DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
Albergues
Albergues

Ventajas e inconvenientes de los hostels

Consejos y recomendaciones si vas a alojarte por primera vez en un hostel

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando...

Un hostel es un tipo de alojamiento pensado para que las personas que viajan solas puedan dormir barato y conocer a otros viajeros con los que compartir charlas, consejos y experiencias. El hostel tiene vocación low cost (sus precios e instalaciones ayudan a viajar sin gastar mucho dinero), social (pone fácil conocer a otras personas y casi imposible sentirse solo durante un viaje) y de servicio (sus recepcionistas suelen dar buenas recomendaciones sobre qué ver, dónde comer, etc.). Para las mujeres que viajamos solas, ¡los hostels son fantásticos! 

Hostels y hostales se parecen en que los dos son un tipo de alojamiento económico. Se diferencian principalmente en la forma de alojarse y en la existencia de espacios comunes: en los hostels lo normal es compartir habitación y tener acceso a unos baños, cocina y salón de ocio; mientras que en los hostales lo normal es tener una habitación privada, con o sin baño dentro, y es raro que haya acceso a cocina, aunque puede ser que haya algún salón de ocio, restaurante o cafetería. Cuando haces una reserva en un hostel, sueles reservar una cama en una habitación compartida; mientras que cuando reservas en un hostal, estás reservando una habitación privada que no tienes que compartir con nadie.

Como en España no hay tradición fuerte de hostels, se ha tendido a asociar hostels con albergues. Y aunque en España hay albergues fantásticos (basta con echar un ojo a la Red Española de Albergues Juveniles), muchos carecen de esa vocación social que si que suelen tener los hostels. Por eso no debe traducirse hostel como albergue (aunque ambos compartan algunas características), y por eso un hostel es un hostel en Vietnam, en Londres y en Madrid, y no tiene traducción exacta en castellano.

Los hostels son más baratos porque tienes que compartir habitación. Pero no te equivoques. No pienses que por ser baratos los hostels son una cosa descuidada o solo para gente joven. Hay casi tantos tipos de hostels como personas que viajan. Encontrarás de todo en la viña del señor: desde hostels inmaculados con instalaciones impecables, hasta hostels mugrientos que no han visto una escoba en su vida; desde hostels que organizan actividades y fiestas gratuitas para que sus huéspedes se conozcan, hasta hosteles tranquilos con salones y terrazas para descansar tras un largo día de turisteo.

Esta es la teoría sobre qué es y qué no es un hostel. Pero, como siempre, una cosa es la teoría y otra su aplicación. Para que puedas decidir si te apetece o no te apetece dormir en un hostel cuando vayas de viaje, en el Viaje de mi Vida analizo las ventajas e inconvenientes de los hostels, te doy mi opinión al respecto, y te cuento cómo sacarles el máximo partido (porque yo misma en su día trabajé en un hostel como recepcionista). ¡Empezamos! 

💡Quizás también te interese más Consejos sobre Alojamiento

1. Precio: ¿Cuánto cuesta dormir en un hostel?

Ventajas: Reservar una cama en un hostel es barato, esta es la principal ventaja y reclamo de un hostel. Si no te importa compartir habitación y baño mientras viajas, el hostel es probablemente tu mejor opción calidad-precio.

Desventajas: Las habitaciones privadas de los hostels no son necesariamente más baratas que las de los hostales y hoteles. Si viajas en pareja y no quieres compartir habitación, probablemente tu mejor opción calidad-precio sea un hostal y no un hostel (o, depende en qué país, ¡incluso un hotel!)

Conclusión: Si viajas solo y buscas la opción más barata y social, reserva en un hostel seguro; si viajas en compañía y buscas la opción más barata, reserva en un hostel también; si viajas acompañada y quieres una habitación privada, compara hostels con hostales y hoteles antes de reservar porque a veces es más caro reservar una habitación privada en un hostel que en un hostal o un hotel.

Qué es mejor, ¿un buen hostel o un mal hotel?

Yo lo tengo claro: un buen hostel es mejor que un mal hotel. Y es que ojo con los hostels, porque han evolucionado mucho en los últimos tiempos. De hecho, existe un tipo de alojamiento llamado hostel boutique que ofrece instalaciones y servicios dignos de un buen hotel sin perder el carácter social y los espacios comunes para conocer gente del hostel. Por desgracia, los precios también se parecen más a los de un hotel que a los de un hostel, ¡qué pena que todo no se pueda tener!

