aviones-viajes

Aunque parezca un gasto superfluo, a la hora de viajar siempre hay que tener en cuenta posibles imprevistos que puedan surgir y es que. ¡Más vale prevenir que curar!

Si viajáis por países de la Unión Europea, con solicitar la Tarjeta sanitaria europea ya estaríais curados en salud (¡nunca mejor dicho!).

Si además contratáis algún seguro extra de viaje con vuestro billete, quizás os podáis asegurar el reembolso de vuestro billete ante posibles cancelaciones. Muchas tarjetas visas también incluyen un seguro de viaje al comprar con ellas pero ¡ojo con la letra pequeña! Muchos de estos seguros quizás no os lo cubran todo. Comprobad cuáles son exactamente las coberturas que os ofrecen.

aviones-seguros-viaje

Si os vais más lejos, es recomendable contratar un seguro de viaje. Recordad llevar siempre a mano el teléfono 24 horas de la aseguradora y los teléfonos de embajadas y consulados por si fuesen necesarios. Además es muy recomendable que llevéis siempre fotocopias de vuestra documentación – pasaporte, billetes vacunas, dni – (en papel o incluso en vuestro correo electrónico) ya que facilitaría la renovación de documentos en caso de robo.

A la hora de contratar y comparar seguros de viaje

Tendréis que tener en cuenta:

1º) El país al que viajáis

En función del país, el seguro puede subir o bajar de precio. Por ejemplo, los seguros a Estados Unidos siempre suelen ser más caros ya que allí los servicios sanitarios tienen precios desorbitados pero ¿preferís pagar 100 euros y tener cobertura sanitaria parcial (para pequeñas emergencias) o acabar pagando 1000 euros por un simple servicio de ambulancia?

2º) La duración del viaje

Está claro que cuántos más días pasan más posibilidades de riesgo. ¡Así tocad madera pero tened en cuenta que la duración también influirá en el precio!

 

3º) La cobertura de repatriación

¿Viajáis lejos de vuestro país? Quizás más valga pagar una pequeña cuota que pagar vuestra repatriación desde algún sitio aislado ¿No creéis?.

seguro-viaje-maleta4º) Cobertura médica

Toca leer la letra pequeña. Algunos seguros sólo os cubrirán servicios básicos y una cantidad máxima. Una vez más valorad a donde vais y estudiad un poco cómo se encuentra el sistema sanitario en ese lugar (si hay hospitales, por ejemplo).

5º) Cobertura de cancelación y retrasos

Si vuestra situación laboral, vuestra salud o cualquier otro imprevisto impide vuestra salida puede ser interesante recuperar los gastos de ese billete o poder cambiar esos billetes sin que os cueste un riñón.

6º) Cobertura de daños y robos de objetos

¿Viajáis con cosas de valor? ¿Viajáis de hotel, hostal? ¿De mochilero? Tened en cuenta esas varias premisas para saber si os compensa declarar objetos que no queráis que os roben bajo ningún concepto.

7º) Cobertura para deportes de riesgos

¿Os gusta hacer rafting, barranquismo, paracaidismo? Adelante pero mejor asegurado, no vaya a ser…

Deja un comentario