me-canse-de-viajar

Cuando llegué a Penang (Malasia) todo era libertad y felicidad. Por fin había dado el paso de dejarlo todo para viajar…

Me cansé de viajar. Sí, así como lo lees. La viajera empedernida con lo que tanto has viajado durante estos dos meses y medio  decidió posarse un tiempo para descansar en Lima y, de repente, se sintió agotada. Se dio de cuenta que echaba de menos ciertas rutinas de su casa, como limpiar y planchar, y empezó a preocuparse…

El inicio de “El Viaje de mi Vida”

Como ya os había comentado anteriormente, este viaje no fue ningún tipo de locura transitoria. Ya no tengo veinte años ni soy una perroflauta sino más bien todo lo contrario. Necesitaba tiempo para mí porque desde muy joven siempre había estado estudiando y trabajando como una loca sin parar. Me tomé ese respiro, este tiempo para reflexionar, para vivir, para sentir, para volver a disfrutar de las cosas más sencillas como los amaneceres y atardeceres. Mañana cumplo 36 y he decidido sentarme frente al ordenador a meditar lo que me ha aportado este viaje.

¿Y tú de quién eres?

Este post que escribí hace tiempo ha sido el inicio de esta reflexión. No sé por qué pero durante este viaje me he acordado muchas veces de mis abuelos, de mis supuestas raíces franco-españolas además de mi familia. Incluso llegaron a enlagunarse mis ojos pensando en qué pensaría mi abuela Sinforosa de todo esto. Sí, confieso haber empezado a llorar como una magdalena en el aeropuerto de Guayaquil mientras pensaba en el cumpleaños de mi sobrino. No sé por qué en aquel momento me inundó una gran tristeza cuando en realidad todavía tengo todo el tiempo del mundo para disfrutar en cualquier otro momento de él. Sé que sólo son fechas y que lo importante es que siempre estaré ahí para él…

Puede pareceros normal pero los que me conocen saben que nunca fui así. Siempre he sido muy independiente y como ya me dijeron muchas veces mis amigos más íntimos, a pesar de ser un “toxo”/una rancia, saben que los quiero, a mi manera, porque yo soy así. No soy de las que expresa sentimientos a viva voz sino que demuestra su amor y cariño con hechos. En este viaje me ha vuelto más sensible, sentimental o quizás simplemente sean ya cosas de la edad…

me-canse-de-viajar (2)

Otro gran sueño viajero conseguido: Myanmar

Sensaciones de Asia y Latinoamérica

El viaje por Asia fue más que estupendo y, sin embargo, cuando dejé Tailandia me sentí algo triste. Siempre había soñado con el sureste asiático pensando que quizás encontraría allí un lugar en el que quedarme pero no, no hubo flechazo. Quizás mis expectativas fueran demasiado altas. Acabé cansada de los estrictos modales, de la frialdad y del silencio de los asiáticos, de tanto arroz recocido y desaborido, de grandes capitales invadidas por robots y de turistas irrespetuosos por doquier.

Cuando llegué a Latinoamérica, me sentí más como en casa. Definitivamente descubrí que era más latina de lo que pensaba. Sin embargo, después de dos semanas por Colombia y otras dos por Ecuador tampoco me había “enamorado” de ninguno de estos países.
Mi idea de parar en Lima era para retomar energía para el último tramo de viaje (Chile me espera) pero de repente me di cuenta de que me había cansado de viajar, o al menos de viajar así y ahora. Me he acordado mucho estas últimas semanas de Irene de Crónicas de un Argonauta que siempre me habló de los grandes beneficios de posarse en un lugar a trabajar, a vivir en ese lugar. Quizás esté pasando al siguiente de estado: a lo que Irene llama “slowtravel” o quizás necesite pasar de viajera a expatriada.

Y entonces llegó él….

Y entonces llegó él: el cambio, un giro inesperable e imprevisible. Mi jefe me anunciaba la pérdida de nuestro cliente más importante, poniendo en serio peligro la empresa y, por lo tanto, descartando totalmente mi reincorporación. Fue entonces cuando realmente comprendí que el 2016 sería mi año. Mi año para viajar, mi año para nuevos desafíos…

El problema es que estoy cansada y, tras tanto viajar, ha sido difícil después de tantos estímulos parar y pensar en cuáles serían los próximos pasos a seguir. El cambio en sí no me asusta. Después de este viaje, creedme, estoy más lista que nunca para cualquier cosa que venga. He vuelto a subir un escalón dentro de mi escala de desafíos. No tengo nada que me retiene en España, ningún tipo de compromiso o obligación. El mundo es muy grande y es mío. Puedo trabajar desde Internet, irme a trabajar donde quiero. Y sin embargo, no quiero decidir. Quiero que el Karma vuelva a decidir por mí.

