sandra-candal-parc-monceau-paris-francia

Yo de pequeña en el Parc Monceau (8eme)

Mi reencuentro con París, mi lugar de nacimiento

Mientras planeaba mi viaje a Londres de casualidad encontré unas ofertas del Eurostar, el tren que recorre el Eurotunel,  y finalmente decidimos pasar el fin de semana en París. Recomiendo al 100% la experiencia porque realmente es increíble. El tren es rápido, cómodo y sólo tarda 2h20 (40 min dentro del túnel).

París es, sin lugar a duda, uno de los lugares más especiales de este planeta pero además es parte de mí ya que fue mi hogar durante bastante tiempo.

Como ya habéis podido leer en mis primerísimos posts, soy hija de emigrantes españoles en París. Nací y me crié allí. Mi familia y yo nos instalamos en Galicia cuando tenía 15 años.

sandra-candal-jardin-des-plantes-paris-francia

Con mi hermana en el Jardin des Plantes

Probablemente no tengo tantos recuerdos glamurosos como la mayoría de la gente que visita la ciudad ya que el día a día en una gran capital siempre resulta más duro. Recuerdo andar por la calle con miedo, desconfiando de todo el mundo, el bullicioso tráfico… un entorno abrumador cuando eres niño. Mis primeros años los pasé en el 8eme arrondissement, en uno de los barrios más pijos de París. Recuerdo mis primeros años muy felices ya que me pasaba la vida en el Parque Monceau. 🙂

Mi familia luego se mudó durante dos años al 14eme arrondissement, cerquita de la famosa torre Montparnasse. Finalmente, durante los 4 últimos años vivimos en el 13eme arrondissement, cerca al barrio chino, de la gare d’Austerlitz.

París, para mí, no sólo es romanticismo y glamour sino también un crisol de culturas (aún recuerdo ir al colegio con niños de todos los colores, razas y religiones), de gente trabajadora que como en toda gran ciudad pelea día a día por sobrevivir, buscando de una vida mejor, triunfar quizás…

piramides-del-louvre-paris-francia

Pirámides del Louvre

El viaje que realicé en el 2008 resultó muy emotivo para mí porque no había vuelto hasta entonces al lugar en el que me había criado. Sentía una enorme curiosidad por lo que sentiría al encontrarme de nuevo con mi pasado.

visita-castillo-versailles-paris-francia

Visita al Castillo de Versailles con mi familia

 

Viendo París como una turista

Aparte de volver a visitar todos los lugares de mi infancia, me convertí en una turista más y entonces, sí, yo también me enamoré de París. Porque se trata de una ciudad con una luz sin igual. Porque pasear a lo largo del Sena e incluso pasear en sus bateaux-mouche es mágico (y aún más de noche). Porque la grandeza de la Place de l’Étoile, el lujo de los Campos Eliseos, de la Place Vendôme con el Ritz y la Place de la Concorde son deslumbrantes. Porque las vistas de toda la ciudad desde Sacré-Coeur, en Montmartre, son maravillosamente románticas. Porque si te estuvieses 1 segundo delante de cada una de las obras del museo del Louvre estarías allí 3 meses. Porque estar en París sin haber estado en Trocadero y haber visto la Torre Eiffel no tiene sentido. Es parte de su encanto, del cuento de hadas que pareces vivir cuando estás en esta ciudad.

Sí, probablemente viví en una de las lugares más bellos del mundo aunque en su momento no fuera consciente de ello. Sin embargo, es obvio que los sentimientos que experimentas como turista y la rutina diaria al vivir en una capital de esta envergadura (unos 11 millones de habitantes) no tienen nada que ver…

El banner a continuación incluye un enlace de afiliados. Esto significa que si compras tu vuelo aquí recibiré una comisión pero el uso de este enlace no incrementa el precio final para ti. ¡Ayúdame a continuar a viajar! ¡Gracias!

2 Respuestas

  1. fsalicia

    ¡Qué suerte tener la posibilidad de ser turista y autóctona a la vez! Imagino la de emociones que tienes cada vez que pisas París…

    Responder
    • @skandal00

      Son sentimientos encontrados la verdad… 🙂
      Gracias seguirme! 😉

      Responder

Deja un comentario