 

2. Ubicación: ¿Dónde están los hostels?

Ventajas: Los hostels suelen estar ubicados en el centro de las ciudades. Estar en el centro suele significa tener una buena situación en el mapa y acceso rápido a los servicios (aunque no necesariamente).

Desventajas: Estar en el centro puede significar estar en una zona de contaminación o ruidos, tanto de día como de noche, o que el estado de conservación del edificio en el que se encuentra ell hostel no sea el mejor (aunque tampoco necesariamente).

Conclusión: a la hora de reservar un hostel (o cualquier tipo de alojamiento), lo importante no es saber si está o no en el centro de la ciudad, sino cómo es la zona en la que está ubicado: si es segura (de día y de noche), si está bien situada (para visitar las atracciones caminando, en transporte público, etc.) y si tiene los servicios que tú necesitas (restaurantes, supermercados, lavandería, aparcamiento, etc.). La forma más fácil y rápida para saber si un hostel está ubicado bien o mal es consultar los mapas y, sobre todo, las opiniones de los usuarios de las plataformas de reserva y reseñas de alojamiento (como Booking, Hostel World, AirBnB, Google Maps o Tripadvisor). Esta opiniones suelen estar muy actualizadas, y son la mejor fuente de información para saber si un hostel está ubicado en una buena zona o no.

Hostel Free Bird en Dubrovnik
Hostel Free Bird en Dubrovnik

3. Limpieza: ¿Los hostel están limpios?

Si te hospedas en un buen hostel, la limpieza no debería ser un problema. Pero ten en cuenta que la limpieza de  un hostel no solo depende del hostel y sus empleados, también depende de sus huéspedes. Si el hostel hace bien su trabajo, el alojamiento tenderá a estar limpio a pesar de los posibles guarros que lo puedan ocupar. Pero más o menos limpio, una cosa puedes tener segura: como en los  hostels vas a compartir habitación y espacios (baños, cocina, etc.), nunca encontrarás la habitación ni los espacios comunes como los dejaste (que no tiene por qué ser necesariamente malo, igual cuando vuelves ha pasado el personal de la limpieza o han ventilado y está mejor de lo que lo dejaste).

Pero las cosas como son: si te hospedas en un hostel que ves que tiene malas críticas respecto al tema limpieza, los otros huéspedes son unos cerdos, o eres muy escrupulosa con el tema de la limpieza (escrupulosa en plan maniática) podrías verte en situaciones desagradables.

Antes de reservar en un hostel, lee las opiniones de usuarios anteriores con cuidado. Lee cuantas más opiniones mejor, y pon atención a lo que dicen en y entre líneas (hay personas que formulan quejas injustificadas, pero hay otras -la mayoría- que aportan información muy valiosa para los futuros usuarios). Si puedes, nunca te hospedes en un alojamiento que tenga menos de un siete de nota media. Yo, si puedo, siempre elijo alojamientos con una nota media de 8 o más 😉

 

4. Camas y literas: ¿Cómo son las camas de un hostel?

Dependiendo del hostel dormirás en camas normales (cama normal de toda la vida, sin nadie arriba ni abajo) o camas en literas (donde otra persona duerme encima o debajo de ti). Como en las habitaciones comunes de los hostels es más normal encontrar camas en literas que camas normales, te explico las ventajas y desventajas que yo le veo a dormir en literas:

Ventajas: si nunca dormiste en una litera, es una experiencia diferente. ¡Rejuvenecerás un par de años y recordarás los tiempos del campamento!

Desventajas: siempre habrá alguien encima o debajo tuyo y no sabes cómo es la persona (salvo que ya viajes con alguien y que os asignen una litera por pareja, que es la tendencia si al hacer la reserva reservas dos camas y no una). Esa persona puede ser educadísima (hasta el punto de que sepas si está o no), o un completo desastre y se pase el día y la noche molestando (subiendo y bajando, moviéndose y haciendo ruidos, con la luz encendida, etc.). ¡Suerte en la tómbola de los compañeros de litera!

