mercado-flores-amsterdam-holanda

Mercado de las Flores de Ámsterdam

1º) Alquilar una bicicleta para recorrer la ciudad

Ámsterdam es una ciudad pequeña y, como indique ya anteriormente, una ciudad perfecta para un fin de semana. Se recorre de maravilla a pie pero para los más aventureros, os recomiendo vivir alquilar una bicicleta y tratar de mezlaros mejor así con sus autóctonos (eso sí, ¡cuidado con los peatones, ciclistas, coches y tranvías!).

2º) Hacer un tour por los canales

Ver la ciudad desde los canales merece mucho la pena. Además de agradable, resulta muy interesante que os cuenten todos los secretos que se esconden detrás de cada una de las fachadas. Os permitirá entender muchísimo mejor esta ciudad llena de historia.

casa-ana-frank-amsterdam-holanda

Casa de Ana Frank

3º) Casa de Ana Frank

Se trata de uno de los lugares más visitados de Ámsterdam. Si os interesa visitarlo tendréis que madrugar ya que ya hay largas colas desde muy temprano. Visité la casa de Ana Frank durante mi segunda visita a la ciudad y tenía un poco miedo que me decepcionase, sin embargo, la exposición de los hechos te sumerge de lleno en la historia. Aunque el precio de la entrada me pareció un tanto caro, personalmente creo que merece la pena.

4º) Estación Central

Su fachada del siglo XIX será una de las primeras cosas que veréis nada más llegar a la ciudad y es que está comunicada directamente con el aeropuerto. Uno de los emblemas de la capital holandesa.

5º) Barrio Rojo y los coffeeshops

Tanto sea de día como de noche siempre hay un ambiente increíble en toda la ciudad y aún más por el Barrio rojo. Por mucho que os hablen de sus escaparates, vivirlo en directo no deja de ser impactante (Por cierto, ¡prohibidísimo sacarle fotos a las chicas!). El ambiente de los coffeeshops también es toda una experiencia. Entrad en alguno aunque sólo sea para tomaros un café o una buena infusión.;)

6º) Museo Van Gogh

El Museo Van Gogh posee la mayor parte de la colección del pintor y creo que, independientemente de que os guste o no, merece muchísimo la pena porque la exposición entorno a sus cuadros es muy interesante y nos ayuda a entender su obra y la trastornada personalidad del artista.

fachadas-casas-amsterdam-holanda

Fachadas de Ámsterdam

7º) Casas aristocráticas (Museo Van Loon, Museo Willet-Holthuysen, Huis Marseille, De Burcht)

Varias de las “casas bailarinas” de Ámsterdam han sido reconvertidas en museos de todo tipo pero muchas otras han sido restauradas por lo que resulta muy interesante ver su interior. Yo visité el Museo Van Loon y la verdad es que fue sorprendente descubrir que a pesar de sus estrechas fachadas, las casas son muy grandes (poca fachada pero mucho fondo) e incluso la mayoría poseen bonitos jardines.

8º) Rickjsmuseum  / Casa Rembrandt

Si no sois muy de museos y yo os llegado con los anteriores nombrados, os recomendaría como visitas optativas el Rickjsmuseum (sólo apto para fans de Rembrandt con algún Vermeer, Rubens, Goya y Mondrian) o la casa de Rembrandt (para los que estéis hartos de tanto cuadro y queráis saber cómo se vivía en Ámsterdam en el s. XVII).

barrio-rojo-amsterdam-holanda

Barrio rojo de Ámsterdam

9º) Mercado de las Flores

A mí personalmente me chiflan las flores y siempre me parecen un regalo perfecto. Allí podréis encontrar un infinita variedad de bulbos para plantar además de los famosísimos tulipanes.

10º) ¿Gastronomía holandesa?

Holanda es país de quesos (Gouda y Edam, por ejemplo) y de cervezas de gran gran renombre (como Amstel y Heineken), productos que se pueden comprar hoy en día en España sin ningún problema. Además les encantan los arenques en salmuera y los gofres. ¿No os llama demasiado la atención nada de todo esto? Ahí va mi recomendación: La ciudad posee grandes restaurantes tailandeses debido a los grandes movimientos migratorios que pasaron durante siglos por su puerto. Yo me puse las botas en el Bird. 🙂

Deja un comentario