DESCUENTOS Y TIENDA PARA EL VIAJERO
Couchsurfing
Couchsurfing

¿Qué significa y cómo funciona Couchsurfing?

Descubre la red social de viajeros desarrollada a partir de la hospitalidad

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 4,67 de 5)
Cargando…
Última actualización:

Couchsurfing es una comunidad de personas a las que les gusta viajar dispuestas a ayudar a otras personas cuando están de visita en su país. Así de fácil, de compleja y de bonita es la esencia de esta red social de viajeros y viajeras desarrollada a partir del concepto hospitalidad.

Con más de 14 millones de usuarios en 200.000 ciudades, Couchsurfing es una forma de conseguir alojamiento gratis en cualquier lugar del mundo. Pero también, y mucho más importante, es la oportunidad de compartir experiencias, de enriquecerse culturalmente, de aprender, de hacer nuevos amigos, y de acceder a un destino a través de los ojos de un local.

Si quieres saber más sobre qué es y  cómo funciona Couchsurfing, que ventajas e inconvenientes tiene, y cómo puedes formar parte de esta red hospitalaria mundial sigue leyendo, porque eso es exactamente lo que en este artículo vamos a explicar.

💡Quizás también te interese más Consejos sobre Alojamiento

1. Qué significa Couchsurfing

Literalmente, Couchsurfing significa “hacer surf o surfear en el sofá”. Couch significa sofá (no cofundir couch con coach que significa entrenador) y surfing surfeando. La expresión hacer surf o surfear en el sofá de otra persona es una forma poética y divertida de decir estar, quedarse o dormir en el hogar de otro. 

¿Sabías que un e-mail a un grupo de estudiantes en Islandia dio lugar a la idea de que gente de todo el mundo podría querer compartir sus hogares con desconocidos o “amigos que aún no has conocido”? Así lo cuentan los fundadores de Couchsurfing en su web

Pero no hace falta tener sofá, ni siquiera alojarse en casa de otro ni alojar tu a otro en tu casa para formar parte de Couchsurfing. Existen diferentes formas de participar en esta red de viajeros para viajeros. ¿Listo para ver como funciona y cómo puedes utilizar Couchsurfing?

Cómo funciona Couchsurfing

2. Cómo funciona Couchsurfing

Para entendernos rápido, vamos a decir que puedes utilizar Couchsurfing de cuatro formas diferentes: como anfitrión o host, como invitado o guest, como amigo / guía local, y como parte de la comunidad Couchsurfing de tu pueblo o ciudad.

 

2.1. Anfitriones o hosts (o alojar gente EN TU CASA)

Los anfitriones o hosts de Couchsurfing son las personas que ofrecen alojamiento de forma gratuita en su sofá, salón, cama, suelo, cuarto de invitados, etc. en un pueblo o ciudad determinada. Esta es la opción que tienes que escoger si quieres recibir gente en tu casa.

 

2.2. Invitado o guest (DORMIR GRATIS en casa de gente)

Los invitados o guests de Couchsurfing son las personas que buscan alojamiento y se quedan gratuitamente en casa de los anfitriones o hosts. Son los turistas, los viajeros. Esta es la opción que tienes que escoger si quieres dormir en casa de otra gente.

 

2.3. Amigo / guía local (no requiere hospedar a nadie en casa)

Para entendernos, llamamos amigos y/o guías locales de Couchsurfing a aquellas personas que no quieren alojar gente en su casa (porque no tienen espacio, porque no tienen tiempo, porque no les da la gana, o por lo que sea), pero quieren ayudar y conocer a viajeros que lleguen a su ciudad. Esta es la opción que tienes que escoger si te apetece enseñarle a alguien tu ciudad, ir a tomar algo, contarle cosas de tu lugar, o ayudar de cualquier otra manera que se te ocurra.

