catedral-gerona-espana

Catedral de Gerona

 

Arrancando desde Barcelona dirección Montpellier

Otro viaje que fue muy especial gracias a la compañía de unos grandes amigos. Esta vez el reto era importante: viajar en coche desde Barcelona por toda la Costa Azul.

La primera parada fue en Gerona y la verdad es que es uno de estos miles de pueblos españoles con encanto. Aparte de disfrutar de la gastronomía catalana a lo grande, también visitamos el Barri Vell y la catedral.

vieux-nice-niza-francia

Le Vieux-Nice

A la noche llegábamos a nuestro centro de operaciones, una casa rural (La Petite Cadèle).  Visitaríamos al día siguiente Montpellier, ciudad sencilla pero coqueta, y a la tarde nos fuimos a ver el mar a la Grande Motte, un pueblecito conocido por sus peculiares edificios de veraneo en forma de dunas.

Descubriendo la Costa Azul: de Niza a Mónaco

Al día siguiente nos fuimos hasta Niza, el lugar que más me gustó. El Vieux-Nice, con sus colores cálidos, nos hace viajar de repente al Mediterráneo, a Italia. Además viendo el mar de la costa es cuando uno realmente entiende porque se llama la Costa Azul. Su color es realmente espectacular.

palmeras-cannes-francia

Atardecer sobre Cannes y sus palmeras

puerto-monaco-francia

El principado de los Grimaldis… ¡y sus yates!

En un ataque de locura decidimos seguir más al este y ese día llegamos finalmente hasta Mónaco. Nos dimos un breve paseo por el pequeñísimo principado, por La Condamine,  su puerto lleno de yates, y por Montecarlo con sus coches caros, casinos y hoteles de lujo. El estado más pequeño de Europa me decepcionó un poco pero el atardecer y sus preciosos colores de la costa a la vuelta, pasando por Cannes, merecieron la pena.

Las ciudades romanas y medievales de Nîmes y Aviñón

Al día siguiente nos esperaba Nîmes. Visitamos tanto la famosa arena romana como el antiguo templo romano, Maison Carrée. Persiguiendo más vestigios romanos, nos fuimos hasta el puente del Gard que realmente impresiona por su enorme tamaño (tenía la doble función de acueducto y puente). Al atardecer, antes de volver a Montpellier, hicimos una parada por Aviñón y vimos el impresionante palacio papal (Palais des Papes) y fuimos a cruzar el puente de Aviñón como dice la canción infantil.

puente-del-gard-francia

El imponente puente del Gard

ciudadela-medieval-carcasona-francia

La ciudadela medieval de Carcassonne

Finalmente para concluir nuestro viaje visitamos la bonita ciudadela amurallada de Carcasona, conjunto arquitectónico medieval declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997.

Antes de volver a Barcelona hicimos un par de paradas más: en Colliure, un pueblecito pesquero preciosísimo dónde residió y está enterrado Antonio Machado y finalmente en Figueres (aún tengo pendiente mi visita al museo Dalí).

Fue una ruta muy ambiciosa, muchos kilómetros, mucha carretera pero realmente fue otro viaje más inolvidable. A día de hoy ese azul tan intenso de la costa sigue invadiendo mi memoria a cada que aún recuerdo este Road Trip entre amigos.

4 Respuestas

  1. missmadaboutravel

    Una ruta perfecta para descubrir lo mejor del sur de Francia… Eso sí, si hubieras vuelto por el interior, Lagrasse vale mucho la pena 😉

    Responder

Deja un comentario