Recomendación: A mí me gusta más dormir en la cama de abajo de la litera que en la de arriba. ¿Por qué? Porque es más fácil subir (la cama ya está abajo, no tienes que subir ni bajar escaleras), suele tener más privacidad (muchas camas de abajo tienen cortinas o puedes hacerte tu unas ‘cortinas’ con toallas o ropa para tener tu rinconcito particular sin miradas ajenas), mejor acceso a los enchufes (que suelen estar más cerca del suelo que del techo) y molesta menos la luz (porque la cama de arriba te protege de una posible luz superior).

Conclusión: si no quieres dormir en una litera, no te alojes en un hostel o asegúrate de que la habitación del hostel en la que te vas a alojar tiene camas normales y no literas. Si puedes, duerme en la litera de abajo porque tendrás un plus de comodidad y privacidad. Si quieres dormir en la litera de abajo, díselo al hostel cuando hagas tu reserva a través de un comentario. Pero díselo amablemente porque, salvo que te cobre un extra por reservar la litera de abajo, no tienen ninguna obligación de asignarte una litera de abajo. De hecho, quizá no pueden hacerlo por alguna razón logística. Recuerda que si eres amable y la recepcionista del hostel es buena gente, si está en su mano tenerte contenta, te tendrá contenta (y esto lo digo como exrecepcionista de hostel). Pero no te pongas borde ni pesado, recuerda que estás pidiendo un favor (y esto también lo digo como exrecepcionista de hostel, que las personas podemos llegar a ser muy egoístas y muy, muy pesadas). Sé amable, si no lo haces por los demás, hazlo por ti. ¡Conseguirás muchas más cosas siendo amable!

Los colchones de las camas de los hostels no son ni mejores ni peores que los de un hostal o un hotel humilde, su estado y comodidad dependen de la conservación del hostel.

 

5. Ropa de cama: ¿Están limpias las sábanas en los hostels?

Generalmente, cuando llegas a un hostel te dan unas sábanas y una manta o edredón para que tú misma las pongas en tu cama. Así que lo normal es que sí, que las sábanas del hostel estén tan limpias como salidas de la lavadora (¡a veces están hasta planchadas!). Pero, ¿qué ventajas y desventajas tiene que te den las sábanas al entrar al hostel?

Ventajas: No tienes que llevar sacos de dormir ni sábanas de casa (es más, en muchos hostels está totalmente prohibido usar sacos de dormir y sábanos propios por motivos de higiene). Al poner las sábanas, puedes ver claramente si están o no lavadas. Al dar sábanas limpias a todos los huéspedes, el hostel se asegura que hay un cierto grado de limpieza tanto en las sábanas como en las mantas y colchones, y que nadie mete chinches del exterior.  

Inconvenientes: Normalmente, tienes que hacerte tú la cama y deshacerla el último día cuando dejas la habitación.

Conclusión: Las sabanas limpias son bien, aunque te tengas que hacer la cama. Ya ves tú qué drama :p

Además de sábanas, en casi todos los hostels te dan una manta o un edredón (depende del clima del país al que viajes). Si la ropa de cama no te resulta suficiente y tienes frío, pide más en recepción. Si tienen de más, no tendrán problema sin prestarte una (casi seguro sin un coste extra). Pero recuerda, pídelo amablemente porque te están haciendo un favor, y si te dicen que no tienen no montes un cisco. Recuerda que estás pidiendo un extra que no tienen obligación de concederte.

 

6. Toallas: ¿Alquilo una toalla en el hostel o me la llevo de casa?

Casi todos los hostels suelen tener servicio de toallas, pero no suele estar incluido en el precio. ¿Qué ventajas y desventajas tiene utilizar las toallas de los hostels?

Ventajas: No tienes que cargar con tus propias toallas, ni pasearlas mojadas de hostel en hostel mientras viajas.

Desventajas: Supone un gasto extra, no sabes como son exáctamente esas toallas (¿qué tamaño tienen? ¿Son de manos? ¿Son de cuerpo entero?), y si no te has asegurada de que en ese hostel alquilan toallas, puede que llegues, ¡y no tengas toallas!

Conclusión: Para ahorrarme sorpresas, yo prefiero llevarme al menos una toalla propia. Con lo baratas y ligeras que las hay ahora, preferirnos curarnos en salud que y llegar a un hostel y encontrarnos una toalla que no nos gusta. Si luego por lo que sea nos apetece alquilar una toalla, siempre estamos a tiempo. 