 

2.4. Como parte de la comunidad (quedadas, fiestas, eventos…)

Las quedadas Couchsurfing son eventos, normalmente abiertos a todo el mundo, en el que viajeros y locales pueden encontrarse para compartir experiencias y organizar actividades. Van desde quedas en grupo para practicar idiomas hasta quiz nights, fiestas, excursiones…  Lo que sea. Esta es la opción que tienes que escoger si te apetece conocer gente nueva en tu ciudad y/o de tu ciudad. ¡Es una forma excelente de hacer nuevos amigos y ampliar tu círculo de contactos sin moverte de tu casa!

 

3. Cómo registrarse en Couchsurfing

No es necesario que elijas una modalidad de participación específica (host, guest, etc.) para participar en Couchsuring, con un mismo perfil puedes utilizarlas todas. Lo que si que tendrás que hacer es registrarte en su web y crear un perfil, una ficha sobre ti, introduciendo los datos que te indique la página de Couchsurfing. Cuanto más exhaustivo sea este perfil más confianza darás al resto de la comunidad y más posibilidades de encontrar huéspedes y anfitriones afines a tus gustos, intereses y necesidades tendrás.

 

¿Hay que pagar por usar Couchsurfing?

No. Puedes usar Couchsurfing de forma gratuita. Como explicamos anteriormente, solo tienes que pagar si quieres tener un “verified profile”. Pero tengas o no tengas un “verified profile” puedes alojar, alojarte y quedar con gente de Couchsurfing.

 

¿Es necesario tener un “verified profile” para poder usar los servicios de la plataforma?

No. No es necesario aunque, evidentemente, es mucho mejor hospedarse y hospedar a personas con “verified profile” porque eso significa que Couchsurfing garantiza la identidad de esa personas. Entonces, si es mejor tener un “verified profile”, ¿por qué no lo tiene todo el mundo? Porque para tener un “verified profile” hay que pagar 56 euros. 

A parte de con la verificación del “verified profile”, hay otras formas de hacerte a la idea de la fiabilidad de una persona y de si quieres hospedarla u hospedarte con ella. Esas formas son:

  • Tener un perfil muy completo (que tenga mucha información)
  • Cuando te mande un mensaje sea un mensaje personalizado (que veas claramente que se ha leído tu perfil)
  • Que tenga buenas opiniones (tras cada experiencia Couchsurfing tanto huésped como anfitrión pueden dejarse una valoración tipo Tripadvisor).

Couchsurfing fue fundada sin ánimo de grupo en 2004, se transformó en una plataforma con animo de lucro en 2011, y en 2012 recibió una inversión de 15 millones de dólares. En la actualidad, Couchsurfing tiene un capital social de, ¡22,6 millones de dólares!

Cifras de Couchsurfing

4. Consejos para utilizar Couchsurfing

Sobre Couchsurfing se han dicho muchas cosas. Algunas buenas, otras no tanto. Para muchos la principal preocupación a la hora de participar en esta red es la seguridad. ¿Es seguro Couchsurfing? ¿Qué gente va a venir a mi casa? ¿Qué derechos tengo si me quedo en casa de otro?

Vamos a intentar responder estas preguntas, pero también a darte consejos y recomendaciones para sacar el máximo partido a tu experiencia en Couchsurfing.

 

4.1. No te sientas obligado a hospedar ni a nadie

Que seas un anfitrión no significa que tengas que decir que sí a las solicitudes de estancia que recibas. Como anfitrión tienes el poder de filtrar a los huéspedes. Tú decides quién, cómo, dónde y por qué. Como huéspedes podrás seleccionar con qué tipo de anfitrión quieres quedarte, y luego esperar a que este quiera alojarte o no. 

Personalmente, yo siempre rechazo invitaciones de perfiles incompletos, personas o grupos de personas de veo claramente que solo están interesados en alojamiento gratis, y a cualquiera que por cualquiera razón no me de una buena sensación.

