1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

La India siempre ha sido un país que me llamó mucho la atención. En el pasado me había apuntado a un viaje organizado pero a última hora todo se había cancelado. Hoy en día, creo que fue tema del karma. Dos años más tarde, después de haber viajado varias veces sola, me sentía más preparada que nunca para vivir una experiencia de este tipo.

💡Quizás te interese más información sobre India…

1. Mi viaje a Jaipur: Diarios de viaje

Apareció entonces, de casualidad, una oferta por Internet de Lufthansa: Madrid-Frankfurt-Nueva Delhi por 390 euros. Mi corazón iba a mil. Me puse a comprar el billete nerviosísima, llegué a poner roja y todo… Miré para mi compañera de trabajo y le dije aun temblando: “¡Me acabo de comprar un billete para la India!

Apenas recuerdo el vuelo Santiago-Madrid ni el Madrid-Frankfurt. Las 10 horas y media del Frankfurt-Nueva Delhi ni las vi pasar. Creo que aún estaba intentando asimilar lo que estaba pasando. En el avión mi compañera de viaje sería una chica iraní que me recordó muchísimo a la prota de Persépolis. Entablamos conversación (viajábamos las dos solas) y me preguntó si era mi primera vez. Le contesté que sí. Me sonrío y me dijo “¡Que sepas que a partir de ahora, la India no dejará de llamarte! Esta es mi sexta vez.” Estaba casada con un alemán y se alojaría en un ashram cerca de Fatehpur Sikri y a pesar de ser iraní, estaba totalmente enamorada de la India. De hecho, me llamó la atención que vistiese sari. A la llegada al aeropuerto vino a despedirse de mí sonriendo y me dijo “¿Hueles? ¡Huele a India!”. En el momento no lo entendí pero minutos después entendería el concepto.

Nada más recoger mi equipaje, allí estaba ya Arjun, dueño de la agencia local de coches con conductor que decidí contratar. Sólo tenía 10 días de vacaciones por lo que resultó la forma más fácil de moverme por el país. Arjun me recibió con una gran sonrisa y nada más llegar al coche me puso una bonita corona de flores al cuello. Al salir a la calle, el olor a India – mezcla de calor, humedad, arena, especias y flores, llegó a mí. Estaba en Nueva Delhi.

Apenas arrancamos, me quedé hipnotizada, no podía parpadear. Nueva Delhi parecía enorme. Se parecía a cualquier capital del mundo excepto por los viejos vehículos y la gente. Me dejaron en mi bonito hotel para descansar y aún bajo shock, no dejaba de pensar ¡Oh, dios mío! ¡Qué he hecho! ¿Qué estoy haciendo aquí?

A la mañana siguiente, ya más despierta, me quedé pensando para qué servían el cubo, la jarra y el pequeño taburete de mi cuarto de baño y observaba desde el balcón el barullo infernal de la calle. Empecé a ver un sinfín de gente desfilando en trajes militares y un tráfico de locura. Sí…efectivamente…¡estaba en la India!

Bajé a desayunar. Arjun me obligó a llamar inmediatamente a casa porque mi familia con los nervios no se había percatado de las 5 horas y media de diferencia horaria y lo habían llamado a horas intempestivas.

Arjun me dio la noticia (ya obvia) de que aquel 6 de octubre era festivo. Me avisó de que muchos de los lugares que iba a visitar en Delhi estarían cerrados así que me propuso un plan alternativo: irme a celebrar Dussehra con él y su familia en Jaipur. Evidentemente acepté, encantada, con los ojos cerrados. Nueva Delhi quedaría para otro viaje…

¿Qué es Dussehra?

Es una importante festividad hindú en la que se celebra la victoria del dios Rama sobre Ravana, el rey demonio de diez cabezas o cómo el bien le gana al mal. Se celebra en los meses de septiembre-octubre. Se festeja con música, juegos y, sobre todo, con la quema de estatuas de Rama hechas de cartón pluma.

Allá nos fuimos Vickr (el que sería mi chófer durante los días siguientes), Arjun y yo. Dentro del coche me  sentía protegida y es que todo aquello era tan distinto. Me sentía desplazada, un bicho raro, no era capaz de mimetizarme con mi entorno como en otros viajes, además ¡era imposible pasar desapercibida! La primera vez en mi vida que la minoría étnica era yo… Sin embargo, poco a poco, todo aquello me fue atrapando: el caos de las calles, el eterno polvillo marrón que lo rodeado todo, un montón de animales caminando por ahí a sus anchas, los colores llamativos de los saris, las camisas blanquísimas y planchadísimas de los hombres, sus grandes sonrisas de oreja a oreja, su forma de mirarte a los ojos… Esas cinco horas de coche me vinieron de maravilla para seguir asimilando todo lo que me rodeaba.