Estoy en una situación que da un cierto vértigo. Me gustaría saber YA dónde acabaré el 2016. Ahora mismo, confieso estar algo nerviosa por saber cuánto antes qué me depara el futuro, más que nada para saber qué tendré que meter esta vez en la maleta…

me-canse-de-viajar (4)

El destino te va llevando hacia donde menos te esperas

¿Dónde me voy a ir ahora?

Por ahora es una auténtica incógnita pero algo ha cambiado. Siempre he viajado pensando encontrar un lugar que me animase a quedarme.
Según ha ido avanzando mi viaje, cuando me preguntaba aquello de “De dónde eres?” mi respuesta oficial se ha convertido en “Mi pasaporte es español”. Creo que lo más duro de todo esto es que me estoy dando cuenta que jamás perteneceré a ningún lugar, he perdido la fe de encontrarlo y ese era el motor principal que me incitaba a viajar. No he encontrado ningún “hogar-patria” y quizás sea hora de asumir que no existe y que mi hogar simplemente estará en el lugar en el yo quiera que esté.

PD: Aún así, no os preocupéis. Estoy segura que tan pronto me vuelva a asentar en algún lugar y empiece de nuevo con mi rutina, me moriré de ganas de volver a escapar y a viajar, jajaja.

¿Os ha gustado? ¡Compartid y dejadme vuestras opiniones y sensaciones!

20 Respuestas

  1. Irene

    Todo viaje tiene su momentos de: “Aquí me quedo un tiempo porque ya no aguanto más”. Quédate quieta, disfruta de la rutina, esparce tus cosas en la habitación, conoce gente de la que no tendrás que despedirte al día siguiente… Y las ganas de moverte otra vez ya volverán.

    Por lo que respecta al futuro incierto, me gusta decir que he aprendido a convivir con él, pero la verdad es que a veces me inquieta un poco no saber qué pasará con mi vida más allá de la próxima semana. Eso de construir tu vida día a día tiene su lado bueno y su lado malo, como todo. Pero tener casi el control absoluto de tus decisiones te permite vivir la vida que tú quieres. Y eso es puro lujo. No lo olvides 😉

    Un abrazo y mucho ánimo desde la parte norte del continente.

    Responder
  2. viaxadoiro

    Hola guapa! Un abrazo muy fuerte de Jorge y mío.Recibir noticias de casa cuando uno está viajando, y más por tanto tiempo y tan lejos, es duro y difícil.Sobre todo cuando es algo que afecta tanto a tu vida y sientes que no estás aquí para controlarlo.Yo recuerdo la tremenda llorera que me dio en el DF cuando nació mi ahijada y yo estaba allí currando o los malos tragos en la universidad cuando algo pasaba en mi familia y no estaba allí para apoyarlos.Parece que se te han juntado muchas cosas:una especie de “síndrome de París” por no maravillarte tanto como imaginabas con ciertos lugares, el cansancio tras varios meses de viaje en solitario y el mazazo de la noticia del trabajo.Son muchas cosas, pero yo también creo en el Karma y seguro que pronto irás vislumbrando un nuevo horizonte.Para lo que sea aquí estamos enviándote mucha fuerza y nuestros mejores deseos.

    Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Muchísimas gracias por vuestro apoyo y cariño. Sí, desde luego, 2016 está siendo un año de muchos camabios pero preparada estoy para lo que venga. Además con el apoyo de todos vosotros siempre se lleva mejor 🙂

      Responder
  3. Pablo & Ana

    Querida Sandra, sucede que cuando una vive tan intensa y activamente como tú lo haces, es normal que el cuerpo y la mente pidan un reposo… Un kit kat. A veces una necesita parar para descansar, otras para reflexionar, amar y disfrutar de las experiencias acumuladas con los “suyos”. Sigue tus instintos, ellos te acercarán a lo que realmente necesitas. Vete a tu ritmo, las paradas que hagas por el camino no significan que no te muevas. Carga energías y el tiempo te dejará planear cosas nuevas. Poco a poco todo volverá a su buen cauce, ya verás. Nosotros focalizaremos positivamente para que todo te vaya bien. Eres una luchadora, vales un montón y te lo mereces.

