1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,75 de 5)
Cargando…

¿Preparando tu viaje para Jordania este verano? ¿Ganas de conocer Petra? Este país es mucho más y te sorprenderá. 😉

💡 Quizás también te interese más información sobre Jordania.

Costumbres jordanas

Señor preparando pan árabe

1. La capital, Ammán

Amán, la capital del Reino Hachemita de Jordania se encuentra sobre 7 colinas. Desde la ciudadela, podemos ver cómo su centro más antiguo tiene los edificios tan pegados que hoy se han tenido que crear zonas de aparcamiento a los alrededores para sus nuevos habitantes. Sólo se puede acceder a ciertos edificios a través de escaleras. Llama además la atención que en Jordania no se puede edificar más de 5 pisos y todas las residencias se fabrican con piedra blanca del desierto que preserva del calor. De hecho, los pisos más económicos son los de planta baja ya que en ellas se suele estar más fresquito.

 

2. El país de los refugiados

La relación entre Transjordania (como se llamaba antiguamente el país) y Palestina siempre ha sido muy estrecha. De hecho, la bandera de Jordania sólo se distingue por este segundo por una estrella de 7 puntas que representa el Corán. Se calcula que un 10% de los habitantes del país son refugiados. Primero, se han abierto los brazos a los palestinos y en los últimos años, a los sirios (en la actualidad 2 millones de sirios residen ya en Jordania).

3. La “Suiza” árabe

Jordania no es un país barato. Actualmente su moneda (el dinar jordano) es un poco más elevada que el euro y, aunque se conserva una gran tradición religiosa, es un país muy abierto al turismo y a los negocios. Si en el pasado las familias eran más numerosas, hoy se calcula una media de 4 hijos por pareja. El país recibe también ingresos a través del fosfato y de la producción de aceite.

 

4. Un país pequeño pero lleno de historia

Antiguamente a Amman se la conocía como Filadelfia y por ella pasaron hasta 5 civilizaciones diferentes, Gerasa fue una de las ciudades fronterizas más importantes del Imperio romano, Petra fue capital del reino de los nabateos. Jordania, al igual que Egipto, es un país que ningún amante de la historia debería perderse.

5. Los paisajes de Jordania

El 75% del país es desierto y por ese motivo, el 40% de la población, 9 millones, reside principalmente en Amán, aunque durante los últimos años el puerto de Aqaba (el único del país) ha crecido substancialmente. El agua es un bien escaso por lo que normalmente se recoge el agua de lluvia en depósitos para su reutilización. Por ese motivo se recomienda sólo beber agua embotellada.

 

6. El tráfico y los taxis en Jordania

Como viene a ser costumbre en muchos países árabes, llama la atención la total inexistencia de pasos de cebras y el uso del cinto no es obligatorio en el país.

Es seguro tomar un taxi pero ten en cuenta que, como turista, puede salirte caro. Pide siempre que te pongan el taxímetro (ahora es obligatorio por ley) y no intentes regatear por precios. Por otro lado, ten en cuenta que existen dos tipos de taxi, los amarillos (que funcionan como los nuestros) y los blancos en los que compartes recorrido con más gente y que por ese motivo resultan más económicos. Eso sí, cuando vayas por la calle, no te asustes cuando te piten. ¡Es sólo para avisarte de que están libres!

 

7. La monarquía jordana

El nombre oficial de Jordania es el Reino Hachemita de Jordania, apellido de la familia real. Durante mi estancia sí tuve la sensación de que los jordanos quieren a su monarca ya que había fotos de ellos en todas partes y, por lo que me contaron, su población parece satisfecha con los de modernidad que han traído al país. Contrariamente a otros países árabes vecinos, el voto femenino se instauró ya en 1974, han tenido una Primer Ministra en 1978, en el actual parlamento existen asientos asignados a mujeres para asegurar paridad, el 56% de los estudiantes universitarios del país son mujeres.

8. La gastronomía jordana

La comida jordana es una mezcla entre la árabe y la mediterránea. Entre los entrantes nunca faltan especializadas como el humus, baba ganoush, taboulé y ensaladas con frutos secos. Entre los platos más tradicionales están el mansaf, un plato de cordero, arroz y yogur y el maqluba una especie de paella que se cocina en una olla a fuego lento berenjena, coliflor, cordero, pollo y arroz. A los jordanos, les encantan además los dulces por lo que es frecuente encontrarse con pastelerías en cada esquina con pequeñas delicias árabes de pasta hilo, frutos secos y mucho almíbar. El dulce jordano más típico es el sorprendente konafa. Se trata de una capa de queso derretido, una capa de masa dulce a base de harina, queso rallado, mantequilla y azúcar por encima y recubierto por pistachos y almíbar. Aunque parezca mentira, ¡os aseguro que la mezcla es increíble!

 

9. La tradición beduina

A pesar de que es un país que claramente se está modernizando a pasos agigantados, la comunidad beduina del país aún sigue siendo un pilar fundamental del país. Son muchos los que siguen vagando de un lado a otro del país y es frecuente ver a esos pastores y sus jaimas cuando uno va por la carretera. Sin embargo, lejos de ser unos marginados, se respeta su modo de vida y muchos de ellos realmente poseen auténticas fortunas ya que el abastecimiento del país en ocasiones depende de ellos. De hecho, la mayoría de esos “nómadas del desierto” hoy en día se desplazan en 4 X 4, poseen enormes camiones-cisterna con agua para sus enormes rebaños de corderos y mandan a sus hijos a la universidad. Times are changing…

 

10. Seguridad en Jordania

A pesar de que está rodeada de países en conflicto (Palestina y Siria), Jordania es un país seguro. Su ejército tiene una gran importancia para el país (incluso el actual rey Abdalá II ha participado directamente en maniobras militares) y los militares gozan de ciertos privilegios frente a la población civil (por ejemplo, hospitales propios).

En todos los puntos de interés, suele haber policía turística encargada de velar por la seguridad de los visitantes, aunque el nivel de seguridad en general de país es muy elevado. Apenas hay delincuencia y es que, por tradición, cuando una persona realiza una infracción, se culpa a toda la familia.

Costumbres jordanas

Tienda cerrada durante el Ramadán y nadie roba

11. La convivencia religiosa

Aunque la religión oficial del país es el Islam, existen un gran respecto por las minorías católicas. En Madaba se concentra el 35% de esa población cristiana y se conservan unas 100 iglesias de la época bizantina por todo el país. Esa zona, junto a Jerusalén, es considerada como sagrada ya que a un paso se encuentra el río Jordán en el que supuestamente se bautizó a Jesús y desde el Monte Nebo es desde dónde Moisés divisó la tierra prometida.

 

12. Petra: la joya de la Corona

El principal motivo por el que país recibe tanto turismo es por la inigualable Petra pero no te quedes sólo con las imágenes de la fachada del Tesoro. ¡Petra es muchísimo más! Se trata de un yacimiento arqueológico abrumador. Planea bien tu visita con antelación (¡son unas buenas pateadas!). Para que te hagas una idea, ¡hay pases de hasta 3 días de visita para poder recorrer toda la zona!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.