Arjun me dejó en un hotel aún más maravilloso que el anterior (y eso que le pedí contratar hoteles sencillos). Me hospedaron en una maravillosa antigua casa colonial, un haveli muy acogedor, en la que me empecé a sentir como una princesa.

¿Qué es un haveli?

Los havelis son edificios históricos tradicionales. Normalmente suelen tener un patio central y suelen estar ricamente decorados.

Arjun me avisó que descansará y que me vendría a buscar a la noche para los festejos. No fui capaz. Aunque seguía con algo insegura, tenía unas ganas locas de salir y explorar más. Al final, me pegué una ducha y me puse a observar por la ventana el tráfico y los niños, pasándoselo pipa, jugando por las calles. A la hora prevista, mi amable anfitrión vino a recogerme con una sorpresa: ¡iríamos a su casa en moto! Ya os podéis imaginar que aventura. Le había comentado que solía hacerlo por mi ciudad pero esquivar peatones, bicicletas, rickshaws, coches, animales varios, circular por las calles sin asfaltar, llenas de baches… No es lo mismo andar en moto por la India que por Europa, ¡Os lo puedo asegurar!

Como os podréis imaginar visitar la casa de Arjun también fue toda una experiencia. Muy orgulloso, me contaba que el edificio de dos plantas lo había construido con su primo que vivía en la planta baja. Él vivía con sus tres hijos y su mujer en la primera planta pero ambas familias podían comunicarse por una reja que había en el suelo del pasillo, jajaja. Me recibieron a lo grande en su modesta casa. Pase a la cocina a saludar y a observar cómo su mujer cocinaba. Estaba encantada de poder ver cómo los preparaba todo, amasaba la masa y preparaba unos naans para nosotros. Los niños me miraban sonrientes y alegres. Arjun y yo cenamos solos. Los demás cenarían luego y es que My guest is my god” (Mi huésped es mi Dios) no dejaba de repetirme Arjun a la mínima de cambio.

Después de la maravillosa cena, tras felicitar mil y una veces a la cocinera, nos fuimos en coche con unos 10 niños (se unían a nosotros primos e hijos de vecinos) para ir a ver los festejos. Los niños me rodearon y empezaron a llevarme de un lado a otro contentísimos por enseñármelo todo y poder presumir de mí. Todos no dejaban de sacarme fotos. Era la única “guiri” de la fiesta. Primero, me llevaron a unos templos hinduistas y fueron enseñándome los rituales. Yo básicamente les iba imitando. Unos granitos de arroz a uno, unos pétalos de flores a otro y…beberse un traguito de agua delante de otro (sin pensar en las consecuencias por miedo a parecer irrespetuosa XD).

Como en toda buena verbena que se precie, había numerosos puestos callejeros, así que los niños y yo nos fuimos a por “golosinas” y una vez más la curiosidad mató al gato y sin pensarlo me arriesgué a probarlo todo – cruzando los dedos para que el protector gástrico me protegiese de todos los males. A continuación, me llevaron a una enorme explanada dónde se encontraba la “típica” orquesta de barrio y unas enormes estatuas de cartón piedra (que parecían hechos por los niños de “Art Attacks”) que representaba al Dios Rama. Me explicaron que a las 12 las quemarían (como las fallas valencianas, vamos, jejeje).

La “única atracción de feria” que había era un coche que giraba en círculos sobre unos raíles alrededor de un pivote pero parecía lo no va más para todos aquellos niños que animaban y aplaudían a todo aquel que se subía.

Ardieron todos los dioses Rama y todo se volvió igual de mágico como durante una noche de San Juan en Galicia. Mi primer día y mi primera noche fueron de inserción cultural a tope, con emociones y sentimientos varios a flor de piel. Ahora sí que empezaba a creérmelo. Estaba en India y sabía que nunca olvidaría aquel viaje.

A la mañana siguiente, después de esa noche tan atípica, tocó ponerse a visitar de verdad Jaipur.

Después de un día de caminata bien completo, me fui pronto a descansar y es que al día siguiente nos esperarían otras cuatro horas de trayecto hasta Agra para completar el recorrido del Triángulo Dorado.

Arjun me avisó de que antes de dejar Jaipur quería llevarme a cenar a un lugar muy especial. ¡Y así fue! Me llevaron a un pueblecito perdido a las afueras. Al llegar, de repente, vimos una enorme caravana de coches y gente haciendo cola como loca para acceder a en un recinto. Esa noche – además de probar toda gastronomía local del Rajastán (buffet libre) – sería aún más locura que la anterior. Aquel lugar, del que desgraciadamente no recuerdo el nombre, era como un parque de atracciones gigante en el que los indios pagaban una entrada fija por cenar y poder acceder a atracciones de todo tipo: paseos en camello o en carro de bueyes, un tobogán con un elefante ayudándote a subir, varias pistas de baile, encantadores de serpientes, magos, marionetas para los niños… ¡Totalmente increíble! 

