barracones-auschwitz-polonia

Entrada a los barracones

Visita al campo de concentracion de Auschwitz

Tal y como os conté en mi anterior post, Cracovia me enamoró y, sin embargo, ante un tercer día que parecía aún más nublado que los dos anteriores, y después de muchas dudas para elegir entre las minas de sal y una escapada a Zakopane, a último momento, cambié de opinión y, aunque no me apetecía mucho, decidí visitar el campo de concentración de Auschwitz.

literas-auschwitz-polonia

La penumbra que todo lo cuenta

Si ya después de mi viaje a Normandía, me había vuelto definitivamente pacifista visitando los lugares del desembarco, o ya me había quedado de piedra visitando Dachau (el primer campo de concentración nazi a las afueras de Múnich), en Auschwitz el desasosiego amplifica aún más …

interior-barracones-auschwitz-polonia

Energía indescriptible

El estricto control de acceso

Tras un trayecto en microbús de apenas de una hora, con una guía español-inglés y un vídeo sobre el campo de concentración para ir mentalizándonos con lo que vendría, cuando llegamos allí me sorprendió la aglomeración de gente de todos los países del mundo que se habían acercado a visitar este siniestro lugar hasta el punto de casi parecía un parque de atracciones. Lo segundo que me llamó la atención, fue el estricto control para acceder el museo por miedo a posibles ataques (se puede entrar con cámara, pero no se puede entrar con ningún bolso que sea más grande del tamaño de un folio. ¡Ojo que cumplen a raja tabla y no se admite ninguna excepción).

retratos-auschwitz-polonia

Retratos… pero parece que fue mentira…

El Museo – Auschwitz I

Una vez en el interior, nos dieron a todos un “pingadillo” para que pudiésemos oír perfectamente a la guía en los espacios abiertos sin que ésta tuviese que subir el volumen y es que, a pesar de la milimetrada organización del museo, se intenta mantener al máximo el respeto por lo allí ocurrido.

Sobre lo que allí vimos, no necesitaréis echarle mucha imaginación y es que, para bien o para mal, con tantas películas sobre la Segunda Guerra Mundial, estamos más que familiarizados con todo eso. Sin embargo, descubrí que nunca estás suficientemente preparado…

latas-gas-zyklon-b-auschwitz-polonia

Latas y latas vacías de gas Zyklon B

Ninguno de lo que visitamos aquel lugar estábamos preparados para ver un lugar aún tan entero (los primeros barracones de Auschwitz se fabricaron con ladrillos por lo que aún siguen intactos. Todos aquellos de madera que fueron quemados antes de que fuera todo destapado han dejado un terreno vacío enorme que pone los pelos de punta con sólo verlo… Tampoco estábamos mentalizados con que, después de una primera hora y media, hubiese una segunda parte: al Auschwitz I (en el que llego a haber hasta 20 000 personas) le sucedió un segundo Auschwitz (Birkenau) con una extensión de 4km2  y con las vías del tren que llegaban hasta allí para descargar masas…

maletas-auschwitz-polonia

Maletas que nunca fueron recuperadas

protesis-auschwitz-polonia

Aprovechándolo todo…

Reflexiones viajeras

Ninguno de los que allí entramos estábamos listos para entender que aquello no fue una película. Varios barracones hoy reutilizados como salas de exposición del museo no sólo recogen numerosas imágenes que hemos visto cientos de veces sino que también están expuestas toneladas de latas de gas, de ropa, de zapatos, de maletas, de prótesis robadas y de pelo humano (reutilizado para hacer pelucas) y esa realidad tan sólo está separada de nosotros con un fino cristal.

Ninguno de nosotros era consciente que iba a escuchar historias horribles sobre abusos de poder, crueldad infinita, experimentos atroces, tortura entre las mismas paredes en las que tuvieron lugar.

Lo que había sido un revuelo en la entrada se fue convirtiendo por minutos en un angustioso silencio por parte de todos lo allí presente. No hay palabras, ni siquiera respiraciones para algo así. Nunca pensé que una visita turística resultase tan anímicamente intensa. Por mucho que lea sobre el tema, vea en televisión, nunca me deja de sorprender la barbarie humana. No me cabe en la cabeza que las mismas personas que pueden lograr cosas tan maravillosas puedan convertirse en seres humanos tan despreciables.  No me acostumbro. “Y lo peor de todo, por desgracia, es que no importa el momento o el país… Seguimos aún sin aprender de nuestros errores”, pensé para mí mientras el bus volvía a Cracovia totalmente mudo.

zapatos-auschwitz-polonia

Montañas de zapatos que ponen los pelos de punta

Nota: ¿Quieres saber más? Te recomiendo que te pases por el blog de Touristear que te da mucha información práctica para visitar Auschwitz Birkenau.

2 Respuestas

  1. pabrini471

    Hola! he leído sus comentarios sobre el sitio Auschwitz, donde se llevó el atroz genocidio a quienes pertenecían a una cultura Judía. Solo hasta el año pasado encontré en youtube, videos sobre el holocausto, no pensaba verlos y tomé la decisión de observarlos, fue una cosa escalofriante, después leí sobre una familia que había estado escondida por una año, para evitar ser capturados, pero infortunadamente fueron delatados y apresados, el único sobreviviente fue el padre de la niña Ann Frank, muy conmovedora la historia que se narra.
    Tus comentarios interesantes y no sabía que el lugar histórico fue convertido en museo con todo lo que explicas.
    Felicitaciones por la divulgación de ésta triste historia.

    Responder

Deja un comentario