Siempre me he considerado muy amiga de mis amigos así que cuando el novio de mi amiga Iria pensó en montarle una fiesta sorpresa de cumpleaños para sus treinta añitos, no lo dudé ni un segundo (vamos, que tampoco es que sea muy difícil convencerme para subirme a un avión, jajaja). Vueling se instaló en Santiago de Compostela y nos acercó un poquito más a París gracias a un vuelo directo.

Me regalaron el libro “1000 sitios que ver antes de morir” para mi cumple, justo un mes antes de este viaje. Me puse a curiosear ya que teníamos unos días de vacaciones antes de ir a Rouen (dónde vivía mi amiga)…

vidrieras-notre-dame-de-chartres-francia

Las impresionantes vidrieras de Notre-Dame de Chartres

 

casco-antiguo-rennes-francia

Casco antiguo de Rennes (Foto: skandal00)

1. Chartres y Rennes

Alquilamos un coche en el aeropuerto y la primera noche para ahorrar dinero decidimos hospedarnos en un albergue en Chartres (mucho más barato que París y a tan solo una hora). Al día siguiente aprovechamos para visitar la catedral que venía mencionada en mi libro y me llevé una grata sorpresa ya que las vidrieras de la Notre Dame de Chartres, de un azul extremadamente intenso, son realmente impresionantes (de las más bonitas que he visto hasta la fecha).

Al día siguiente nos fuimos hasta Rennes. Su casco viejo es precioso, con sus casitas del s. XVI con entramados de madera. Me recordaron mucho el pueblo salmantino de La Alberca.

mont-saint-michel-francia

El Mont Saint-MIchel, im-presionante

 

 

2. La costa normanda: Saint-Malo, Cancale, Dinan y Mont-Saint-Michel

A la mañana siguiente nos dirigimos a la ciudad amurallada de Saint-Malo, refugio de piratas,  y tras probar la gastronomía local, nos fuimos a ver los criaderos de ostras y mejillones en Cancale, bastante distintos a las bateas gallegas.

Seguimos nuestra ruta pasando por Dinan y fuimos a visitar al famosísimo Mont-Saint-Michel, antigua abadía, que por su inaccesibilidad incluso fue cárcel durante la revolución francesa. Me quedé impactada con esta fortaleza que se encuentra en un monte al que sólo se puede acceder en coche cuando baja la marea. Si vais caminando fuera de la carretera asfaltada ¡ojo con las arenas movedizas!

cementerio-americano-normandia-francia

Siguiendo el rastro de la historia de la Segunda Guerra Mundial

2. La ruta de la Segunda Guerra Mundial

Durante los días siguientes nos adentramos en la historia y recorrimos los lugares más emblemáticos de la Segunda Guerra Mundial: Sainte Mère Église, Azerville, Bisquect, la playa de Omaha, el Cap de Hoc, el cementerio americano, el alemán (aún más conmovedor que el primero), Longues-sur-Mer, Aromanches… Os prometo que sólo ver las huellas que ha dejado la guerra en el paisaje pone los pelos de punta, te convence de lo horroroso que son las guerras y dan ganas de firmar de inmediato por la paz mundial. Durante el tour por estos pueblecitos nos hospedamos en el albergue de juventud en Bayeux 100% recomendable (¡dormimos en el torreón de un castillo medieval!).

acantilados-etretat-normandia-francia

Los acantilados de Étretat

casa-monet-giverny-francia

Metida en el interior de los cuadros de Monet

Tras celebrar el cumpleaños a lo grande, ya con nuestros amigos visitamos la bonita ciudad de Rouen y el pueblo de Etretat, con unos acantilados impresionantes, muy similares a los de la Playa de las catedrales.

4. Giverny

Finalmente antes de volver a París, por recomendación de Patricia, decidimos hacer una paradita por Giverny para visitar la casa de Monet me enamoró porque me chiflan las flores, jiji. Claude Monet era realmente muy afortunado por poder tener una casa con esos jardines tan increíbles. Es abrumador poder ver que la realidad supera a… los cuadros.

 

Francia (al igual que España e Italia) tiene un sinfín de lugares increíbles por su densa historia. Visitar Normandía fue una mezcla de sentimientos: fue como estar en casa (paisajes muy parecidos a  Galicia) y a la vez fue como volver al pasado, a mi infancia (por haber nacido y crecido en Francia). Fue agradable reencontrarme con mis amigas de la universidad (mi pasado) y mirar hacia el futuro (conocer a gente nueva, hablar de nuestros proyectos).

Quién me iba a decir que posteriormente, a nivel personal, también sería cerrar un círculo para volver a empezar desde cero…

5 Respuestas

    • @skandal00

      Os animo a visitarlo. Merece mucho la pena… Y la cantidad de sitios que me quedaron por ver. No todo Francia es París! 😉

      Responder

Deja un comentario