Tras unos días impresionantes por Estambul, me reunía con un grupo para irme de excursión por la Capadocia.
Estas son las paradas que hicimos por el camino.

mausoleo-ataturk-ankara-turquia

Mausoleo de Ataturk, Ankara

1. Ankara

Tras unos días descubriendo Estambul  por libre, ahora empezaba el Tour por la Capadocia. Me recogieron a primera hora de la mañana en mi hotel y empezaría el largo viaje en autobús. Primera parada: Ankara.

La verdad es que la capital de Turquía (sí, sí, ¡no es Estambul!), me pareció realmente fea y lo único que nos llevaron a visitar fue el mausoleo de Ataturk, que recuerda un templo griego (que no es la gran cosa así que no me quiero imaginar el resto…).

Mustafa Kemal Atatürk fue el primer presidente de la República de Turquía, que además otorgarle la independencia al país, introdujo el laicismo y modernizó al país. Aunque falleció hace ya 75 años siguen adorándolo y es muy frecuente ver su retrato en todas partes.

 

2. Lago Tuz Gölü

La siguiente parada para estirar las piernas (¡y es que serían unas 10 horas de autobús en total!)  sería el Lago Tuz Gölü, un lago salino, el segundo más grande de Turquía. A pesar de que anunciaban mal tiempo para esos días, por arte de magia, de repente, el tiempo pareció darnos una tregua y pudimos disfrutar de un bonito atardecer.

3. Vuelo en globo

Nada más llegar al hotel tras este duro día, nos preguntaron si queríamos subir en globo a la mañana siguiente para ver la Capadocia desde el cielo.

La verdad es que era un gasto con el que no contaba y es relativamente caro pero ¿Cuántas veces tendría la oportunidad de poder hacer algo así?

A la mañana siguiente, en el centro de vuelo estábamos todos de los nervios. Nos dieron un pequeño desayuno para entrar en calor y un par de nociones sobre el aterrizaje (para asustarnos un poco más de paso…).

Éramos los primeros en salir aquella mañana así que pudimos ver cómo se inflaban los globos multicolores para nosotros. Las cestas son bastante altas y, tras unas cuantas acrobacias y con la ayuda de una cuadrilla de muchachos del centro, por fin logramos entrar todos.

Todos estábamos revolucionados e histéricos a pesar del frío y de que fuesen las seis de la mañana. El globo, en el que íbamos unas 15 personas, despegó como si fuésemos peso pluma, muy suavecito, y de repente ¡silencio total!

La experiencia merecería realmente la pena. El cielo estaba totalmente despejado y hasta nuestro piloto (que llevaba 8 años volando por la Capadocia) empezó a sacar fotos a aquellos paisajes lunares.

La imagen de todos los globos sobrevolando la zona es increíble. Además la geografía del lugar, los colores de la piedra (se pueden apreciar franjas de diferentes tonos, los niveles del agua que antiguamente lo cubría todo) y la luz del amanecer te dejan boquiabierto, te quitan el aliento y apenas eres capaz de parpadear ante semejante espectáculo, jejeje.

Los globos fueran realizando todo un recorrido e iban girando sobre sí mismos para que todos pudiésemos verlo todo desde diferente ángulos.

Se ve que nuestro piloto también lo disfrutó. Al final estuvimos algo más de una hora en el aire, totalmente hipnotizados. Desde luego, un recuerdo imborrable.

Tras esta “guiri hazaña”, nos estaban esperando la cuadrilla de chicos para recoger el globo, darnos un certificado y un vasito de champán para celebrarlo…

Haz clic en la foto si te interesa más información

Haz clic en la foto si te interesa más información sobre las excursiones en globo.

Nota: Esta ha sido mi experiencia por la Capadocia pero si te interesa más información, te recomiendo que visites la web de Caminando por el globo que pudieron conocer Capadocia en moto y bici. 🙂

 

2 Respuestas

  1. Patrizia

    ¡Guaaa! Sí que tuvo que ser de poner la carne de gallina… a la porra las pesetas, que para eso están!

    Responder

Deja un comentario