    Un fuerte abrazo,
    Pablo&Ana

    Responder
  4. MARIA JOSE

    Hola Sandra, he dado por casualidad, buscando información para un próximo viaje, con tu blog y me he sentido muy identificada contigo. Soy una mujer de 50 y tantos que ha viajado todo lo que ha podido, hasta ahora siempre acompañada por mis dos hijos, desde que eran pequeños he intentado inculcarles la pasión por conocer otras culturas y hacer del mundo su casa. Ellos crecieron y yo por eso no iva a dejar de viajar.
    Era el momento de hacer mi primer viaje sola. Antes también era yo la parte adulta y responsable, la que tomaba las decisiones y tenía la obligación de protegerlos, pero no es lo mismo que ir sola. Me decidí por Thailandia, nunca había estado en Asia y me parecía un buen país para empezar. Así en noviembre de 2014 empecé mi viaje de un mes por Thailanda.
    La llegada a Bangkok fué como una bofetada, pensé que no me acostumbraría al calor, la contaminación, el caos, y entré en pánico, que hago yo aquí? por donde empiezo? porqué tengo que buscar lo más dificil? pero poco a poco, duermes, te calmas y al final mereció mucho la pena. Me probé a mi misma, crecí y me dí cuenta que ni la edad ni el sexo tienen que ser un obstaculo para ponerte retos.
    Aunque la primera pregunta, en la mayoría de los sitios y de los paises, cuando ven una mujer adulta sola es ¿dónde está tu marido? hay que demostrar que se puede viajar sola y que no importa la edad.

    Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Hola María José,
      Muchísimas gracias por tu comentario. Me alegro que mis escritos te hayan llegado. Está claro que viajar sola es muy intenso (y con dos niños ya ni me quiero imaginar) pero hay que empezar a sacarnos este estigma de encima, lanzarnos a la piscina y disfrutar. 😉

      Responder
  5. Maruxainaysumochila

    Sandra…un abrazo muy grande y toda mi buena energía!!!
    Creo que estos cambios siempre traen cosas mejores, lo mejor es que aunque sientas vértigo, tienes la libertad de elegir y decidir y eso es impagable.
    Avisa cuando vengas a hacer el cambio de maleta para verte 😉
    Un besazo!!!

    Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Muchísimas gracias por tu apoyo, Maruxaina. Se agradece mucho teneros ahí. Y sí, realmente no hay de que quejarse. Estoy cada vez más convencida de que las cosas ocurren por algún motivo. Está claro que de haberme quedado sin trabajo antes, no hubiese hecho este increíble viaje. Como dice la canción: “Non, rien de rien. Non, je ne regrette rien” 😀

      Responder
  6. Bárbara

    Hola Sandra !! no sé como he llegado a tú blog pero me ha fascinado, admiro tu valentia ,me encanta viajar pero nunca lo he hecho sola no me atrevo …como me gustaria tener valor para hacerlo…te felicito de verdad, a partir de ahora te seguiré. Un saludo

    Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Hola Bárbara!
      Muchísimas gracias por tu bonito comentario. ¡Todas podemos! En mi blog espero que encuentres muchos artículos que te ayuden a lanzarte. Una vez que das el paso, no hay vuelta atrás y no te arrepentirás! 🙂

      Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Pues no. Nunca he estado por ahora en Australia pero quién sabe… a lo mejor me sale ahora trabajo allí y lo conozco, jajaja. Gracias por tu comentario. Un saludo!

      Responder
  7. José'nin

    Viajamos para escapar de la rutina, pero cuando viajameos durante demasiado tiempo el viaje puede hacérsenos rutinario también. Descansa en Lima y verás qué es lo que quieres hacer.

    Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Sí, tienes toda la razón Josénin. Estas dos semanas que he estando descansando en Lima ya lo veo todo de otra forma. Gracias por los ánimos. Un saludo!

      Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Bueno, eso en todas partes del mundo. Sin contrato de trabajo, no se puede pedir ningún visado de trabajo en ningún lado. 😉
      Ya veremos si Australia me reclama, jejeje. Gracias por los consejos. Saludos!

      Responder
    • El Viaje de mi Vida

      Hola Leticia, Al final regresé a España hace ahora 7 meses pero estoy deseando ya volver a escaparme. Me alegro que te gustase mi blog. Un abrazo! 🙂

      Responder

Deja un comentario