Tras cuatro días en Bangkok, no quería perder la esperanza de descubrir una Tailandia más auténtica. Había contactado con Wildlife Friends Foundation Thailand (a una hora de Hua Hin), Patricia Schultz también recomendaba las playas de la zona así que, al día siguiente, me iba en dirección al Sur.

1. Cómo llegar hasta Hua Hin desde Bangkok

Los buses para Hua Hin salen desde la plaza Victory Monument cada hora. Las taquillas son un tanto difíciles de encontrar: son unas mesas plantadas en el medio de la calle, jeje. Los traslados se realizan en mini furgoneta y el trayecto dura unas tres horas. Hay buena carretera así que el viaje se hizo bastante confortable aunque aburrido (carretera y más carretera). Finalmente, encontré un hostel con habitaciones compartidas a buen precio (unos 10 dólares la noche) a unos minutos de la playa: ¡todo marchaba sobre ruedas!

2. Qué visitar en Hua Hin

Desgraciadamente, Hua Hin no era lo que me esperaba. Se trata de pequeño pueblo de 85 000 habitantes, tipo Benidorm, moderno y adaptado a las necesidades de todo turista: puestos callejeros con toallas y sombrillas, restaurantes de comida internacional, centros comerciales…

Nada más pisar la playa, me alegré de que estuviéramos en temporada baja: toda la playa está rodeada de hoteles con sus propias playas privadas, turistas dando paseos a caballo y, cómo no, chiringuitos. En el hostel conocí a dos viajeras solitarias así que allá nos fuimos las tres juntas a pegarnos el capricho. Por apenas 10 euros por cabeza, disfrutábamos de marisco y batidos de coco en la playa viendo el atardecer hasta que los mosquitos playeros empezaron a comernos vivas, jejeje. A continuación, nos fuimos al Night market, otro de los grandes reclamos turísticos de Hua Hin: muchos guiris y poco del encanto local que buscaba…

3. Visitas a las afueras de Hua Hin

Mi día en Wildlife Friends Foundation Thailand mereció mucho la pena. Así que, al día siguiente, decidía darle una última oportunidad a Hua Hin. Aburrida del pueblo, contraté a un taxista junto a la estación de tren antigua para recorrer la región. Los diferentes tours incluían el palacio real de Klai Klangwan, la estatua de Luang Pu Thuat, el templo Huay Mongkol, las siete estatuas de los reyes de Tailandia… Me dejé aconsejar por mi conductor y me llevó hasta los parajes naturales que más bonitos de la zona: Khao Kalok Beach. Apenas estábamos 5 personas y, efectivamente, esas eran las playas que quería ver, las postales que tanta fama le han dado a Tailandia.
A continuación, nos acercamos también hasta el bonito parque de Pranburi. Se puede pasear por él en barca, ver sus impresionantes manglares. También posee unos miradores desde lo que se puede disfrutar de unos paisajes verdosos admirables.

Hua Hin no ha sido de lo más espectacular que he visto pero, al menos, puede ser una buena opción si queréis disfrutar de unos días de playa cerca de Bangkok. ¿Qué os parece? 😉

 

Deja un comentario