 

4.2. Lee bien los perfiles y solicitudes que te envíen

Como decíamos más arriba, todos los usuarios de Couchsurfing tienen que rellenar un perfil. Pero además, cuando un usuario quiere interactuar con otro es necesario que le envíe una solicitud. En esta solicitud se envía los detalles de la posible interacción: Fechas de la estancia, horas de llegada y salida, cómo y por qué viaja esa persona a ese lugar, por qué te manda a ti la solicitud y no a otra persona, etc. A partir de esa solicitud, tú decides si quieres o no relacionarte con esa persona.

También puede darse el caso opuesto: que tú busques alojamiento o quedar con alguien para que te enseñe su ciudad, tomar algo, etc. En ese caso esfuérzate en escribir una buena solicitud en la que demuestres que tienes algo que aportarle a ese anfitrión que está a punto de brindarte parte de su espacio y su tiempo.

A través de estos mensajes / solicitudes, podrás escribirte con otros couchsurfers para resolver dudas y llegar a un acuerdo de cómo vais a hacer las cosas si al final decidís hacerlas. ¡Recuerda que no estás obligado a nada! 

 

4.3. Comprueba las referencias de cada solicitud

En Couchsurfing todos los usuarios son puntuados por todos los usuarios. Cada anfitrión que te ha recibido, cada huésped al que hayas acogido, o cada persona con la que hayas quedado a tomar algo puede dejar una opinión sobre ti y viceversa. Estas opiniones o referencias pueden ser de tres tipos: de surfers o huéspedes (personas que se han quedado en tu casa o que han visitado tu ciudad), de hosts (personas que te han alojado), y personales (de amigos personales, normales).

Como hay que rellenar bastantes datos para escribir una referencia, la posibilidad de que las referencias sean inventadas son bastante bajas. De ahí que estas referencias sean uno de los factores más importantes a tener en cuenta a la hora de aceptar o rechazar interacciones con huéspedes. A mayor número de opiniones de huéspedes y de hosts, mayor fiabilidad del perfil. 

Personalmente, yo nunca acepto ni mando solicitudes a perfiles que no tienen referencias ni de surfers ni de hosts. También me fijo mucho en la fecha de creación del perfil en cuestión: cuanto más antiguo sea, mejor.

 

4.4. Deja claro lo que esperas de la otra persona

Da igual que seas un anfitrión o un huesped, Couchsurfing es libre y el grado de implicación e interacción depende de ti y de las personas con las que interactúes. Por eso es importante dejar claro qué se espera y qué no se espera, así como que se pretende aportar y qué no. Si haces esto, evitarás posibles situaciones incómodas que puedan surgir.

Alojes o te alojen, recuerda que no tienes que estar obligatoriamente 24 horas con tus couchsurfers.  En Couchsurfing puede pasar de todo: desde que te den unas llaves para que entres y salgas de casa (que no tienen por qué, recuerda que no estás en un hotel), ¡hasta que acabes de copas con tu anfitrión! Lo mejor que puedes hacer es tener la mente abierta, extremar la educación y ser flexible.

 

4.5. Lleva un detalle de agradecimiento

Aunque no es es obligatorio, si te vas a hospedar en casa de alguien no está demás que le lleves algún detallito a esa persona. Ese pequeño regalo es una forma de dar las gracias y de acercarle algo a tu cultura a tu anfitrión. O, si no quieres llevar un regalo material, siempre puedes hacer otro tipo de detalle como preparar tu un día la cena (si te da permiso para utilizar la cocina) o invitarle a hacer algo (desde tomar un café hasta ir al teatro, ahí ya depende de cada uno).

Desde mi experiencia, la gente que conoces a través de Couchsurfing es tan agradable (han cocinado para mí, me han llevado a ver sitios que nunca hubiese visto sin ellos, etc.) que qué menos que llevarles un algo o tener un detalle con ellos.

Couchsurfing España
Couchsurfing en Japón

5. Ventajas y desventajas de Couchsurfing

Ahora que ya sabes cómo funciona Couchsurfing y que tienes una idea clara de como utilizarlo, vamos a ver qué ventajas y desventajas tiene esta forma de alojamiento.

