El vuelo en globo, tal y como conté, fue emocionante y, tras un segundo desayuno ya en el hotel, nos unimos al resto del grupo para visitar ya el Parque Nacional de Göreme a pie.

1. Göreme

 Estas impresionantes rocas, muchas de ellas totalmente escavadas, siguen teniendo a gente residiendo en su interior, otras han sido reconvertidas en pensiones o teterías… Seré franca. Me gusta sacar fotos pero ¡jamás pensé que le sacaría tantas fotos a unas piedras! A pesar de ver esos paisajes increíbles y sorprendentes desde el cielo, colocarte delante de estas tremendas “construcciones” no deja de hacerte sentir muy muy pequeñito, jejeje.

En la primera mitad de la Edad Media, Göreme fue un importante centro religioso para los cristianos. Además muchas de las iglesias del s. XI y XII, aún conservan en su interior sus frescos originales bizantinos al no entrar apenas luz. Los colores siguen intactos y son realmente de una gran belleza. Fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en 1985.Dicen que los primeros asentamientos en estas rocas datan del s. III y IV. A pesar de lo mucho que he visto ya, no dejó de impresionarme todo aquello y es que se trata de un paisaje único, resultado de la acción de fuerzas de la naturaleza después de milenios

2. Las iglesias excavadas en roca de la Capadocia

La Iglesia de Santa Barbara, del s. XII está decorada de forma más sencilla, con detalles principalmente geométricos y decorativos de color arcilla. En las Iglesias Manzana, SerpienteOscura (llamadas así por sus características más llamativas) la decoración está mucho más trabajada. Están representados en sus paredes el Pantocrátor, todos los santos y varias escenas de la Biblia con colores aún extremadamente vivos.

Las entradas a los diferentes habitáculos son estrechas y en muchas de estas “viviendas” apenas caben 10 personas a la vez por lo que me alegré de que estuviésemos en febrero. ¡No me quiero ni imaginar el infierno que puede llegar a ser ese lugar en temporada alta, con los guías y grupos tropezando los unos con los otros!

 

3. Las chimeneas de hadas

Tras visitar el interior de las “cuevas”, ya tuvimos un poco más de tiempo para pasear y ver las particulares Chimeneas de hadas, esas formaciones rocosas con “sombrerito” para entendernos, jajaja.

Göreme es, desde luego, una visita imprescindible, un emplazamiento mágico y de una belleza incomparable.

Tras una “guiri visita” a una fábrica de alfombras – por si alguno de nosotros tenía la apremiante necesidad de encargar una para su casa – volvimos al hotel en Nevsehir. Podíamos quedarnos allí a descansar o asistir a un espectáculo de danza con los famosos derviches. Pensé que ya de perdidos al río… Los espectáculos de danza del vientre y los derviches fueron muy entretenidos.  La compañía de danza, luego, nos ofreció un popurrí de varias regiones y la verdad fue lo que más me gustó. Al igual que en España no todo es flamenco, en Turquía  no todo son derviches. 😉

 

4. El valle de los palomares

Tras la impresionante visita a Göreme, nos trasladaron un breve momento hasta el valle de Cavusin para poder sacar fotos a aquel impresionante escenario lleno de Chimeneas de Hadas. El resto de la tarde estuvimos paseando por el valle de Güvercinlik, llamado el valle de los palomares, y curioseamos por el bonito pueblecito de Uçhisar, dónde las “viviendas” están escavadas en roca volcánica.

 

5. La ciudad subterránea de Ozkonak

Al día siguiente, los más “valientes” empezamos el día visitando la ciudad subterránea de Ozkonak. Y digo, valientes, porque el lugar, desde luego, no es apto para claustrofóbicos. Descubierta en 1972, parece ser que muchas de estas viviendas tenebrosas aún no son accesibles, de hecho. Allí se refugiaron las comunidades cristianas de los invasores árabes. ¡Y se protegieron bien! Aún se conservan las enormes “puertas” redondas hechas de roca para taponar la entrada. En el interior había de todo para subsistir durante bastante tiempo: cuartos, baños, establos, cocinas… ¡Parece increíble que este “búnker prehistórico” tenga un sistema de ventilación tan óptimo!

Después de una buena comida, nos trasladaron a un taller artesano dónde pudimos aprender sobre decoración y joyas y, sobre todo, cómo se trabaja la turquesa. Tras un día de lo más completito, podéis imaginaros qué bien descansamos todos aquella noche, jejeje.

Al día siguiente la mitad de nuestro grupo se despedían ya (muchos volverían a Estambul). Al resto aún nos quedarían unos cuantos kilómetros de ruta hacia la Anatolia. La siguiente parada sería Konya. Los paisajes montañosos de la Capadocia empezaron a quedarse atrás y tras pasar unos cuantos valles de repente todo se volvía más llano, árido… ¡y nevado!

6. Konya y el Museo de Mevlana

Nuestra primera parada sería para visitar un caravasar. Se trata de un antiguo albergue que se destinaba a los comerciantes de la antigua ruta de la Seda. Estaban pensados tanto para los viajeros como para sus animales. La visita fue breve ya que realmente, aparte de la entrada, el resto de la construcción, con grandes soportales y habitaciones sencillas, no tiene mucho más que ver. Además, confieso que estábamos algo desganados…¡y tan congelados! (¡¿Quién lo diría después de un día tan estupendo sobrevolando la Capadocia?!).

A continuación visitamos el Museo de Mevlana situado junto a la Mezquita del Sultán Selim II. Está situado sobre el antiguo Convento y recoge varias tumbas, joyas, instrumentos. También se pueden visitar las celdas de estos particulares monjes, los derviches, orden creada el maestro Rumi.

Tras otra intensa jornada y unas cuantas horas más de autobús, nos pegamos unos cuantos chapuzones en la piscina interior de nuestro estupendísimo hotel y nos marcamos unos bailes de “danza del vientre” en guirilandia para acabar la noche…

caravasar-konya-turquia

Entrada a un caravasar en Konya

museo-mevlana-konya-turquia

Museo de Mevlana en Konya

 

2 Respuestas

  1. City Love

    Lamentablemente pasar tiempo en las fabricas o tiendas de alfombras parece como perdida de tiempo para algunos visitantes quienes no tiene ninguna intencion de comprar una pero recuerde que el motivo de la existencia de estas fabricas es que todavia hay gente que quiere comprarlas de verdad pero lo que se puede hacer es ofrecer tours alternativos a los turistas para que puedan elegir los tours con shopping y sin shopping. Pero los tours sin shopping serian un poco mas costoso que los regulares como la mayor parte de los costes de grupos se pagan por las comisiones que la agencia cobra.

    Responder
    • skandal00

      Entiendo. Gracias por la aclaración. Aún así he decir que la visita me pareció muy instructiva e interesante. Un saludo

      Responder

Deja un comentario