Artesanía local en Rúa Nova

Artesanía local en Rúa Nova

Cuando el Sr. Machbel me propuso formar parte del proyecto #undiaenmiciudad, me di cuenta de que había llegado la hora de hablar de ese medio puntito (de los 1000 sitios que ver antes de morir) que ya he conseguido: Santiago de Compostela. Para lograr el punto entero tendré que buscar un hueco en mi ocupada agenda y realizar (aunque sólo sea una etapa) el famoso Camino de Santiago. Lo haré, no os preocupéis. 😉

La tarea parecía fácil pero fue complicado pensar en un recorrido que pudiese plasmar todo el encanto que tiene Santiago. Como he contado anteriormente, me considero totalmente apátrida y, aunque al principio me asustaba vivir en un ciudad tan pequeña, una se acostumbra muy bien a la vida santiaguesa.

El recorrido que os propongo (realizado con la ayuda incalculable de mi amiga Mónica) empezaría desde la estación de tren (pequeñita pero con mucho encanto). Tocará subir la empinada calle del Hórreo, arteria principal, que comunica a su izquierda con la parte más moderna de la ciudad, el Ensanche (nos lo saltaremos porque la verdad es que no tiene mucho que ver). Llegaréis al pequeño centro neurálgico de la ciudad, la plaza de Galicia, que es dónde comienza el Casco antiguo.

Peregrinos encontrándose en la Plaza de Cervantes

Peregrinos encontrándose en la Plaza de Cervantes

1. El mejor desayuno en Santiago de Compostela

Acabamos de empezar el día, ¿no? ¡Habrá que desayunar! Pues justo en una de las esquinas de esta plaza, podréis disfrutar de un maravilloso chocolate con churros en la mítica cafetería Derby dónde unos camareros con pajarita y un ambiente retro os harán viajar al pasado.

 

2. El casco antiguo de Santiago de Compostela

A continuación, toca ya adentrarse en la ciudad vieja. Cruzando la bonita Plaza del Toural, llegaréis a la concurrida Rúa do Franco. Allí, ya podréis empezar a hacer planes sobre cómo os vais a poner las botas a la hora de comer y pasear entre turistas, peregrinos, funcionarios, estudiantes y simples santiagueses.

Al acabar la calle ya llega el jubileo: la Plaza del Obradoiro se abrirá ante vosotros y podréis admirar la impresionante fachada de la Catedral, el Colegio de San Jerónimo (Colexio de San Xerome, Rectorado), el Palacio de Rajoy (Pazo de Raxoi, Ayuntamiento) y el Hostal de los Reyes Católicos. Tras una visita al interior de la catedral (Versión low cost. ¡Es gratis!), os recomiendo gastar los euros en visitar las cubiertas de la Catedral. Después de esto, saliendo de la catedral a la derecha, bajo el arco de Gelmirez siempre encontraréis algún gaiteiro para ponerle banda sonora a vuestra visita y recordaros que estáis en Galicia. Pasaréis delante de otra obra maestra – con elementos típicos del barroco gallego, el Monasterio de San Martín Pinario y llegaréis hasta la Plaza de Cervantes.

 

3. Dónde comer en Santiago de Compostela

Llega la hora de comer. ¡Que estamos en Galicia, por Dios! Tenéis varias opciones: volver al Franco para ir de tapeo ó pegaros una buena mariscada; seguir de frente, visitar el mercado de abastos y de paso pedir que os cocinen unos berberechos al vapor allí mismo o, si queréis algo diferente de picar, os recomiendo el Bar París.

Interior de Café Casino

Interior de Café Casino

Ahora toca tomar café y relajarse un poco que habéis trabajado un montón y aún falta mucho, jajaja. Recorreréis la Rúa Nova (con sus bonitos soportales y puestos de artesanía que le dan un olor a cuero a toda la calle), y haréis una paradita en el Café Casino que os llevará al siglo XIX. Al final de la calle, encontraréis la también imprescindible Plaza de las Platerías.

Si no habéis comido allí, os recomiendo de todas formas una visita al Mercado de Abastos ya que os pillará de paso hacia vuestras siguientes paradas recomendadas: Porta do Camiño y la Rúa San Pedro (allí también hay un montón de sitios donde tapear)

¿Buscáis algo más íntimo y romántico? La terraza del hotel Costa Vella o el restaurante Casa Felisa (detrás de San Martín Pinario) son una buena opción. Si no, volved por la Rúa da Raíña dónde encontraréis un montón de bares de tapas, menos turísticos y más “enxebres” (auténticos) como el San Clemente, el Trafalgar (no dejéis de probar los Tigres Rabiosos), el Gato Negro o el Orellá entre otros.