Baños compartidos en el hostel Cubik Bangkok
Los baños compartidos del hostel Cubik Bangkok

7. Instalaciones: Zonas comunes en los hostels (cocinas, baños, salas, etc.)

Ventajas: incluido en el precio de la habitación tienes derecho a utilizar todas o casi todas las zonas comunes de los hostels. Estas zonas comunes dependen del hostel y van desde cocinas totalmente equipadas a baños y duchas, pasando por salas de recreo con sus juegos de mesa, su biblioteca, su televisión, saunas, etc. Los hostels pueden tener terrazas y azoteas para disfrute de los huéspedes que, además de poder estar en estos espacios, pueden aprovecharlos para conocer a otros huéspedes y compartir información, experiencias o lo que surja.

Con frecuencia los hostels organizan actividades en sus instalaciones y zonas comunes para propiciar que sus huéspedes se conozcan y no se aburran. Estas actividades van desde partidas de Trivial hasta juegos para beber, pero también pueden ser visitas gratuitas a algún punto de interés, cenas gratis (que suelen ser macarrones con tomate para todos un día determinado), fiestas, o cualquier otra cosa que se le ocurra al hostel. Si te apetece socializar, ¡aprovéchalas! Pero si no te apetece socializar, no te preocupes. No tienes porqué apuntarte. Un hostel no es un campamento, las actividades no son obligatorias y a nadie le va a parecer mal que no te apuntes, puedes hacer lo que te apetezca.

Desventajas: Estas zonas comunes hay que compartirlas con el resto de huéspedes, que pueden ser muy limpios y agradables, o muy sucios y maleducados (o una mezcla de todas a la vez, ¡la gente sorprende mucho!). Asimismo, al tener que compartir, puede que tengas que esperar para hacer uso de los servicios (como la cocina, los baños, o un juego de mesa determinado) o que no estén como a ti te gustaría que estuvieran justo cuando te toca usarlos.

Conclusión: Las instalaciones de los hostels pueden ser un lugar maravilloso que te permiten disfrutar y aprovechar tu tiempo y tu dinero al máximo en un destino, sola o con otras personas. Ahora, si no eres sociables, no tienes paciencia y no te gusta compartir, probablemente no te entusiasmen las zonas comunes de los hostels. Si además eres muy maniática respecto al orden, los ruidos y la limpieza de cocinas, baños, etc. Probablemente odies las zonas comunes de los hostels.

Nota de la autora: Yo valoro mucho las zonas comunes de los hostels. Si veo que un hostel tiene una terraza increíble, una buena cocina, una sauna o una jacuzzi además de buenas críticas, para mi es más importante que la habitación. Pero eso es una cuestión de prioridades. Ten claras las tuyas y, en función de eso, decide dónde te quieres hospedar 😉

 

8. Seguridad: ¿Son seguros los hostels? Robos y ataques físicos

En los hostels, como en los hostales y hoteles, la seguridad depende de la ubicación, del personal y el resto de huéspedes. Sobre las ventajas y desventajas desde el punto de vista de la seguridad, los robos y los posibles ataques físicos que puedes sufrir en un hostel, yo veo lo siguiente:

Ventajas: Por un lado, cuando compartes una habitación en un hostel lo normal es que haya unas taquillas que puedes usar con un candado propio del que tú solo tienes la llave para dejar tus objetos de valor. Pero aunque esto es lo normal, no tiene porqué haberlas. Infórmate bien antes de reservar una habitación u otra. Por el otro, si alguien entra a la habitación por la noche e intenta violarte -cosa muy improbable, tanto en un hostel como en cualquier hostal u hotel-, será mucho más difícil que pueda hacerlo. Al no estar ni dormir sola en la habitación, siempre habrá alguien a quien pedir ayudar en caso de necesitarla.

NOTA DE LA AUTORA: Que no entiendas mal. La posibilidad de que te violen por viajar sola es altamente improbable, igual que la posibilidad de que te violen mientras duermes en un hostel, en un hostal o en un hotel. Pero en ciertos destinos la posibilidad existe y, aunque seguro que no te va a ocurrir, no está de más valorar las posibles formas de protegerse al respecto.

Desventajas: Si estás en una habitación compartida, no puedes evitar al 100 por 100 que el personal del hostel u otros huéspedes puedan robarte alguna de las cosas que no tengas bajo llave. Pero aunque en un hostal o hotel no compartes habitación también hay personal que entra y sale de tu cuarto y que puede robarte. Asimismo, si estás viajando solo y reservas una habitación privada, en el caso de que alguien quiera entrar a violarte -cosa que seguro que no pasa, no te preocupes-, será mucho más difícil que venga alguien a ayudarte. 