5.1 Ventajas de usar Couchsurfing

  • Ahorrar dinero en alojamiento: Couchsurfing es tan barato que es gratis. No gastas nada en alojamiento.
  • Conocer gente local: Couchsurfing es una de las formas más rápidas de conocer gente local que tenga ganas de interactuar con los visitantes. Gente local que te quiera acoger, enseñar y explicar su ciudad. Para mí, esta es una de las principales ventajas de Couchsurfing.
  • Tener una persona de contacto en el país: Cuando viajas, especialmente cuando viajas solo, es muy útil y da mucha seguridad tener a alguien en que poder confiar y contactar en caso de que surja algún problema. ¡Tu anfitrión de Couchsurfing!
  • Practicar idiomas: En cualquiera de sus modalidad, Couchsurfing es una forma fantásticas de practicar y mejorar idiomas. ¡Aprovéchala!
  • Sentirte como en casa: Couchsurfing es personal, es un hogar. Probablemente te sientas como en casa… De otra persona. Nunca me ha ocurrido sentirme incómoda con la gente que me recibió o a la que acogí (también es cierto que miro muy bien los perfiles y busco que haya aficiones comunes entre las personas con las que me quiero alojar y yo). La gran mayoría de la gente hace que te sientas como en casa, suele ser de mente abierta, y en ocasiones, han nacido grandes amistades.
  • Hacer nuevos amigos: En mi opinión, Couchsurfing es una forma perfecta de salir de tu rutina diaria, volverte más sociable y, de paso, hacerle un gran favor a alguien. Es muy fácil hacer migas con gente que comparte tu misma pasión: VIAJAR.

 

 

 5.2. Desventajas de usar Couchsurfing

  • Menos comodidad, privacidad e independencia que en un hotelSi vas a hacer Couchsurfing tienes que estar dispuesto a adaptarte y a dormir dónde sea. Donde sea puede ser desde un sofá en un salón hasta una cama en una habitación privada. Que no cunda el pánico porque, normalmente, dónde vas a dormir está especificado claramente en el perfil de tu futuro host. Si tienes alguna duda al respecto, no tienes más que preguntarle. También tienes que estar dispuesto a amoldarte a las necesidades de tu host, con la posible incomodidad y falta de privacidad que esto te pueda causar. De nuevo, si tienes alguna duda al respecto, no tienes más que preguntarle a la persona con la que te quieres quedar antes de quedarte con ella. Lo mismo con la independencia. Couchsurfing no es un hostel ni un hotel. No esperes la comodidad, privacidad y, sobre todo, independencia que tendrías en un hotel. Puede que la tengas o no, ¡o puede que al final estés más cómodo y más a tu aire que en cualquier otro tipo de alojamiento!   

Couchsurfing vs AirBnB, ¿qué es mejor?

Couchsurfing no es AirBnB, aunque es cierto que a veces un AirBnB puede convertirse en una especie de Couchsurfing por el que pagas. Para mi, la diferencia más clara entre Couchsurfing y AirBnB es que, al pagar, con AirBnB te garantizas unos ciertos derechos (como tener mayor privacidad, mayor independencia, etc.). Si haces Couchsurfing queda claro que tienes espíritu de compartir, de conocer a tu anfitrión. Si haces AirBnB queda claro que lo que quieres es alojamiento barato y, si surge algo más, pues bien. Pero te interesa el alojamiento barato, no lo local ni hacer amigos.

