khan-e-tabatabei-kashan-iran

Casa histórica de Kashan

Visita a Kashan

¡Mi viaje por Irán estaba a punto de acabar! Tras dos días maravillosos en Isfahán me encontraba  al sur del país y ahora ya sólo me quedaban 48 horas para regresar al norte, a Kermanshah, para volver a casa.

Para mi último día, decidí hacer una parada en Kashan. Fue muy fácil llegar hasta allí desde Isfahán en autobús. Nada más llegar quise confirmar mi bus para desplazarme a la noche de Kashan a Kermanshah pero… ¡No había buses directos! Por un momento pensé que no podría visitar aquella pequeña ciudad, última parada de mi recorrido, pero tras discutir un buen rato con los señores de la estación de bus que querían hacerme volver a Teherán, les pregunté si algún taxista podría llevarme a mi destino ya que sólo me encontraba a 5 horas y media de allí.

khan-e-tabatabei-kashan-iran

Interior de la casa histórica Khan-e Tabatabei en Kashan

khan-e-tabatabei-kashan-iran

Casa histórica de Kashan

Visita a la casa histórica, Khan-e Tabatabei y al Jardín de Fin

finns-jarden-kashan-iran

Jardín del Fin en Kashan

Al final me presentaron a la señora taxista del pueblo y cómo supondréis, me encantó poder pasar mi último día con una mujer trabajadora cuando se supone que en Irán, se nos trata muy mal… Una vez resuelto todo esto, le pedí a Yamila que me enseñase Kashan. Por desgracia su bonito bazar estaba cerrado así que empezamos visitando Khan-e Tabatabei, la casa histórica más bonita en su opinón. Allí estuve recorriendo ese precioso edificio construido en 1880 que posee una elegancia increíble.

Tras una breve parada para tomarme un riquísimo kebab, nos dirijíamos al Jardín de Fin, (recomendación de Mernoosh). De nuevo me volvía a maravillar con la arquitectura del lugar y los bellos jardines que daban la sensación de estar en el mismo paraíso.

De regreso a Kermanshah y despidiéndome de mi familia iraní

El tiempo pasó volando y tocaba ponernos en la carretera. El marido de Yamila vendría también con nosotros para que ella pudiese descansar durante el viaje de regreso. Arrancamos temprano para evitar cualquier contratiempo que pudiese hacer que perdiese mi avión y con la esperanza de tener suficiente tiempo para despedirme de Milad.

direccion-kermanshah-iran

Familia iraní descansando en una área de servicio

El viaje con ellos fue realmente divertido. El matrimonio me trató como si fuera su hija y estuvieron en todo momento preocupada por darme de comer y de beber (el marido había traído comida para el camino). Les iba relatando mis aventuras por su increíble país, les puse toda la música que tenía en el ipod (que les parecía fascinante porque muchos de los temas aún no había llegado a Irán) y definitivamente les admitía que lo que más me había gustado había sido ver lo amable que había sido su gente conmigo.

Los paisajes montañosos y verdosos que íbamos atravesando de camino a Kermanshah y una increíble puesta de sol que dejó el cielo rosa y naranja jamás se borrarán de mi memoria, al igual que aquellas familias sonrientes y tan acogedoras descansando en el césped de las áreas de servicio por las que íbamos parando.

familia-irani-kermanshah-iran

Mi familia adoptiva iraní, jeje

El recorrido transcurrió sin ningún imprevisto. Decidí quedar con Milad y despedirme de su adorable familia. Esta vez, cuando llegué a su casa, ¡Estaba la familia completa! Se ve que había estado hablando de mí (y de hecho, luego descubrí que había estado llamando a mis Couchsurfers para saber si estaba bien, jajaja). Volví entonces a acabar mi viaje tal y como lo había iniciado pero, esta vez, mucho menos abrumada por la sencillez, generosidad y simpatía (que tanto me había sorprendido al principio de mi viaje) porque, ahora, ya sabía qué grande es el corazón de los iraníes.

 

Deja un comentario