¿Dónde estabas tú el año pasado? Yo puede decir que viviendo una Semana Santa totalmente diferente a la de este año. Tras tres maravillosas semanas por Colombia, tocaba iniciar mi viaje por Ecuador y vivir un momento muy especial en su capital, Quito: las procesiones.

semana-santa-quito-ecuador semana-santa-quito-ecuadorQuito en Semana Santa

La Semana Santa de Quito es una de las más celebraciones más importantes del planeta. Se realizan un sinfín de actividades por la ciudad.

Aunque no sea creyente, confieso que sentía curiosidad por lo que acontecería y ver cómo se vuelcan sus dos millones de habitantes.

Mi recorrido aquel Jueves Santo empezaría la Preciosa Basílica del Voto Nacional. Presenciaría una misa en la que se recrearía la última cena y, por desgracia, no llegaría a tiempo para poder seguir La Procesión de las Luces que recorre la ciudad con velas.

En busca de esta Procesión acabé en el centro histórico de Quito lleno de vida. Había muchísima gente por todas las calles. Casi todas las iglesias estaban abiertas por lo que tuve la oportunidad de visitarlas de noche: la Iglesia de la Compañía, la Catedral de Quito, la Iglesia de San Francisco y la Iglesia de Santo Domingo. La primera, en mi humilde opinión, destaca sobre todas las demás pero todas ellas con sus imponentes naves doradas me pusieron los pelos de punta y aún más dentro de todo aquel ambiente nocturno.

Las procesiones de Semana Santa de Quito

A la mañana siguiente, Viernes Santa, decidí salir temprano de casa para no perderme nada. Me sorprendió en un principio el aire festivo de las calles del centro decoradas con banderines pero muy pronto viviría esa gran devoción que sienten los ecuatorianos por la religión.

Era las 10 y la Procesión del Jesús del Gran Poder empezaría a las 12 así que, juntos a mis nuevos compañeros de aventuras (Deonza y Jessica), decidíamos entrar un momento a tomar un café para hacer la espera más amena. ¡Apenas una hora después nos encontrábamos totalmente atrapados en esa cafetería que estaba en la misma calle Venezuela…por dónde pasa la procesión!

Fueron tres horas aproximadamente las que estuvimos allí viendo sin parar a creyentes encapuchados de color púrpura (algunos de negro), muchos de ellos caminando descalzos y con cadenas, representación de Jesús en la cruz y familias enteras volcadas en el evento.

La fanesca

Como os contaba, no soy muy devota pero cuando se trata de gastronomía soy la primera en apuntarme. Si estáis por Quito en esas fechas, no dejéis de probar la fanesca que es típico de esas fechas.

Esta sopa espesa es típicamente ecuatoriana tiene una base de legumbres típicamente andinos (habas, maíz, lentejas y guisantes entre otros) y de bacalao, como manda la religión cristiana. Luego, para acompañar y decorar se le añade plátano frito (que contrasta con el sabor del pescado), huevo duro, queso fresco y alguna empanadilla. Te la sirve acompañadas de salsas (cebolla o tomate picaditos), por si con todo estos ingredientes no fuese suficiente, jeje. Lo cierto es que estaba riquísimo y tras almorzarla, ya no volví a tener hambre hasta el día siguiente. J

 

Deja un comentario