  • Tienes que ser extrovertido y abierto de mente: Que te alojen o que alojes no significa que estés o que seas un hotel. Como decíamos al principio, el espíritu de Couchsurfing no es “dar alojamiento gratis” sino “ofrecer hospitalidad”. Y hospitalidad significa que el que viene y el que ya está normalmente busca socializarse, hablar, conocer… Si eres muy introvertido, tímido o remilgado, no te apetece o no estás dispuesto a ser sociable, mejor que busques otro tipo de alojamiento.   
  • Cada día hay más plastas y gente aprovechada: Por desgracia, durante estos últimos años he visto como el espíritu solidario Couchsurfing tiende a desaparecer. Cada vez más gente utiliza el sistema simplemente por ahorrarse dinero sin tener en cuenta que en un principio es una red en la que se fomentaba un “quid pro quo”, una cadena de favores, un ayudar desinteresadamente. Por otro lado, desgraciadamente también hay cada vez más gente que utiliza la red como una nueva forma de ligar.

Couchsurfing vs Tinder, ¿qué es mejor?

Si te estás haciendo esta pregunta es que no has entendido nada. Couchsurfing va de hospitalidad, no de ligar. Si quieres ligar, tienes otras apps como Tinder, Bumble, Meetic, eDarling, etc. Por favor, no vengas a Couchsurfing a ligar. Gracias.

Año nuevo chino en Singapur
Celebrando el Año Nuevo Chino en Singapur

6. Experiencias reales positivas y negativas con Couchsurfing

Yo no soy la única que ha utilizado Couchsurfing. Muchos otros viajeros lo utilizaron también. Ahí van algunas de sus opiniones y experiencias:

6.1. Iosu Lopez (Mochileros TV) sobre Couchsurfing en México viajando solo

Experiencia como huesped (guest): “Soy miembro de Couchsurfing desde hace 14 años. Me parece una herramienta genial para poder alojarte con una persona local y entrar en la cultura de una manera más directa. Y probablemente, según sea la persona, etc. Tener unas recomendaciones geniales para conocer la ciudad más allá de los monumentos clásicos o los lugares que están en todos sitios. En este mundo hay todo tipo de personas, y en Couchsurfing las hay de todo tipo también. Yo no tuve malas experiencias. Cuando hice Couchsurfing en México en Guadalajara fue genial. Me quedé en casa de una chica, conocí a sus amigos, me recomendaron sitios para ver… En México también, estando en Tijuana en casa de un amigo que se iba el fin de semana, contacté con algunas personas y al final quedé con una chica que había tenido muchas experiencias de Couchsurfing. Quedé con ella, vino con una amiga y fue genial. Salimos por ahí, fuimos a comer a un sitio que me enseñaron y fuimos al típico club de moda de allí. Terminamos la fiesta en casa de unos amigos suyos y luego me devolvieron a casa. Todo genial”.

Experiencia como anfitrión (host):  “En Madrid, cuando vivía en un piso compartido, acogimos gente tres, cuatro, cinco, seis veces… No me acuerdo exactamente. Ahí vimos un poco todos los perfiles. Recuerdo un caso de una chica que vino pero estaba siempre encerrada en la habitación. El huésped no tiene que hacer vida contigo, pero como huésped si que tienes que tener un balance y una medida sobre las personas con las que te estás quedando. No estás en un hostal en el que entras y sales cuando te da la gana, aunque te den las llaves. Creo que hay gente que piensa que usando Couchsurfing “voy a casa de alguien, es gratis, me ahorro, no pago nada” y no es así. Hay que cuidar los tiempos, hay que tener consideración con el host… En Couchsurfing, como en la vida, hay gente de todo tipo, con más o menos saber estar. Creo que la gente que decide participar en la plataforma debiera tener unas miras un poco más abiertas en el sentido de por qué lo hace, etc. Siempre has oído casos y es cierto, sobre un tipo, una persona sola, un hombre, que acoja a una mujer o mujeres… Evidentemente como en todo, como en la vida en general, tampoco hay que tacharlo de peligro, se han dado casos de gente que, de alguna manera está buscando “igual alojo y que si de paso puedo tener algo sexual pues…”. Pero una cosa buena de la plataforma es que los comentarios quedan ahí, como las reviews en AirBnB. Creo que esta gente son los menos pero, evidentemente, siempre hay que ir con cierta precaución”.

