mogotes-vinales-cuba

Los impresionantes mogotes del Valle de Viñales

1. Viaje hasta Viñales

Tras unos primeros días durante los que, definitivamente, me enamoré de La Habana, decidía hacerle caso de nuevo a Patricia Schultz. A pesar de lo que no es lo primero que te viene a la mente cuando piensas en Cuba, nuestra periodista recomendaba el pueblo de Viñales. Tras unas cuantas búsquedas por Internet, me pareció una opción muy interesante. Viñales representa la Cuba más rural, el cultivo del tabaco y posee unos sorprendentes paisajes: los mogotes, unas curiosas elevaciones de piedras caliza.

Tras unos cuántos quebraderos de cabeza para encontrar el modo de ir en bus, aquella mañana haría un gran descubrimiento…  ¿Cuál es la forma más cómoda y rápida de viajar por Cuba? ¡Los coches compartidos! Regateas el precio con el taxista, buscas a gente que quiera compartir contigo esos gastos y ¡listo! O sea un “blablacar” al modo tradicional, jejeje.

Así que viajaría hasta Viñales con una familia nórdica y un señor alemán y, por unos CUC más que el bus, estaríamos allí en apenas 2 horitas. Por recomendación de mis “abuelos” cubanos  me alojaría en Casa Geo, una casa sencilla pero limpia llevada por un encantador matrimonio joven con dos niños pequeños. Se encuentra en la calle principal del pueblo pero algo separada del centro (dónde todas las noches hay fiesta).

artesania-palma-cuba

Artesanía local

casas-vinales-cuba

El encantador pueblo de Viñales

cueva-indio-vinales-cuba

La cueva del Indio

2. Visita a Viñales y a Cayo Levisa

Viñales efectivamente merece mucho la pena. Es un pueblo encantador, con bonitas casitas de colores, con unos soportales muy característicos, y rodeado de un paisaje inigualable, el valle de Viñales. Una de las visitas de rigor es la Cueva del Indio (a las afueras del pueblo). Esta cueva está “esculpida” dentro de un mogote y se atraviesa en barquita. La entrada al recinto también permite visitar un bonito parque dónde disfrutar de la naturaleza y relajarse además de visitar un secadero de tabaco (y/o comprar tabaco si uno lo desea).

Al día siguiente, tras barajar varias opciones, tendría mi primer día en la playa en la isla. ¡Al fin y al cabo estaba en Cuba! No soy muy “playera” pero me recomendaron visitar las playas de esa zona que serían totalmente diferentes a las del Sur. Al día siguiente, contrataría una excursión de un día a Cayo Levisa. Era un día de viento, el agua estaba fresca (menos mal que ya estoy acostumbrada a las temperaturas del Cantábrico) pero no me importó ni lo más mínimo. Había sido una buena elección porque apenas estábamos unas 50 personas en aquel cayo. Estaba en el paraíso

Tras un día relajado de playa, tras pasar por los bares del centro que estaban de lo más animados, me decidí a pegarme una ducha y cenar en casa de mis anfitriones.

secadero-tabaco-vinales-cuba

Un secadero de tabaco

3. El accidente

Ya relajada, ajena a cualquier tipo de preocupación, salía a tomar algo y a escuchar a un grupo realmente bueno que había localizado en un bar cerca de la casa. Y saliendo por la puerta… ¡Me metí una real h*** en un peldaño (de unos 25 cm) al salir del porche! Sé que os esperabais algo más de mí pero la torcedura fue así de triste (nada de cubanos por el medio, jajaja)…

El tobillo golpeó con tanta fuerza el suelo asfaltado que estuve casi 15 minutos con la sensación de que no podía respirar. No fui ni capaz de gritar. Cuando por mi fin volví a tener el estómago en su lugar, todas las imágenes que tenía de mi viaje pasaron por mi cabeza. Una menda, que es muy propensa a ser patosa y a los esguinces, sabía que eso implicaría reposo pero… ¡Estaba en medio de mi viaje! ¿Quizás podía ir a un hospital y consultarlo? ¿Y si fuese grave y mi viaje se acababa ahí? Así que con los nervios a flor de piel, decidí levantarme para comprobar la envergadura de los daños. Cuando vi que podía posar el pie y caminar, me tranquilice. Decidí entrar de nuevo en la casa y pedí bolsas y bolsas de hielo. Mientras les contaba a  Néstor y su mujer lo acontecido, el tobillo (¡cómo no!) empezó a inflamarse más y más. Era un esguince, me había convencido a mí misma. Sólo necesitaba anti inflamatorios, hielo, mantenerlo en alto todo lo que pudiese, una venda o tobillera para sujetarlo y no forzar… (y así lo haría durante los cinco días siguientes al accidente).

A la mañana siguiente, tenía apalabrado un nuevo coche compartido y me esperaría unas seis horas de viaje hasta Trinidad, tiempo suficiente para que ese tobillo se repusiera…

excursion-cayo-levisa-cuba

De camino a Cayo Levisa

playa-cayo-levisa-cuba

El paraíso sin filtros, sin photoshop

[plain]Este post NO ha sido patrocinado. Los enlaces o las menciones a marcas que incluyo en este texto han sido introducidos porque creo que pueden tener interés para el lector. TODAS las opiniones y experiencias recogidas en mi blog son REALES y ÚNICAMENTE mías. [/plain]

4 Respuestas

    • El Viaje de mi Vida

      Hola Martina,
      Pues sí! Sólo tienes que acercarte a una parada de taxis el día anterior y regatear con ellos el precio, jejeje. Normalmente te dan el precio por el coche completo así que lo ideal es buscar luego a gente para compartir. 🙂

      Responder

Deja un comentario