetas de crédito, dinero, etc.) contigo y repartidos, pero nunca todos en la maleta juntos porque así son más fáciles de extraviar y/o robar. ¡Ojo los despistados en el aeropuerto y las estaciones que los robos son cada vez más sofisticados!

 

6.2. Maletas para facturar (equipaje facturado)

A la hora de hacer una maleta para facturar recuerda que hay un límite de peso. No olvides que menos es más, que no hay que meter en la maleta nada que no vayas a usar y, llegado a este punto, recuerda sobre todo que por cada kilo que lleves de más te van a cobrar.

Por encima de 20 kilos (suele ser 23, pero voy a darte margen para ahorrarte disgustos) suele tocar pagar un dinero. Si te pasas más de 32 kilos puede que consideren tu maleta «carga» y te hagan pagar todavía más. Así que controla el peso de lo que llevas.

Ojo con facturar cosas frágiles. Evítalo cuanto puedas y, si no puedes, asegúrate de envolver y colocar muy bien esos objetos frágiles. Usa papel de burbujas, toallas y ropa para amortiguar impactos. Emplea también bolsas de plástico para evitar posibles fugas.

Para que no te roben cosas de tu equipaje facturado procura ponerle un candado o una cinta, envolverlo en plástico en el aeropuerto, o ponerle una funda (que puedes comprar muy cuqui en Internet o fabricar tu mismo con una camiseta vieja que tengas por casa). Si quieren robarte te van a robar igual, pero aplicar medidas disuasorias cuesta muy poco o nada y seguramente ayude a que no le metan mano a tu equipaje.

Tamaños Equipaje de mano
Tamaños Equipaje de mano (Fuente: El Periódico)

 

Para facturar, mejor maleta blanda. Si viajas con maletas blandas y te las rajan para robarte, es más fácil de demostrar que si las maletas son rígidas. Si viajas con maletas blandas y las tiran de lo alto de un avión, es más difícil que se rompan o reviente que las maletas rígidas. Si viajas con maletas blandas y a la vuelta traes regalos y recuerdos, siempre es más fácil encajarlos adecuadamente entre la ropa que si llevas maletas rígidas. En general, si vas a facturar maletas, mejor que sean maletas blandas que rígidas.

 

Si has llegado hasta el final de este artículo, ¡gracias y enhorabuena! Ya sabes todo lo que se puede saber sobre cómo hacer una maleta en la que quepa todo. Recuerda que todas o casi todas estas recomendaciones se pueden aplicar a mochilas y que no es necesario que las apliques todas a la vez para hacer una buena maleta. Piensa, practica y aplica las que más te gusten.

Con todo, recuerda que lo importante es el viaje y no la maleta. Así que, ¿conclusión? Lleva lo que necesites para disfrutar del viaje y, ¡deja de agobiarte con la maleta!

 

💡Quizás también te interese más consejos sobre viajar solo