 

6.2. Judith Tiral sobre Couchsurfing en Viena con amigos

Experiencia como huesped (guest): Judith Tiral tuvo una mala experiencia con un host. Ella y otros dos amigos viajaron a Viena y se hospedaron en casa de un chico que quiso e intentó ligar con ella, a pesar de que ella no mostró el menor interés. Lo cuenta condetalle en el artículo “Mi mala experiencia haciendo Couchsurfing” donde destaca deja claro que, a pesar de esa mala experiencia, le sigue encantando Couchsurfing. 

“Hacer couchsurfing es increíble, lo he hecho mil veces más y nunca he vuelto a tener una mala experiencia – si miráis bien a quién escogéis, lo pasaréis divinamente bien”. No obstante, sirva de ejemplo la experiencia de Judith para que, si te pasa algo así, no te sientas obligado ni obligada a hacer nada que no quieras hacer. Insistimos, hospedar u hospedarte con Couchsurfing no obliga a nada.  

Experiencia real de Couchsurfing
Ramdon trip en Seul (Foto: Ramdom trip)

6.3. Inés y Christian (Randomtrip), sobre Couchsurfing en Corea viajando en pareja

Experiencia como huéspedes (guests): “Durante nuestro año viajando por Asia, al llegar Corea del Sur valoramos la opción de hacer Couchsurfing y ¡vaya acierto!. La motivación era económica (ahorrar un dinerillo en alojamiento después de lo que habíamos gastado en Japón donde acabábamos de estar) pero también de curiosidad: ¿cómo sería vivir en una casa surcoreana con gente local? El resultado fue genial.  Finalmente nos quedamos en dos sitios distintos en Seúl, primero en casa de Jerry (en Corea del Sur es común que los jóvenes se asignen un nombre más adaptado a la cultura occidental, para facilitar la comunicación con la gente que no habla el idioma), un apartamento muy cerca del centro desde donde podíamos ir a pie a muchos puntos de interés de la capital surcoreana. En esta casa vivían Jerry y Claire, una pareja encantadora surcoreana que ya había recibido viajeros en su casa 5 veces anteriores más. Todas las instrucciones para llegar a casa nos las enviaron al móvil y entramos introduciendo unos códigos en las puertas (¡nos pareció el futuro!), así que no les conocimos al llegar. El espacio que tenían reservado para nosotrxs era un futón escondido tras una cortina en el salón. Nosotrxs viajando en pareja estamos acostumbrados a tener más privacidad pero, al ser couchsurfing, íbamos abiertos a lo que se nos presentara y la verdad es que el futón era bastante cómodo. Lo que más nos llamó la atención cuando Jerry aceptó nuestra solicitud fue que era chef. En cuanto le enviamos un whatsapp diciendo “Entramos en casa. Todo ok!” nos envío la dirección de su restaurante para que fuéramos ahí a cenar si nos apetecía. Al llegar, nos esperaba un despliegue de distintos platos surcoreanos y degustación de “makgeolli” (vino de arroz) entre risas, charlas y muy buena compañía. ¿Cómo podríamos haber conocido tanto de gastronomía surcoreana en las primeras horas en un país si nos hubiéramos ido a un hotel? Las siguientes 3 noches que pasamos con ellos, siempre nos esperaba una charla regada con soju o su makgeolli casero hablando desde recomendaciones de dónde podíamos ir a desahogos de la vida en Seúl, la contaminación y hasta cómo se vivía la tensión entre ambas coreas. Con el pasar de las horas y de los vasitos de soju, aumentaba también el nivel de desahogo. También nos hicieron muchas preguntas sobre nuestro estilo de vida y nuestros viajes, sobre nuestros países de origen, etc. Fueron noches de intercambio curioso puro y duro. 