 

4. Los Museos de Santiago de Compostela y sus parques

Desde Puerta del Camino, veréis el Museo do Pobo Galego o, si lo preferís, podéis visitar el Museo de Arte Contemporáneo. Si no sois de museos, rodeadlos y aterrizaréis en uno de los parques más bonitos de la ciudad: el Parque de Bonaval.

De regreso, una muy buena opción para retomar fuerzas es ver el atardecer en la fantástica terraza del Momo con vistas al parque de Belvís y al Seminario Menor.

Convento de San Martín Pinario (Foto: skandal00)

Convento de San Martín Pinario (Foto: skandal00)

5. La Alameda de Santiago de Compostela

Antes de acabar el día, no dejéis de daros un paseo al anochecer por La Alameda y descubrir algunos de sus secretos mejor guardados: las dos Marías, el banco de los enamorados, la estatua de Valle Inclán… ¡y las mejores vistas a la catedral!

6. Salir de noche por Santiago de Compostela

Si aún os quedan fuerzas por la noche, no dudéis en visitar lugares como la Casa das Crechas, el Fuco Lois, el Modus Vivendi, el Paraíso Perdido, el pub Atlántico o el Reixa (para los más rockeros) para degustar una crema de orujo o un licor café. Antes de iros a la cama, no os olvidéis de pasar por la Plaza de la Quintana a buscar al peregrino escondido, jejeje.

Y si finalmente, os encuentrara el amanecer (como dice la canción de Sabina), nos vemos en el Galicia para desayunar… ¡Pizza!

Museo do Pobo Galego

Museo do Pobo Galego

Como veis, Santiago de Compostela, una ciudad pequeñita pero con muchas cosas que ver y de las que disfrutar (¡y lo que me habré dejado en el tintero!) pero sobre todo un encanto sin igual. ¡Os espero! 😉

7 Respuestas

  1. thewanderingsblog

    ¡Qué gran post sobre Santiago! La verdad es que muchas veces no valoramos lo que tenemos en casa y nos dedicamos a escribir sobre otros sitios cuando en realidad, somos los mejores “reporteros” del lugar donde vivimos. Nos podemos apuntar nosotras también a #undiaenmiciudad? vivimos en Luarca y ha sido elegido recientemente el pueblo más bonito de España!
    Enhorabuena por tu blog, soy asidua y siempre encuentro inspiración 🙂 un abrazo desde The Wandering S

    Responder
    • @skandal00

      Hola Wandering! Muchas gracias! Pues la iniciativa es de @machbel así que estoy convencidísima que cuantos más seamos en participar…muchísimo mejor para todos los viajeros! Como bien dices, quién mejor que un autóctono para hacerte descubrir los rinconces secretos de una ciudad, cosas que no vienen en ninguna guía (de hecho, por eso estoy enganchada a Couchsurfing, jeje). Anímate que Luarca parece precioso y seguro que tu #undiaenmiciudad será increíble 😀

      Responder
  2. 1MadreinItaly

    Ayyy pero qué bonita es mi Santiago! y qué nostalgia… una de las mejores ciudades para vivir sin duda. Enhorabuena por el post, muy completo!

    Responder
    • @skandal00

      Pues sí. Cuanto más visito, más me doy cuenta de lo bonita que es Santiago. Costó hacer una recopilación de los mejores rincones, jejeje 🙂

      Responder
  3. Monicarrie

    Ser turista en tu propia ciudad es algo increíble…fue un día especial, relajado y motivador…. Hacer de ayudante fue muy gratificante… Un beso a tod@s y sobre todo a mi @skandaloo….. (tkm)

    Responder
  4. Mr. Osopando (@ailuropodaXY)

    ¡Casi no te dejas nada! Buena entrada, aunque yo no recomendaría comer en el Franco. Entre tanto rodeo de aquí para allá (leyendo el post habré pasado como tres veces por la Quintana), acabé en el Maycar. 😛

    Responder
  5. skandal00

    Hola Adrián,
    Sí, quizás más que la calle del Franco, podríamos hablar de la zona del Franco (dónde están algunos de los mejores sitios como A Taberna do Bispo, El Gato Negro, El Maricastaña, el Abellá, el París…).
    En cuanto a lo de dar vueltas, creo que te has perdido un poco porque Mónica y yo lo hicimos de verdad y creemos que es de lo más completo! 😛

    Responder

Deja un comentario