isla-santay-guayaquil-ecuador (3)

Cómo llegar a la Isla de Santay desde Guayaquil

Y como sabréis ya, cuando me presentan formas de turismo diferentes, yo nunca digo que no. Así que cuando Hostal Boutique El Manso me ofreció la oportunidad de conocer nuevas propuestas turísticas en Guayaquil, diferentes al Malecón 2000 y al barrio de la Peñas, no me lo pensé dos veces.

Cómo llegar a la Isla de Santay

Desde el Malecón 2000 y desde la cima de las Peñas justamente podemos percibir una gran isla en medio del rio Guayas. A apenas dos kilómetros y medio de El Manso se encuentra el Puente Basculante que une la ciudad de Guayaquil con la isla de Santay. Allí mismo tenéis un puesto de acceso a la isla en la que sólo necesitáis presentar una documentación y pagar 4 dólares… para alquilar una bicicleta, jejeje. (También tenéis la posibilidad de cruzar en bote desde el Yacht Club, diagonal al Palacio Municipal)

En apenas 5 minutos estaréis en el otro lado del puente y entraréis en otro mundo totalmente alejado de la civilización, del ruido de la enorme metrópolis.

isla-santay-guayaquil-ecuador (6)

Los senderos para ir en bicicleta

isla-santay-guayaquil-ecuador (2)

La flora de la Isla de Santay

La biodiversidad de Isla de Santay

La Isla de Santay, con sus 2000 hectáreas, es un proyecto alternativo creado en el 2011 para mantener este enorme manglar y así preservar su ecosistema único, reconocido internacional como Sitio Ramsar grado I en el que viven boas, iguanas, mapaches, ocelotes, oso hormigueros, murciélagos, tigrecillos y mariposas (por desgracia, no hay fotos porque aquel día justo acababa de llover y estaban todos escondidos 🙁 ) además de una flora autóctona única con guasmo, palma real, mangle y samán.

isla-santay-guayaquil-ecuador (7)

Reciclaje a tope

Ecoturismo

En esa isla, que fue salvada de ser arrasada y de convertirse en un enorme parque de atracciones, ya tenían pobladores tiempo atrás así que se decidió apostar una vez más – como en un muchos otros lugares de Ecuador – por un turismo de comunidades. Las 56 familias (unos 230 habitantes) que residen en Santay, un Área Protegida, se encargan del mantenimiento y preservación del espacio y residen en unas casitas que convierten el pueblo en algo único, en un lugar no contaminante y totalmente sostenible, una propuesta totalmente diferente para el turista además de un oasis perfecto para los amantes de la naturaleza. Las familias tienen allí también un comedor, una pequeña tienda de artesanías, una pequeña cafetería, un área de juegos para niños y una escuela primaria. Aparte de conservar todo el circuito apto para pasear cómodamente y sin peligros en bicicleta, también se realiza una intensa labor para reciclar todo tipo de deshechos.

Se pueden recorrer principalmente dos pistas a pie o en bicicleta. La primera es más fácil y más adecuada para niños y la segunda nos conduce directamente a la Ecoaldea y a un centro de información sobre el ecosistema, sobre la fauna y flora de la isla. También hay una cocodrilera y es que son los únicos especímenes en cautiverio allí por el bien de todos.

Si estáis estresados, la isla de Santay es un lugar perfecto para la desconexión después de visitar Guayaquil. Incluso cabe la posibilidad de quedarse a vivir con esta comunidad alquilando alguno de sus bungalows.

isla-santay-guayaquil-ecuador (5)

Un cocodrilo en su cocodrilera

isla-santay-guayaquil-ecuador (1)

Naturaleza en la Isla de Santay

Excursiones guiadas

Se puede visitar por libre la isla sin problema pero, a mi gran pesar, tampoco hay demasiado paneles informativos a la vista, excepto en el centro de información. Si os interesa saber más sobre el funcionamiento de la isla, contribuir en esta nueva forma de turismo ecológico y responsable en Guayaquil se puede también contratar un guía a la entrada o también podéis apuntaros directamente a las excursiones guiadas organizadas por el Hostal Boutique El Manso. 😉

Más información sobre la Isla de Santay: http://www.islasantay.info/p/turismo-en-santay.html

[plain] Este post ha sido patrocinado, es decir, que he obtenido una retribución económica o un servicio a cambio, sin embargo, TODAS las opiniones y experiencias recogidas en mi blog son REALES y ÚNICAMENTE mías. No acepto nada que incumpla mi código de ética y mi moral. ¡Sinceridad ante todo! Este tipo de posts me permiten seguir adelante con este blog.
[/plain]

Deja un comentario