barrio-portobello-londres-inglaterra

I <3 Portobello!!!

buckingham-palace-londres-inglaterra

Delante de Buckingham Palace (Foto: skandal00)

Una semana en Londres

La verdad es que el 2008 resultó ser un gran año para mí en cuanto a viajes. Tras conocer Italia, ¡Londres!. Teníamos previsto mi pareja y yo pasar una semana en Londres pero como los precios de los hoteles londinenses no están al alcance de todos los bolsillos, optamos por alquilar un apartamento.  Fue una sabia decisión ya que nos permitió ahorrar un montón: era más económico que una semana de hotel y además podíamos desayunar, prepararnos unos bocatas y luego cenar allí tras un largo día de visitas. Además la experiencia de vivir en Candem en una casita de ladrillo de dos plantas fue lo más.

trafalgar-square-londres-inglaterra

Trafalgar Square (Foto: skandal00)

piedra-rosetta-british-museum-londres-inglaterra

Piedra de Rosetta en el British Museum (Foto: skandal00)

Nuestro viaje empezó un poco mal y es que llegamos con retraso y la agencia inmobiliaria cerró. Nos vimos obligados a buscar a última hora un hotel para esa noche. Todos parecían estar completos aquella noche y acabamos desgraciadamente en un hostal de mala muerte. A día de hoy es uno de los lugares más lúgubres en los que dormí. La habitación era un poco más grande que la cama de matrimonio y tenía un horrible papel pintado de los setenta, medio despegado ¡y es que parecía original! La puerta del armario no se podía abrir porque chocaba con cama. Las sábanas estaban roídas y olían a lejía. Sesenta euros por aquel mísero Bed and Breakfast. ¡Menos mal que nos recuperamos con el desayuno buffet libre! Empezamos recorriéndonos the Mall, todo la alameda que llega hasta el Palacio de Buckingham para ver el conocidísimo cambio de guardia. Seguimos caminando hasta Picadilly Circus, la famosa intersección con sus enormes  pantallas publicitarias de neón. Tras unos “fish and chips” e intentar bebernos nuestro café de Starbucks mientras caminábamos por la calle como todo buen londinense (¡Qué arte tienen estas gentes!), pasamos toda la tarde paseando por Portobello, viendo sus encantadoras tiendas de antigüedades.

Al día siguiente tomamos un metro (para mí uno de los metros más limpios y organizados del mundo) hasta Trafalgar square para ver la columnas de Nelson, los leones y las miles de palomas alimentadas por los turistas.

chinatown-londres-inglaterra

El fascinante Chinatown londinense

Nos dirigimos hacia el barrio de Westminster para ver algunos de los monumentos londinenses más emblemáticos como el Parlamento británico y el famoso Big Ben (o nueva torre Isabel) y la abadía de Westminster. A la tarde, nos fuimos como locos a Portobello y la verdad es que fue realmente genial: prendas de ropa de segunda mano originales, en muy buen estado y por poco dinero. En el mercado al aire libre, a precios ya no tan populares, también pudimos ver cómo muchos nuevas diseñadores presentaban sus propuestas, mucha ropa vintage… Estar en Londres y no ir a ningún museo era un crimen. Cuando por encima te enteras que la entrada del British Museum por encima es gratuita, se convierte en una obligación y aún más si te fascina tanto Egipto como a mí (la sección del Antiguo Egipto del Museo Británico es la más importante del mundo después del de El Cairo). Largos paseos todo lo largo del Támesis, la zona de Whitechapel dónde uno puede recorrer la ruta de Jack El Estripador, Chinatown… ¿Mi consejo? Londres es una ciudad viva, hay que saborearla, recorrerla a fondo, sumergirse en ella para realmente disfrutarla.

El banner a continuación incluye un enlace de afiliados. Esto significa que si compras tu vuelo aquí recibiré una comisión pero el uso de este enlace no incrementa el precio final para ti. ¡Ayúdame a continuar a viajar! ¡Gracias!

2 Respuestas

  1. missmadaboutravel

    Un buen recorrido! Londres es una de esas ciudades a las que, por más que vayas, nunca te aburres ni te las acabas 😉

    El British es maravilloso… pero a mi el Victoria and Albert me tiene el corazón robado 😉

    Responder

Deja un comentario