vistas-partenon-atenas-grecia

En Atenas con mi hermana

El teatro me llevó hasta Grecia…

Como habréis podido notar, soy una persona bastante extrovertida pero hubo un tiempo en el que fui extremadamente tímida. Así que a los 12 años decidí enfrentarme a mis miedos y me apunté a teatro para superar mi terror a hablar en público.

cariatides-atenas-grecia

Las cariátides, Atenas

Seguí guardando contacto con los miembros y ex miembros de la compañía y en el 2007 se nos propuso un viaje a Grecia. ¡Qué mejor forma de hacerlo de la mano de dos catedráticos de latín y griego! Este post me gustaría dedicárselo en especial al grupo de teatro Sardiña, especialmente a Ricardo y a Beatriz, por haberme hecho viajar mucho por España y hacerme crecer como persona.

Una Atenas diferente a lo que podíamos imaginarnos

guardias-griegos-atenas-grecia

Mi hermana y yo con los guardias griegos (cara de circunstancia, jajaja)

Nuestro recorrido empezó en Atenas. La verdad es que nos llevamos una increíble sorpresa nada más llegar. Grecia no resultaba tan “europea” como nos la imaginábamos. Nuestro hotel era muy decente pero el barrio era sucio, caótico. Las motos y la basura inundaban las aceras. Cuando mi hermana y yo tuvimos que llamar a nuestros padres casi nos da algo: las cabinas estaban tan asquerosas que teníamos que gritar. ¡Nos daba tanta grima acercarnos el teléfono a la cara! Otra de las curiosidades fue ver kioscos en las calles que vendían absolutamente de todo (como mini bazares): tabaco, chicles, mandos universales para la tele y zapatillas para andar por casa…

cabo-sunion-grecia

Cabo Sunion, un atardecer increíble!

Todo esto se olvidó al visitar las joyas históricas de la capital: La Acrópolis, con el Partenón, el Erecteión con sus famosas Cariátides, los Propileos, el templo de Atenea Niké, el Ágora… todas esas ruinas increíbles que nos recuerdan lo grande que fue esa civilización, cuna de la filosofía y la democracia. Como no, los amantes del arte y la historia tampoco deberían perderse los museos: el Museo Arqueológico Nacional, el Museo de la Acrópolis y el Museo del Ágora. Simplemente impresionante.

sardina-anfiteatro-epidauro-grecia

Representación de Sardiña en Epidauro (Foto: skandal00)

Visitamos también la famosa Plaza Sintagma donde se sitúa el Parlamento y sus famosos guardias.

Una de las visitas que recomiendo es subir al atardecer a la Colina Licabeto: desde allí tendréis unas vistas increíbles de toda Atenas. Por las noches, nos dirigimos al barrio de Plaka, barrio antiguo del centro, y a la Plaza de Monastiraki, con su mercadillo callejero, llenos de ambiente. En cuanto a la gastronomía griega, en la variedad está al gusto: las ensaladas con queso feta, la moussaka, las hojas de parra rellenas, los enormes y grasientos kebabs…

Recorrido por los lugares históricos más emblemáticos de Grecia

Seguimos visitando el país en autobús. Nuestra primera parada: Cabo Sunion, un lugar lleno de magia y romanticismo a apenas 65 km de Atenas. Los dos templos en ruinas, de Atenea y Poseidón, dominan el mar Egeo. Sin palabras.

columnas-rodajas-olimpia-grecia

Columnas en rodajas en Olimpia

Arrancamos para Olimpia. Una breve parada para ver el Canal de Corintio antes de llegar a Epidauro.

santuario-delfos-grecia

Delfos

Como compañía de teatro teníamos que probar el teatro griego mejor preservado. Los alumnos más jóvenes hicieron una breve representación para mostrarnos la increíble acústica del lugar. 🙂 Unas horas más tarde nuestro parábamos en Cadmea, para ver los restos arqueológicos de Tebas.

Grecia, un viaje ineludible para los amantes de la historia y del arte. Al día siguiente visitamos Olimpia y la verdad es que a pesar de la gran belleza del lugar, me sorprendió que muchos de los vestigios estuviesen enteros pero abandonados. Recorrimos la villa olímpica e incluso se organizaron unas carreras por el estadio para hacernos una idea de su longitud. Más de uno acabó con la lengua fuera, jajaja. El lugar estaba precioso ya que tuvimos buen día y estaba plagado de margaritas.

Nuestra última parada: Delfos. Se trata de un lugar especial rodeado de misterio y al subir la montaña uno se puede imaginar lo podían sentir los antiguos cuando venían a consultar el oráculo en el templo de Apolo.

Conclusión: Me encantaría conocer más lugares de ese precioso país, Grecia.

2 Respuestas

  1. ricardo

    ¡Precioso el viaje! ¡Inolvidable! Yo lo he repetido varias veces más con alumnos de Galicia y la verdad es que uno nunca se cansa de visitar esos míticos lugares. Hay una novedad: en Atenas han inaugurado (¡por fin!) el Nuevo Museo de la Acrópolis; sólo por visitarlo para disfrutar de la restauración de La Procesión de las Panateneas merece la pena volver a Atenas… y visitar otros mil lugares que en aquel viaje no nos dio tiempos a ver

    Responder
  2. Ana Asorey Novio

    Tienes que visitar Meteora, en el norte de Grecia! Eso sí que es una vida relajada en medio de la nada.
    Para más movimiento y status, Santorini!

    Responder

Deja un comentario