Siempre me he declarado como ferviente defensora de las compañías Low Costs y es que, como habréis podido leer, muchos de los viajes fueron en parte gracias a ellas. Hasta hace unos años era imposible salir de Galicia, los precios eran totalmente desorbitados. Sin embargo, como me decía una buena amiga mía, la aviación está cambiando. Antes volar era un lujo ahora cada vez más en un incordio. La mayoría de los pasajeros parecen zombies (de los antiguos, los lentos y atontados) cuando toca pasar los controles de seguridad a pesar de que ya se sabe las normas. Las azafatas han perdido todo su glamour y muchas de ellas ya no saben lo que es la educación y aún menos la amabilidad. Lo más importante de viajar en avión es que la maldita maleta te quepa en el puñetero cubículo… ¿Realmente vale la pena sufrir?

calendario-ryanair

Choni Racanair (Foto: Internet)

1. Gastos en tasas

¿Dónde están los precios gangas del pasado?¿Por qué ahora incluso quieren cobrarte por respirar? Entre los “te sumo el seguro aunque lo deselecciones”, “te sumo tasas más elevadas”, “te cobro la tramitación” (¿qué tramitación si lo estoy haciendo yo todo?), “te cobro por pagar con tarjeta” (¿y cómo lo iba a hacer si estoy comprando por Internet?)… Al final da igual que el billete cueste 5 euros porque al final te han clavado 50.

maleta-rosa-ryanair

Mi maleta tamaño Ryanair… ¡’Con Stabri dentro!

2. Gastos en maleta

¿Qué me decís de la angustia de que no te quepa la maleta en el cajón? Veo normal que si aceptas volar con una low cost, tengas que atenerte a las reglas del juego pero ¿es normal que le pidan a una chica que meta un ramo de flores en la maleta? ¿Es normal que te hablen tan mal y te traten como ganado? ¿Es normal que cuando una chica es  incapaz de sacar su maleta del cubículo la azafata impida a los demás pasajeros ayudarla?

Por otra parte, no hay que olvidar que volar con una low cost también significa olvidarse de traer muchos regalos o de comprar cualquier cosa en los Duty Free. Recordad que sólo 1 bulto y no se te ocurra meter algo más en tu maleta que a lo mejor ya no entra. Las azafatas estarán al acecho deseando que tengas que pagar.

3. Gastos en desplazamientos

La mayoría de las veces las Low Costs suelen aterrizar en aeropuertos propios, alejados de todos, en medio de la nada. Mis últimas experiencias en Bérgamo (¿Milán?) y Memmingen (¿Munich?) han sido desastrosas en el sentido de que el transporte a las capitales ha sido más caro que el billete de avión.

vuelos-low-cost

¿Realmente ahorras algo?

4. Gastos en comida

Somos cada vez más los que nos llevamos un tentempié debido a los precios desorbitados de los aeropuertos pero durante mi último vuelo con KLM creí llorar de emoción cuando por un vuelo de 2 horas me ofrecían un sándwich, un refresco, una bebida caliente y unas galletitas. ¿Qué nos está pasando?

 5. ¿Dormir en el aeropuerto?

Los mejores precios de las Low costs suelen ser de madrugada. A la vuelta de mi último viaje a Ámsterdam, la T1 tenía un ambiente de lo más lamentable y lúgubre, parecía un país tercermundista. Miles de pasajeros que, como yo, que tenían que coger el vuelo de las 06h00, intentando dormir en el suelo mientras pasaban por allí los limpiadores de Barajas… ¡No comment!

aviones-low-cost

Companías Low Cost

6. Sálvese quien pueda

Yo no creo que sea razonable jugarse el tipo durante temporadas altas como en Navidad sabiendo que jamás alguna que otra no dará la cara si hay alguna avería, cancelación o retraso. Si no os queda otra, mi consejo es intentar tener el mayor margen posible entre los vuelos…¡por si las moscas!

Porque sesenta y cuatro euros con ochenta ha sido lo que me han clavado al imprimir de nuevo la tarjeta de embarque que desgraciadamente perdí. Porque ahora los que viajamos con mochila ya no te tenemos derecho a colocarlas en los compartimentos superiores (hay que dejarla a los pies). Porque aunque la azafata está viendo que todos estamos durmiendo en el primer vuelo de la mañana te despierta para intentar venderte un “rasca y gana”.

Conclusión: Lo barato sale caro.

2 Respuestas

  1. Diana (La Guiri Belga)

    Cuanta razón hay en esta entrada!! Para mi el peor es Ryan Air que trata a sus clientes como ganado y de malas maneras. Todas l@s azafat@s de esta compañia son igual de malvad@s… Yo para ir a Belgica viajo con Ryan Air y realmente lo detesto! Pero desde Sevilla la unica opcion es Iberia y entre las huelgas que siempre hacen y los precios ni lo considero…
    Ojala se podia hacer algo para impedir este tipo de cosas. Pero hoy en dia ni las hojas de reclamaciones sirven 🙁

    Responder
    • @skandal00

      Gracias, Diana! 🙂 Es que me salió muy de dentro este post. Yo, a día de hoy, si sólo tengo que pagar un poquito más para volar con una compañía aérea normal, mejor que con Ryanair, sin duda!!!

      Responder

Deja un comentario