La segunda experiencia de Couchsurfing fue en casa de Mark y Jiwon (Mark, profesor inglés asentado en Seúl desde hace 20 años y Jiwon su pareja surcoreana majísima). Queríamos quedarnos una semana más en Seúl y en casa de Jerry habíamos dicho que nos quedamos sólo 3 noches. Mark vio nuestro perfil en la web de Couchsurfing y nos escribió “¡Quedaos con nosotros el tiempo que queráis, sois viajeros de larga duración como yo lo fui en su día, veniros!”. Esta casa estaba más lejos del centro pero cerca de un parque enorme. Al llegar no nos lo podíamos creer, era una casa con 4 habitaciones: la de Mark y Jiwon, la de su hijo y 2 habitaciones más destinadas a couchsurfers. Al parecer, Mark hizo tanto Couchsurfing en sus viajes por el mundo que ahora que tenía esta casa quería devolver el favor. Cuando llegamos, una habitación con litera con un chico peruano y una chica belga, y otra habitación con cama doble para nosotros. Fueron días geniales de charlas, de salidas juntos y de barbacoas coreanas. Recordamos una muy divertida fuera en la que acabamos bailando y otra casera hecha por ellos. Recordamos también con mucho cariño que mientras estábamos en casa de Mark y Jiwon, Portugal ganó por primera vez Eurovisión. Al despertarme esa mañana, estaba escrito “Congratulations Portugal! Congratulations Inês!” con tiza en los armarios de la cocina. 

En fin, la verdad es que ambas experiencias de Couchsurfing que tuvimos fueron increíbles y, aunque no sea la forma de alojamiento que preferimos por la falta de privacidad, es algo que indudablemente queremos repetir e incluir siempre en algún viaje: es la mejor forma de saber cómo se vive, qué se cuece, de qué se habla en ese momento en el país donde te encuentras y de hacer amistades por el mundo. ¡Pruébalo!”

 

6.4. Sandra (El Viaje de mi Vidasobre Couchsurfing por todo el mundo viajando sola

Experiencia como huesped (guest) y anfitriona (host): “Ya son 57 experiencias Couchsurfing durante estos últimos 10 años y la verdad es que, cuando miro mi perfil y los recuerdos afloran mi mente, no dejo de sonreír. No hay día en el que no dé las gracias por haber descubierto esta red social, por haberme lanzado a la piscina. A todas esas personas jamás las olvidaré. ¡Couchsurfing cambió mi vida!

Me ha emocionado numerosas veces la generosidad de la gente y gracias a muchos de los Couchsurfers viví experiencias viajeras inolvidables tanto fuera como dentro de mi propio país. Bien es cierto que tampoco hay que ser ingenuo. Todas las redes sociales deben de ser usadas con precaución ya que te pueden muy fácilmente vender gato por liebre. Lo único “malo” ha sido que alguna vez me diesen “plantón” (por causas ajenas) y aún así la gente luego se disculpó cortesmente a través de algún que otro mensaje.

He conocido a gente realmente maravillosa con la que comparto esta gran pasión que es viajar, gente autóctona que me ha mostrado su cultura desde dentro y he vivido experiencias sin igual gracias a su amabilidad y sus grandes recomendaciones. Formar parte de esta comunidad me hace sentirme muy bien. Es cierto que siempre hay gente mala pero os puedo asegurar que el porcentaje de gente buena es muchísimo más elevado. Esta red social nos deja entrever que, quizás, otro mundo es posible…”

Podéis leer mis experiencias Couchsurfing desde 2010 a través de mi diarios de viaje en este blog:

 

Lo que aprendí y agradecimientos a todos los Couchsurfers que me he ido encontrando por el camino:

