En tren de Múnich a Salzburgo

Tras estar encantada con la ciudad de Múnich, tenía ganas de conocer más sitios de la Baviera. Sin embargo, Barbara me avisó que el bonito castillo de Neuschwanstein estaba en proceso de restauración y tapado por andamios así que a mi gran pesar tuve que dejar esa visita para otra vez. Sin embargo, me avisó que desde su casa salía un tren directo a Salzsburgo. Viajaría al país vecino, Austria (por segunda vez), pero para conocer esta vez la ciudad natal de Mozart.

lluvia-salzburgo-austria

Calles de Salzburgo bajo la lluvia

Por desgracia el tiempo no acompañó aquel día pero la ciudad es más pequeña de lo que me imaginaba y es muy fácil recorrerla paseando. Nada más llegar a la estación de tren fui acercándome a pie al centro histórico, dominado por la fortaleza de Hohensalzburg, paseando todo el lado del río. Para empezar me fui a comprar los bombones rellenos de pistacho, los Mozartkugel, recomendados por Barbara, en la bonita calle comercial Getreidegasse, que me recordaba por momentos a mi amado Santiago (Y aún más bajo la lluvia). A continuación, fui a visitar la Torre del Carrillón (Glokenspiel), la plaza de Mozart y la Residencia arzobispal dónde me animaría a comprar una entrada para asistir a un pequeño concierto de música clásica ya que el tiempo no acompañaba demasiado. Aún así, mientras llegaba la hora, Stabri y yo subimos hasta la fortaleza – pasando por el cementerio de San Pedro – para tomar las mejores instantáneas de toda la ciudad.

residencia-arzobispal-salzburgo-austria

Concierto para niños dentro de la Residencia arzobispal

 

De concierto en la Residencia arzobispal en un día de lluvia

Llegó la hora del concierto y fue cuando me di cuenta de que mi alemán estaba bastante más oxidado de lo que pensaba… Cuando llegué allí me indicaron que no había comprado la entrada para el concierto (para turistas adultos) sino para niños, jajaja. Aún así muy pronto descubrí que había sido una suerte: los guiris entraban en un triste cuarto blanco y yo tenía entrada libre para acceder a la imponente Residencia arzobispal, a su sala de exposiciones y a sus exquisitas habitaciones barrocas. El cuentacuentos en alemán fue un buena clase de repaso para mí, Stabri triunfó entre los niños austriacos pero cuando salió un cuarteto formado por un clavicémbalo de época, una violín barroco, una viola y un flauta travesera como banda sonora, me olvidé por completo de que se trataba de un concierto para niños…

Finalmente antes de dejar la ciudad aproveché para pasar por la casa museo de Mozart y por el palacio de Mirabell y sus preciosos jardines antes de regresar a Múnich en tren (a apenas 1 hora y media de distancia).

haus-der-kunst-munich-alemania

Sala de caballeros del Tercer Reich en Haus der Kunst

 

Una muy buena recomendación: Visita a la Haus der Kunst

Con un último día del que disfruta en Múnich, y tras haberme desilusionado bastante con la Oktoberfest, decidí volver a pedirles opinión a mis anfitriones. Volví por tercera vez a pasear por mi ya amado Englisher Garten y me dirigí a la Haus der Kunst, un museo realmente impactante y escalofriante por su enorme carga histórica y es que fue el primer edificio de propaganda del Tercer Reich. Aún se nota un ambiente inquietante en este lugar que ahora es un museo de arte contemporáneo… Durante mi último día, sin planearlo, me metería de lleno en el triste pasado de Alemania.

 

Visita al Campo de concentración de Dachau

Por la tarde visitaría el encantador pueblecito de Dachau que a sus afueras escondería un secreto, un lugar estremecedor: uno de los primeros campos de concentración que serviría de modelo al horror que transcurriría en aquellos años. La visita como os podréis imaginar deja sin palabras…

Un viaje de 4 días de lo más completo como podéis leer, con un poco de todo: ambiente festivo durante la famosa fiesta de la cerveza, noches familiares con mis Couchsurfers, artes (Alte Pinakotek) y ciencias (Deutsches Museum), música clásica (en Salzburgo) e historia (en Dachau).

Múnich tiene de todo para gustar y no me lo esperaba 🙂

campo-concentracion-dachau-alemania

KZ Dachau

Deja un comentario