1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

Intentando verle el lado positivo a la ya tan famosa crisis, sólo diré que ahora tengo amigos por todo el mundo. Así que aprovechando esta semanita de vacaciones por Suiza, decidí quedar con dos grandes amigos, Tony y Laura, que residen hoy en día en Orbe.

💡Quizás también te interese más información sobre Suiza

 

1. Mi viaje a Château-d’Oex: Diarios de viaje

Aunque Suiza parece un país pequeño, muy pronto me di cuenta que Patricia incluía un sinfín de lugares a visitar así que intentaríamos ceñirnos al cantón alemán. Sin embargo, uno de los lugares recomendados (del cantón francés) llamó especialmente mi atención: El festival de los Globos de Château-d’Oex. Me puse a investigar un poco en Internet… ¡y justo coincidía con las fechas de nuestro viaje! Estábamos a 3 horas en tren pero podía merecer mucho la pena… Mis amigos, Tony y Laura, estaban a un paso de allí así que también se unirían a la fiesta. 🙂

Tras intentar descifrar la información de horarios y trasbordos varios que nos habían dado en la estación, (en Suiza, además de una impecable puntualidad, los servicios de transporte funcionan como una red de metro gigante), nos montamos a un tren comodísimo – en el que todos se subían y bajaban con esquías o tablas de snowboard con total normalidad – y que permitía disfrutar de los preciosos paisajes nevados.

En Château d’Oex, imposible encontrar un Couchsurfer ya que se trata de un pueblecito de 3000 habitantes, pero encontramos un albergue a un precio muy razonable y pasaríamos una noche en una casa de madera tipo Heidi en medio de las montañas, jajaja.

Nos reunimos con Tony y Laura en el recinto habilitado para el festival. Los balones estaban allí pero desgraciadamente debido al mal tiempo, aquel día, no podrían despegar.  Aprovechamos para pasear por este encantador pueblecito, probar la comida basura autóctona de los puestos ambulantes, jugar con la nieve, (intentar no matarnos resbalando) y tomarnos un chocolate caliente en compañía de amigos a los que hacía tiempo a los que no veía. 🙂

Al día siguiente, nos armamos de valor y decidimos que había llegado la hora… Eva y yo jamás habíamos esquiado y queríamos estrenarnos. ¡Estábamos en Suiza, el país de la nieve! Aunque los resultados fueron totalmente dispares (Eva, tras una hora de clase, ya bajaba como una campeona  – aunque algo temblorosa – la pista infantil mientras yo desistía definitivamente en poder aprender algún día), fue divertidísimo y los precios tanto del alquiler como de la clase particular para las dos fueron relativamente asequibles. Eso sí, la experiencia mereció la pena, jajaja.

El tiempo en Suiza ¿Te preguntas cuál es la mejor época para viajar a Suiza? Este es un país alpino por lo que en los meses de invierno, de octubre a febrero, te encontrarás con grandes nevadas. Este es el mejor momento si lo que es buscas es esquiar o simplemente ver nieve.

Horas más tarde, con agujetas, volveríamos a coger el tren para hacer una breve parada por Gstaad, otro lugar recomendado por Patricia, a apenas 20 min. Este pueblo es famoso por su lujo y porque todas las celebrities van allí a esquiar. Estuvimos paseando por su calle peatonal a ver si nos encontrábamos a Brad Pitt comprándole un anillo a Angelina en Cartier, a Madonna probándose trapitos en Dolce y Gabanna o a los Beckhams haciendo la compra en el super pero no hubo suerte…

El lugar es lo que es pero sin más, así que tras un par de horitas decidimos seguir nuestro camino y es que nuestro siguiente Couchsurfer, Fabian, nos estaría esperando en Berna

2. Viajar en tren por Suiza: los Trenes panorámicos

Es posible llegar a cualquier rincón de Suiza en tren. ¡Es una auténtica pasada! Creo que una de las mejores redes ferroviarias del mundo que yo recuerde. Existen diferentes tipos de tren: los Regioexpress (que conectan ciudades más grandes), los Regio (que conecta ciudades más pequeñas), el InterCity e InterRegio unen las ciudades más principales como Ginebra y Basilea y finalmente los S-Bahn (dentro de las ciudades).

Cuando decidimos ir a Château-d’Oex desde Zúrich, nos pasaron todo el itinerario detallado con los 3 trenes que teníamos que coger, los cambios precisos, las horas milimetradas de salidas y llegadas y andenes… ¡Máxima precisión suiza!

Además, una de las mejores experiencias de esta parte del viaje, fue viajar por los Alpes nevados en tren panorámico. Son un poco más caros pero, desde luego, lo recomiendo encarecidamente. Actualmente existen las siguientes rutas:

 

3. El festival de los globos de Château-d’Oex

Château-d’Oex es una escapada perfecta por el valle en el que se encuentra y sus montañas. Este pueblecito se encuentra en la región llamada Pays-d’Enhaut, en el corazón de los Alpes y se beneficia de un clima favorable lo que le otorga el título de capital del globo aerostático.

Cada enero se celebra un festival internacional de globos aerostáticos durante unas dos semanas. Desde 1979, cientos de globos, de formas muy diversas e incluso modelos reducidos, le sacan partido a este excepcional clima invernal. Tienen lugar espectáculos aéreos de todo tipo (incluso nocturnos) y, por un “módico” precio, se puede volar en ellos. Los miércoles por las tardes están dedicados a los niños. 
¿Qué lazo tiene Château-d’Oex con los globos aerostáticos? Pues en 1999 el Breitling Orbiter, dirigido por Bertrand Piccard y Brian Jones, despegó desde allí para dar su primera vuelta al mundo. En el pueblo existe hoy un museo llamado Espacio Ballons dedicado a los globos.

 

4. Gstaad

Este pequeño pueblo del cantón de Berna era una de las recomendaciones de Patricia Schulz, autora de “1000 Sitios que ver antes de morir”. Es otra de las estaciones de esquí más exclusiva de Suiza junto a las de San Moritz, Zermatt y Klosters/Davos. Nosotras hicimos una breve visita al pueblo ya que no esquiamos y nos pareció muy coqueto. Aquí tienes su página oficial si deseas más información.

Actualizado el 22/04/2018

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.