amberes-belgica

Siempre que me piden que recomiende un viaje “cerquita” menciono Bélgica y es que, en mi opinión, este pequeño país es una auténtica joya. ¡Nueve lugares nada más y nada menos incluye Patricia Schultz en su lista!

1º) Tras los pasos de Rubens en Amberes

Personalmente Amberes no me aportó demasiado pero Patricia, muy asidua a Rubens, nos recomienda la visita a Rubenshuis  (Casa-taller del famoso pintor), el museo Rockoxhuis (Máximo exponente del legado cultural flamenco del s.XVII), el Museo Plantin-Moretus (Una antigua residencia que también fue un antiguo almacén de libros y una imprenta) y KMSKA o Real Museo de Bellas Artes de Amberes.

Para hospedarse el De Witte Lelis y el Ruben-Grote Marks (con habitaciones dobles a partir de los 300 euros) son las exquisitas elecciones de Patricia.

cerveza-belga

2º) La cerveza belga

Se contabilizan hasta 680 variedades de cerveza en Bélgica: el paraíso para los amantes de esta bebida.

Se recomienda visitar a las destilerías Abbaye d’Orval (a 8 km del pueblo de Florenville) o De Halve Maan en Brujas o simplemente dejarse caer por la cervecería Brasserie du Bocq en el pueblo de Purnode.

Si queréis saber más sobre la cerveza en Bruselas también tendréis el Museo de La Gueuze. Proponen un paseo por toda la ciudad para explicar cómo nació esta tradición. ¡Parece realmente interesante !

Patricia Schultz recomienda también la Auberge du Moulin Hideux (hotel-restaurante)en el pueblo de Noirefontaine.

Aunque no esté tan relacionado con la cerveza, añade finalmente al montón La Fleur en Papier Doré, un café en el que al parecer se reunían personajes célebres como Magritte o Hergé (el padre de Tintin) y que no tiene mala pinta…

brujas-belgica

3º) Brujas

Otra de las ciudades que no me impactaron tanto como hubiese querido fue Brujas pero al igual que con Praga, no le voy a quitar ningún mérito. Es una ciudad preciosa, encantadora (de las que yo llamo “de postal” porque a pesar de su belleza no me han transmitido demasiado).

4º) Chocolate belga

En este apartado está incluido el Museo del Cacao y del chocolate (¿Alguién que lo haya visitado?¿Merece la pena?)

¿Dónde comer el mejor chocolate? Los maestros artesanos recomendados son WittamerMary  y Pierre Marcolini. No os preocupéis que todas estas tiendas venden online. ¡Ya estuve salivando un buen rato por vosotros! 😀

5º) Patatas fritas belgas

Algunas personas os dirán que no es para tanto pero yo soy fan. Las patatas fritas belgas me fascinaron. Para los belgas freír unas simples patatas es todo un arte y se utiliza la técnica de la doble fritura.

Patricia Schultz nos hace más recomendaciones para seguir poniéndonos como focas (entre cerveza, chocolate y patatas fritas, vamos bien): Maison Antoine (dedicados exclusivamente a las patatas fritas), Chez Leon  (lugar emblemático dónde comer el plato nacional belga: mejillones con patatas fritas).

Si ya queréis pegaros un capricho más variado, la elección será La Marée, restaurante especializado en productos del mar y sobre todo en ostras.

grand-place-bruselas-belgica

6º) La Grand Place de Bruselas

Uno de los lugares que curiosamente más me gustó durante mi visita a Bélgica. La Grand Place de Bruselas es un lugar realmente mágico por las bonitas casas de los diferentes gremios que allí se reunían. ¡Y no exagero ! ¡La UNESCO la ha incluido también en su lista!

Si tenéis la oportunidad de viajar durante mediados de agosto (Asunción), recordad que cada dos años (en los años pares) se cubre de un manto impresionante y colorido de begonias (Tapis de Fleurs).

7º) Escaparate de Art Nouveau en Bruselas

El Edificio Museo Horta, la Casa Cauchie, el MIM (Museo de los Instrumentos), el Museo del Cómic, los restaurantes Le Falstaff  y Comme Chez soi son pequeñas joyas del Modernismo belga que se encuentran por todo Bruselas.

gante-belgica

Gante (Foto: Viaja en mi mochila)

8º) Gante

Durante mi visita a Bélgica, Gante fue una de las ciudades más bonitas que visité y realmente creo que debía incluirse en la lista porque tiene muchísimo encanto.

 9º) Lieja

La ciudad de Lieja cierra la lista destacando la Estación ferroviaria Guillemin diseñada por Calatrava, el Museo de arqueología Curtius y – como Patricia aún se ha quedado con hambre – el Restaurante-Café Lequet que supuestamente es famoso por las albóndigas (aunque si le echáis un vistazo a páginas de opiniones parece que hoy sólo tiene la fama…).

[plain]Este post NO ha sido patrocinado. Los enlaces o las menciones a marcas que incluyo en este texto han sido introducidos porque creo que pueden tener interés para el lector. TODAS las opiniones y experiencias recogidas en mi blog son REALES y ÚNICAMENTE mías. [/plain]

2 Respuestas

  1. Mrs Knook

    De acuerdo contigo en que ni Brujas ni Amberes me llamaron demasiado la atención. El ambiente de brujas me pareció un poco artificial, todo lleno de turistas. Los días grises que me tocaron en ambos casos tampoco ayudaron. Ahora, los chocolates belgas, ay!!! Me volví con un cargamento de bombones que me dio taaaaaaaanta pena acabar. Exquisitos.

    Responder

Deja un comentario