Malaca fue todo un descubrimiento cuando inicié mi viaje por Malasia. Hoy os cuento en “mis 5 imprescindibles para conocer Malaca” cómo, dónde y por qué. 😉

1º) Crucero por el río Melaka

Sin lugar a duda, todas las ciudades abiertas al mar o con algún río siempre tienen un encanto especial. Malaca no podía ser menos. Pero no os engañéis el río Melaka es mucho más grande de lo que cabe esperar y es que, antiguamente, era mucho más profundo y convirtió la ciudad en uno de los mayores puertos de todo el sureste asiático. Por ahí pasaban todos los barcos de Europa, de Asia, de China, de India… Fue un punto estratégico de ahí que sea una ciudad muy interesante históricamente ya que fue invadida numerosas veces. Es difícil recorrerlo todo a pie. El barco apenas os costará 18 ringgits (unos 3 euros) y es un paseo de lo más bonito y agradable.

porta-do-santiago-malaca-malasia

La Porta do Santiago, lo que queda de los Portugueses

2º) La iglesia Saint Paul y la Porta de Santiago

La iglesia Saint Paul fue construida inicialmente por los portugueses, luego reformada por los holandeses y finalmente, unos años más tarde, sirvió de lugar de avituallamiento durante la ocupación inglesa. Esa iglesia en la colina Saint Paul es uno de los lugares más altos de la ciudad (hasta se construyó un faro a su lado) por lo que os podéis imaginar las vistas. A día de hoy, se encuentra a cielo abierto – lo que le otorga una energía especial (lleno de lápidas de todos los holandeses y británicos enterrados allí).

La Porta de Santiago, llamada también A Famosa, (a un paso de la iglesia de Saint Paul) es lo único que sobrevivió de la antigua fortaleza portuguesa construida durante el siglo XVI ya que los holandeses la bombardearon en su integridad y, luego, los ingleses usaron sus piedras para reforzar la antigua fortificación holandesa de la ciudad portuaria.

iglesia-saint-john-malaca-malasia

La hipnótica Iglesia de Saint John

3º) El barrio holandés

Tras la conquista de la ciudad por parte de los portugueses, llegaron los holandeses. Estuvieron allí instalados durante 200 años y dejaron definitivamente su huella en el centro de la ciudad. La llamada Plaza Roja o Plaza Holandesa es uno de los lugares más fotografiados de Malaca con sus sencillas y lisas paredes rojizas con persianas, su torre del reloj e incluso un molino junto al puente que va en dirección a Jodamer Street.

barrio-holandes-malaca-malasia

El colorido centro de Malaca

4º) Jodamer Street y Heeren Street (Chinatown)

Cruzando el puente que se encuentra frente a la Plaza de los Holandeses, uno se encuentra con los antiguos barrios en los que se alojaban los marineros (Jodamer Street) y, unas calles más lejos, los oficiales de esos barcos (Heeren Street). A día de hoy, todas esas viejas casas se han convertido en tiendas y restaurantes y, por desgracia, muchas de ellas siguen perteneciendo a particulares incapaces de restaurarlas… 🙁

Si os perdéis un poco – tal y como me pasó – en la calle Jalan Tun Tan Cheng Lock os encontraréis con una famosa tienda de zapatos artesanales. Hoy todavía se pueden comprar zapatos de nueve centímetros hechos a mano: durante el siglo XIX, para las mujeres chinas tener pies pequeños sinónimo de belleza por lo que se vendaban los pies desde niñas para frenar su crecimiento y para poder así calzarse esos minúsculos zapatos.

chinatown-malaca-malasia

Comida china que da miedito, jeje

5º) Fortaleza y casas holandesas / Palacio del Sultán

Junto al río Melaka también sobrevive un fragmento de la fortaleza construida por los holandeses con sus cañones apuntando al río (por si alguien se negaba a pagar el impuesto de aduanas para entrar) y también nos encontramos varias casas de construcción holandesa hasta dónde antiguamente llegaba el agua. Hoy en día todas estas antiguas viviendas se han convertidos en museos (el Stadthuys, el actual museo de la historia y etnografía, el Museo Marítimo…). Otra de las visitas recomendadas (pero que no me dio tiempo a realizar) es el Palacio del Sultán que se encuentra a un paso de allí, una réplica del original construido en el siglo XVI (Melaka fue un sultanato en sus inicios).

P.D.: En Melaka hay free tours con una duración de dos horas y media que empiezan en información turística todos los martes, jueves y sábados a partir de las 08h30.

P.D.: Paseando juntos al río aún os encontraréis a gente buceando por sus turbias aguas porque aún se encuentran antiguos “tesoros” en su fondo de vez en cuando, jeje.

Deja un comentario