fabrica-pan-de-oro-mandalay-myanmar

Así se fabrica el pan de oro en Myanmar

templo-mahamuni-mandalay-myanmar

El buda más venerado de Myanmar, el templo Mahamuni

El Templo Mahamuni

Cuando parecía que Myanmar no podía gustarme más, ¡me enamoró definitivamente!

Para mi último día, junto a Huong (la chica vietnamita que había conocido el día anterior) y a una tímida chica china llamada Wa Wa (que conocí al regresar al hotel) contratábamos una excursión a las afueras de Mandalay sin tener mucha idea de qué nos esperaría.

Una de las primeras paradas fue curiosamente en una zona comercial. Nuestro taxista nos dejaría en una fábrica de pan de oro, una de las ofrendas más comunes para los budas. Lo cierto es que la visita fue curiosa porque todo era totalmente artesanal: dos hombres golpeando sin parar láminas de oro, introducidas en las hojas de un libro, para hacerlas más y más finas.

Sin embargo, cuando el conductor intentó hacer una segunda parada en una tienda de textiles le frenamos radicalmente. ¡No, no estábamos ninguna de las tres en Myanmar para ir de compras!

La siguiente parada fue entonces el Templo Mahamuni a las afueras de la ciudad. Este templo tiene una de las figuras más veneradas de toda Birmania. Lo cierto es que fue sorprende ver a tanta gente allí a las nueve de la mañana e impresionante ver todos los trocitos de pan de oro acumulados que van deformando la enorme estatua de Buda.

monasterio-mahagandayon-amarapura-myanmar (1)

El monasterio Mahagandayon en hora punta de turistas

monasterio-mahagandayon-amarapura-myanmar (2)

Los pobres monjes esperando el desayuno rodeados de paparazzis

El monasterio Mahagandayon

Y ahora tocaba desayunar ¡pero no nosotras! Uno de los mayores reclamos turísticos de Mandalay, para nuestra sorpresa, es ver los cientos de monjes del Monasterio Mahagandayon haciendo cola a las 10 y media para su desayuno. Este monasterio, al que no se puede acceder, es toda una ciudad. En él se congregan miles de monjes que hacen que Mandalay sea considerada como una de las capitales religiosas del país. Muchas de las familias que mandan a sus hijos a estos conventos lo hacen porque allí se les proporciona una vida mejor y formación. Los monjes viven de la benevolencia por lo que aunque tienen una vida sencilla al menos tienen todo lo básico. Al cumplir los 18-20 años, ellos son los que deciden si desean seguir o no con su reclusión.

Sagaing

A mediodía nos dirigiríamos hacia Sagaing, una bonita ciudad junto al río Irawadi, antigua capital real de Birmania, a apenas 40 minutos en coche de Mandalay. Nada más llegar nos tomábamos una foto junto a su puente-mirador.

Visitamos la curiosa pagoda Kaunghmudaw totalmente redonda y de unas dimensiones dantescas. Luego, fuimos en dirección a sus colinas donde se encuentran la pagoda U Min Thonze con sus cientos de budas y la luminosa y colorida Pagoda Soon Oo Ponya Shin.
Hacía mucho calor y teníamos que correr por los templos por no abrasarnos los pies descalzos, jejeje. Tocaba hacer un pequeño descanso.

Inwa

Estábamos las tres encantadas con la excursión, la cosa iba in crescendo pero no sabíamos que lo mejor aún estaba por llegar. La auténtica sorpresa de la tarde fue el mágico pueblo de Inwa también llamado Ava. Sus arrozales, su monasterio de teca (ahora colegio de la aldea), sus monasterios abandonados, un paseo en carro tirado por caballos a través de los campos en caminitos sin asfaltar, sus torres señoriales inclinadas… ¡Y apenas una decena de turistas disfrutando de aquel lugar que vivió su apogeo en el s. XV y que ha sido totalmente olvidado! ¡Un auténtico lujo!

El puente U Bein Amarapura

Entonces, como de costumbre, tocaba ver un bello atardecer. Esta vez sería junto a otro de los emblemas de Myanmar (junto a sus pescadores del Lago Inle): el puente U Bein de Amarapura, el puente de teca más largo del mundo. No os negaré que los colores del atardecer junto al lago Taug Tha Man fueron de una belleza impresionante pero me sentí triste al ver lo que esta pobre y vieja construcción de 12 kilómetros sufre a día de hoy: turistas y más turistas caminando por él…  ¿Acabaría desapareciendo toda la belleza de Myanmar en unos años por culpa a su apertura al mundo y a la globalización? Con lo difícil que es encontrar lugares con esta autenticidad… Dejaba Birmania feliz pero esperando de todo corazón que no vendiese jamás su alma a los turistas…

puente-u-bein-amarapura-myanmar (2)

Los preciosos colores del atardecer en Amarapura (mirando al horizonte para no ver a los turistas)

 

Deja un comentario