  • Miedos y prejuicios atrás: Gracias a Koldo, mi primer anfitrión que me abrió las puertas de su casa en Bilbao y me enseñó lo que realmente significaba la experiencia Couchsurfing dejando atrás miedos y prejuicios.
  • Cada persona es un mundo: Gracias a Adrienne, Tamas y Albert por mostrarme que las grandes capitales imperiales – Praga, Budapest y Viena – no tienen nada que ver entre ellas. Tenemos esa manía de globalizar, tragarnos estúpidos estereotipos. Sí, en el fondo, somos iguales pero también diferentes y eso es lo bonito de viajar.
  • Noches divertidas: Gracias a Betina que me acogió en Copenhague, a Indira, Anne, Michaela y a Melanie de Alemania, a Iris and Lanell de Canadá, a Sarah de Estados Unidos, a Joyce y Joy de Singapur, a Fanny et Anahy de Francia y a Sosha and Adinda de Holanda por esas noches de chicas llenas de risas y complicidad (que me demuestran que todas tenemos los mismos problemas con las relaciones y los hombres sean de donde sean, jajaja).
  • Rompiendo estereotipos: Gracias a Gabriele y Ana, Fabian y David por demostrarme que los suizos no son ni tan cuadriculados ni tan fríos como pensamos. Gracias a Samira, Raha y Mernoosh por demostrarme que Irán no es lo que nos venden en los medios de comunicación. Desde luego, si los iraníes ya son hospitalarios de por sí, ¡no os podéis imaginar lo bien que me han tratado mis couchsurfers iraníes!
  • Familias de acogida: Gracias a Barbara y su bonita familia que me recibieron en Múnich durante la Oktoberfest, a Anne, Adrien y a su adorable hija de dos años Leila, a la pareja formada por Salvo and Vanina y Catarina en Estocolmo por ser mi nueva abuela y por mostrarme que Couchsurfing es todo público y también hay familias, parejas y jubilados que lo utilizan.
  • Entender mejor culturas diferentes: Gracias a Ichiro y Daigo por explicarnos Japón. Sin ellos ese viaje nunca habría sido igual y nos hubiésemos sentido muy “Lost in Translation” en un país tan diferente culturalmente.
  • Generosidad: Gracias a Shoji (Japón) por su tremenda generosidad y hacernos descubrir que otro mundo es posible gracias a las 7 casas Couchsurfing que hay por el mundo. Gracias a a Pablo and Bea que me acogieron en Mallorca y a Stephane de Francia por demostrarme que cualquier sueño es alcanzable con la ayuda y generosidad de los Couchsurfers.
  • Redescubrir el lugar en el que vives: Gracias a Vasily y Anastacia de Rusia, a Gedas, Ernesta and Inga de Lituania, a Mattia y Franco de Turín y Milán por las mejores noches de marcha que he vivido en mi propia ciudad, Santiago. Porque gracias a ellos la redescubro todos los días. 🙂
  • Hacer nuevos amigos en tu misma ciudad: Gracias a toda la gente de Couchsurfing de Santiago y A Coruña que he conocido a lo largo de este último año por los muy buenos momentos compartidos y por demostrarme que no soy la única “bicho raro” que usa Couchsurfing. 😀

 

7. ¿Existen otras apps como Couchsurfing?

Sí. Hay muchas otras redes que conectan viajeros a parte de Couchsurfing. Hospitality Club, Be Welcomed y Servas son webs muy similares a Couchsurfings pero sin ánimo de lucro, igual que Pasporta Servo aunque, esta última, solo es apta para personas que hablen y quieran practicar esperanto.

Si lo que buscas es conocer gente a la que le guste viajar, y no alojarte o alojar gente en casa, organizaciones como AEGEE o ESN organizan muchas actividades y quedadas tipo las de Couchsurfing a las que generalmente asisten jóvenes universitarios (aunque no es obligatorio ser universitarios para participar en ellas).

Y si lo que buscas es alojamiento gratis, echa un ojo a webs como Workaway (en las que intercambias trabajo por estancia gratuita o lo que acuerdes), House sitting (redes en la que intercambias cuidar de una casa y o cuidar de animales/plantas por estancia gratuita) o Home Exchange (redes de intercambio de casas). Hay mil formas de viajar y de hospedarse, ¡descubre la que a ti te vaya mejor!

 

💡Aquí puedes ver también un artículo que escribí hace años para Viajablog sobre 10 razones para usar Couchsurfing.

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!