ConclusiónMuchos hostels son tan seguros como cualquier hostal u hotel. Si utilizas las taquillas, no deberías tener ningún problema de robos. La posibilidad de que te violen no es menor ni mayor que en un hostal u hotel (subrayando de nuevo que es altísimamente improbable que eso te ocurra), pero en el caso de que pase (que no va a pasar), es más fácil que te ayuden en la habitación compartida de un hostel que en la habitación privada de un hostal.

 

9. Recepción: ¡Esa gran fuente de información!

Ventajas: En las recepciones o salas comunes de los hostels suele haber muchísima información sobre qué ver y qué hacer en el destino. Decimos suele haber porque no tiene porqué haberla, y porque la calidad de la información depende del hostel. Hay hostels que tienen panfletos turísticos random que no aportan mucho, y hay hostels que tienen guías y servicios muy trabajados para los huéspedes. Es bastante habitual encontrar también la guía Lonely Planet u otras guías del país en la sala común. Además, los trabajadores del hostel pueden darte muy buenos consejos sobre qué hacer, qué ver, qué comer, por donde salir de fiesta, etc.  Al fin y al cabo, ellos viven allí. Su información es totalmente local, y ya sabemos que la gente local es la que mejor conoce los sitios de su ciudad (sobre todo los mejores sitios para comer y beber de una ciudad).

Inconvenientes: En algunos países los hostels (como los hostales y los hosteles) venden excursiones por las que cobran comisión. En ese caso, podría intentar venderte una excursión, sea o no interesante. Antes de comprar una excursión al hostel (especialmente en algunos países que tienden a encasquetarte cosas y sacarte el dinero por que sí) comprueba precios y opiniones al respecto sobre esa excrusión si puedes, o sobre alguna similar (en Tripadvisor, en Google Maps, en Civitatis, etc.). Si te interesa, crees que lo que te ofrece el hostel es justo y te tratan bien, claro que sí, ¡cómprasela a ellos!  Asimismo, el recepcionista puede ser muy simpático o no, tener tiempo para atenderte ‘turisticamente hablando’ o estar de cháchara contigo o no, depende de la persona y la situación.

NOTA DE LA AUTORA: Esto lo digo como viajera y, sobre todo, como persona que en su día trabajó en la recepción de un hostel. Una recepción de un hostel no es una oficina turística. Seguro que el recepcionista del hostel está encantado de atenderte, pero su trabajo no es hacerte un planning de actividades en la ciudad. El recepcionista gestiona reservas, da la bienvenida, informa de las condiciones del hostel, da sábanas, toallas, tickets de desayuno… Y luego, si puede, encantado de la vida te aconseja sobre qué ver y qué hacer o lo que surja. No aturulles ni exijas a los recepcionistas de los hostels que te solucionen la vida, porque si pueden lo harán, pero si no pueden, no pueden. ¡Son recepcionistas no magos!

Conclusión: Si estás en un buen hostel, en la recepción del hostel podrás encontrar muy buenas recomendaciones, sobre todo sobre cómo hacer las cosas, dónde comer, bares chulos para tomar algo, etc. Pero la recepción de un hostel no es una oficina turística. No le exijas que lo sea, está fuera de lugar.

Desayuno irlandés Dublín
Desayuno irlandés en Durban House

10. Desayuno: ¿Cómo es el desayuno de un hostel?

Ventajas: Hay desayuno. Podrás desayunar sin tener que salir del hostel. De hecho, podrás desayunar en pijama y sentirte en el hostel como en casa.

Desventajas: Aunque algunos desayunos de hostel están superbien, ningún desayuno de hostel es el buffet de un hotel de cinco estrellas.

Conclusión: Sea como sea, el desayuno del hostel siempre ahorra tiempo y, normalmente, dinero (si viene incluido en el precio, otra cosa es que te pidan que pagues a parte. Ahí puede o no que aprovechen para clavarte). Pero a la hora de desayunar en el hostel es importante tener unas expectativas realistas ya que su calidad irá ligada al precio que hayas pagado por hospedarte. Yo nunca digo que no a un desayuno de hostel donde, por cierto, hemos tenido más buenas experiencias que malas. Si te quedas con hambre, ¡siempre puedes desayunar por segunda vez en otro sitio!

