Ya van dos años y medio que he abierto El Viaje de mi Vida y no deja de sorprenderme la cantidad de chicas que aún a día de hoy me escriben fascinadas con mis aventuras.

“¡Jo, qué valiente eres!” “¡A mí también me gustaría hacer lo mismo!” “¿Cómo lo haces?” “¿No te da miedo?”

Pues, chicas, ha llegado la hora. ¡El 2015 es vuestro!

Sé por las conversaciones que habéis mantenido conmigo, por vuestros mails, vuestros comentarios que vosotras también estáis ahí, deseosas de vivir grandes aventuras y, sobre todo, que os apasiona viajar.

¿Rondas los 30 y ya no estás para hacer locuras ni andar de mochilera? ¿Ahora mismo no tienes pareja y todos tus amigos están “arrejuntados” así que no tienes a nadie que quiera viajar contigo?¿No eres rica? ¿Te da miedo?

¡NO PASA NADA! Vamos a ir despejando dudas sobre esto de viajar sola paso a paso.

puente-rialto-venecia-italia

Recién aterrizada en Venecia sin mi maleta… ¡Y no pasó nada!

1º) Las viajeras solitarias no somos tan valientes

No, no somos valientes sino que tenemos dos dedos de frente. Como siempre digo: ¿a qué no te meterías en un callejón oscuro en tu pueblo, en París o en Singapur? ¡Pues eso! Hay que ir con cuidado por la vida y punto pero ten claro que de pasarte algo, puede pasarte aquí o en cualquier lugar…

2º) Las viajeras solitarias no tenemos edad

Si algo he aprendido en estos cuatro últimos años que viajo sola es que NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR. ¡Ojo! Yo nunca había viajado sola anteriormente así que fui pasito a pasito, saliendo de mi “zona de confort” a mi ritmo. Primero fue un fin de semana en el País Vasco, luego cuatro días en Venecia, luego una semana por Praga, Budapest y Viena… y luego ya me fui 10 días por la India. Lo cierto es que, ahora mismo, cuando miro atrás, me siento orgullosa de haberme enfrentado a mis miedos. Todo este recorrido ha supuesto para mí una gran SATISFACCIÓN PERSONAL.

desierto-yazd-iran

Viajar a Irán fue un reto, un país (supuestamente) no apto para mujeres

3º) Enfréntate a tus miedos

Ten muy claro que las barreras sólo te las pones tú. Hoy en día no es tan difícil viajar como en el pasado: las mujeres lo tenemos igual de fácil que los hombres (aun más si tienes una tarjeta de crédito que pueda estar ahí para rescatarte de lo que sea además de un buen seguro de viajes). Deja de ponerte excusas tontas porque como decía mi abuela: “Todo tiene solución excepto la muerte”. Y sí, siempre hay una primera vez y da miedo y, una vez que des el paso, ya verás como no es para tanto.

4º) Para viajar, ¿hay que ser rico?

¡Otra excusa más para no viajar sola! Si eres abierta de mente y eres flexible, el mundo es tuyo. Puedes encontrar auténticas gangas e incluso me atrevería a decir que durante algunos de mis viajes, ¡he gastado menos que estando en casa! Además hoy con sistemas para recibir alertas de ofertas de viaje, compartir coche, de alojamiento gratuito o intercambio de casa.

5º) Soledad es colega mía

Mucha gente me pregunta si me aburro cuando viajo sola y ¡os diré que para nada! ¡Siempre vuelvo agotada! Primero, porque la gente interactúa mucho más contigo y te ayuda un montón (es lo bueno de que te vean como una chica indefensa, jejeje) así que te pasas el día socializando (intenta dejar atrás tu timidez y vete desarrollando tu lado más extrovertido). Por otro lado, como mando yo, pues si no me gusta algo me voy y si me gusta, ¡pues me quedo! ¡Así de fácil! Finalmente, como comenté antes, por temas de seguridad, tienes que estar más atento a todo y lo cierto es que los pequeños momentos de tranquilidad que puedes tener, son momentos muy bonitos de introspección, momentos perfectos para meditar y para conocerte. 🙂

 Conclusión

¡Dejad de soñar!¡VOSOTRAS TAMBIÉN PODÉIS! Proponeros una pequeña meta y ¡A por ello! No tenéis porque plantearos un viaje muy difícil o muy lejos para empezar. Id a poquito. Os aseguro que no os arrepentiréis.

Deja un comentario