💡 Si quieres seguir leyendo cómo sigue este relato, haz clic aquí.

2. Qué ver en Jaipur

2.1. Palacio de los Vientos, Hawa Mahal

Hawa Mahal fue construido en el siglo XVIII y formaba parte del Palacio de la ciudad de Jaipur del que en la actualidad sólo queda parte un edificio convertido hoy en museo. Aun así, el Palacio de los vientos, que era una extensión en la que se hospedaba el harén del marajá es hoy uno de los emblemas de la Ciudad Rosa. Este pequeño vestigio están encajonado en plena ciudad pero su arquitecturatan fina y elaborada, es espectacular. Todas las ventanitas de su fachada servían para que las mujeres pudiesen observar la vida cotidiana sin ser vistas.

 

2.2. El Palacio de Jaipur, Chandra Mahal

Se encuentra en el centro de Jaipur. Está formado por el Palacio de los Vientos (del que hablé más arriba) y por el Palacio Mubarak Mahal, hoy en día convertido en Museo.

 

2.3. El Observatorio de Jai Singh, Jantar Mantar

En el s. XVIII, el marajá Jai Singh II mandó construir este observatorio astronómico. Este museo al aire libre posee extrañas construcciones y desgraciadamente no hay demasiadas explicaciones para entender cómo se utilizaban. Aun así este Patrimonio de la Humanidad resulta ser un lugar curioso.

 

3. Qué ver a las afueras de Jaipur

3.1. Jal Mahal

Este precioso palacio se encuentra en el medio del lago Man Sagar. Sólo se puede acceder a él en barca y no se puede visitar. Es de piedra arenisca y tiene 5 pisos aunque en función de las lluvias, el agua puede alcanzar hasta el cuarto.

 

3.2. Fuerte Amber y Jaighart Fort (Mirador de Amer)

Este Palacio-Fortaleza se encuentra a 11 km de Jaipur. Esta primera visita que realicé en Jaipur me dejó anonada y es que este complejo es igual de grande que la Alhambra. Se respira la grandeza de los antiguos marajás del Rajastán. La belleza de los jardines, la piedra arenisca roja, el mármol blanco finamente tallado: gracias a la audioguía, uno se puede enterar de las 1001 de intrigas que transcurrieron por allí.

A lo alto de la colina podemos ver la fortaleza Jaighart Fort y, entre las montañas, vemos una larga muralla (que recuerda por momentos a la Gran Muralla china. Se dice que ambos están conectados por túneles subterráneos.

Hay elefantes para llegar a la entrada de Fuerte Amber. La verdad es que estos animales me parecieron tan bonitos (les hacen dibujos con tiza para adornarlos), tan buenos, tan dóciles y tiernos que me rompió el corazón ver todo el espectáculo que les rodeaba. Al final sólo me animé a acariciarlos y fotografiarlos pero no a subirnos.

💡 Si deseas saber mi opinión sobre el tema, te recomiendo que le eches un vistazo a mi visita a Wildlife Friends Foundation en Tailandia

 

3.3. Templo de los Monos, Galtaji

El Templo de los Monos se encuentra apenas 10 km de Jaipur. Es relativamente pequeño y me encantó. Tuve la suerte de ver prácticamente vacío porque era temprano. Este antiguo templo de peregrinación hindú se ubica en medio de la montaña. Sus fuentes y cascadas me dieron la sensación de estar en un pequeño paraíso sobre la tierra. Al vernos llegar, los monos (ya acostumbrados a los turistas) empezaron a bajar de las montañas en busca de comida.

 

4. Dónde dormir en Nueva Delhi y en Jaipur

Estos son los dos hoteles en los que hospedé durante mi viaje y que recomiendo.

En Nueva Delhi, el Godwin Deluxe es un hotel muy decente por 30 euros la noche. Perfecto para nada más llegar, ir acostumbrándote a todo lo que te rodea.

En Jaipur, recomiendo encarecidamente el Taveli Tordi. Por 15 euros la noche con desayuno, me parece un lugar de lo más encantador para alojarse en la ciudad.

💡Quizás te interese más información sobre India…

Este post posee enlaces de afiliados, es decir, que cuanto compres a través de ellos, el precio para ti no se verá incrementado pero yo recibiré una pequeña comisión por parte de la empresa. ¡Este dinero me ayuda a seguir viajando! ¡Muchas gracias!

Actualizado el 23/03/2018

2 Respuestas

    • @skandal00

      Ahora que casi ha pasado un año puedo decir que la chica iraní tenía razón. Me entran cada vez más ganas de volver. Es realmente un país fascinante. No sé si fue el protector gástrico, mi estómago ultraresistente o mi buena estrella pero no me puse mala, jajaja.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.