 

¿Sirven comida los hostels?

Depende del hostel. Alguno sí, otros no; y en algunos la comida está muy rica, y en otros no. Tengan o no servicio de comidas (que no es habitual, si esperar un ‘servicio de habitaciones’ un un hostel es que no estás entiendo nada de este artículo), los hostels suelen tener cocina (¡aunque no siempre!) para que tu cocines lo que quieras. La cocina suele abrir por la mañana y cerrar por la noche (para no perturbar el sueño de la gente). Aunque el hostel tenga servicio de limpieza suele pedir a los huéspedes que la limpien después de usar (porque no va a haber un operario de limpieza para limpiar cada vez que un huesped quiera comer). Asimismo, en muchos hostels hay cajas, estanterías y cajones con ‘comida gratis’ que puedes usar libremente. Si los hay estará indicado, no significa que toda la comida que encuentres por la cocina de un hostel sea gratis. Al revés, si no está claramente indicado, asume que esa comida tiene dueño, ¡si te la comes estarás robándole a alguien! Con todo, sobre comidas y cocinas en hosteles no hay nada escrito. Infórmate antes de reservar.

USA Hostel
USA Hostel en San Francisco

11. Huéspedes: El hostel es apto para todo tipo de viajeros

Ventajas: Si viajas solo y quieres encontrar compañeros de viaje y/o amigos, ¡un hostel es el lugar perfecto! Para charlar un rato, para compartir experiencias, para organizar excursiones o para salir de fiesta… Si buscas compañía, es casi imposible que no la encuentres en un hostel. Eso sí, tienes que ser un poco sociable y, sobre todo, tienes que ser muy tolerante con los demás. Un hostel va de compartir y de saber convivir, ¡con quien sea!

Desventajas: Como en un hostel hay todo tipo de huéspedes, encontrarás huéspedes que te gusten y huéspedes que no. Puede ser que te toque alguien que ronca, que haga ruido, que sea un pesado, que huela mal, que se pase el día en el baño, que hable a voces, que no apague nunca la luz, etc. Si eres muy maniático, no sabes decir que no, o necesitas mucha intimidad, probablemente un hostel no te va a gustar.

¿Hay hostels para niños o para familias?

Seguro que alguno hay, pero no es lo habitual. Al contrario. Muchos hostels no admiten niños en los dormitorios. Si ignoras esta regla al hacer tu reserva y te plantas con un niño en un hostel que no los admite puede que te obliguen a cambiar tu reserva a un habitación particular (más cara y si es que admiten niños ahí, que igual no) o que directamente no te dejen hospedarte en el hostel. Para viajar con niños hay opciones mejores que los hostels como campings, hostales, hoteles, etc.

Conclusión: Como dijimos al principio, aunque en origen los hostels están pensados para personas que viajan solas y no quieren gastarse un pastizal en el alojamiento, en ellos encontrarás todo tipo de viajeros, de todos los sexos y edades (¡los hostels no son solo para jóvenes!). Desde amigas que se han ido de fin de semana, hasta trotamundos independientes que viven con la casa a cuestas, desde señores mayores que se encuentran por trabajo en la ciudad, hasta mujeres que están allí haciendo un curso de formación en lo que sea. Seas como seas, puedes dormir en un hostel. Nadie te lo va a impedir y puedes estar perfectamente integrado. O no. Depende del hostel, depende de los huéspedes y depende de ti. Pero si no pruebas nunca lo sabrás 😉

¿Es mejor quedarse en un hostel que hacer Couchsurfing?

Preguntar si es mejor un hostel que Couchsurfing (o que un Airbnb, o un motel, o una pensión o que cualquier otro tipo de alojamiento) es como preguntar si es mejor el kalimotxo o el gintonic. Depende. Depende del momento, de tu gusto y del presupuesto, del vino o la ginebra con el que lo vayas a hacer, y del lugar donde lo vayas a tomar. Quedarse en un hostel (u otro tipo de alojamiento) o hacer Couchsurfing no es comparable, pero para que puedas elegir entre una y otra experiencia, aquí te cuento todo lo que tienes que saber sobre Couchsurfing con sus ventajas, inconvenientes y nuestras opiniones. ¡Tú decides!

 

💡Quizás también te interese más consejos sobre viajar solo

 

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!