Hoy nos vamos a recorrer las Tierras Bajas de Escocia, de nuevo, de la mano de Escocia Turismo. Esta sería mi segunda excursión desde Edimburgo tras conocer las Highlands.
Esta ruta es bastante diferente pero igual de interesante que la primera. Esta vez, la jornada se desarrollaría por la “campiña escocesa”. Los paisajes son totalmente opuestos así que no podría deciros cuál ha sido la que me gustó más. 🙂

campiña-escocesa monumento-robert-the-bruceBannockburn

La primera parada se hace en Bannockburn donde tuvo lugar una de las batallas más importantes para la independencia de Escocia. Fue cuando de repente me di cuenta que ver la película de Braveheart no había servido de nada, jajaja. ¡Menudo lío! Resulta que William Wallace fue un guerrero que fue ejecutado en las primeras batallas por la libertad. Su compañero, Robert the Bruce, alias Braveheart, fue el que conseguiría vencer a los ingleses y sería proclamado Rey de Escocia. En Bannockburn podemos ver una estatua en honor al segundo en este emplazamiento que no tiene mucho más que visitar.

El Castillo de Stirling

La siguiente parada sería en el imponente Castillo de Stirling, una fortaleza del s. XIV y XV ubicada en la cima de una colina. A pesar de sus grandes dimensiones, no os esperéis gran cosa en su interior: todo lo que veréis son evidentemente reproducciones para hacerse una idea de cómo se vivía en la época. Destacar una de las pocas armaduras de mujer que existe en el mundo (podría haber pertenecido a María Estuardo), la recreación de las cocinas y un pequeño museo para niños con un pequeño “photocall” en el que podéis vestiros de época para la foto. Las vistas desde sus murallas son preciosas. A lo lejos podemos distinguir el monumento de William Wallace.

monumento-william-wallace

El Monumento de Wallace

En la colina Abbey Craig se encuentra esta curiosa torre con forma del rostro de William Wallace (¿Veis los ojos y la boca?). Se puede entrar para poder ver la espada de este personaje histórico por el “módico” precio de 10 libras. ¡Allá vosotros!

El Parque Nacional de las Trossachs

Tras comer en el tranquilo pueblo de Aberfoyle (varias opciones: merenderos, supermercado, puesto de perritos calientes o restaurantes), proseguíamos a través de unos paisajes mágicos. El Parque Nacional de Trossachs es realmente hermoso: frondosos bosques, mantos de flores amarillos (colza) y violetas y finalmente cadenas montañosas que abrazan los lagos. No me sorprende la cantidad de leyendas y libros sobre duendes, hadas y elfos (como“La Comunidad Secreta” de Robert Kirk) que se inspiran en esta zona.

El Lago Katrine

Para disfrutar de este marco incomparable, realizamos una parada más larga de una hora y media junto al Loch Katrine para pasear a pie o en bicicleta en un entorno sublime lleno de paz.

Destilería Deanston

Aprenderíamos más sobre Rob Roy, el Robin Hood escocés y, antes de regresar a Edimburgo, realizaríamos nuestra última parada en la destilería Deanston para descubrir los secretos del whisky escocés. La visita a esta pequeña fábrica de producción artesanal me pareció muy interesante. Se nos explicó todo el proceso desde la mezcla, pasando por la destilación hasta el almacenaje. Al final, cómo no, realizamos una pequeña cata y he de decir que el whisky escocés está muy rico. No tiene nada que ver con lo que tomamos aquí (¡y eso que no me gusta el alcohol!).

Una vez más, el recorrido realizado con Escocia Turismo, me pareció impecable. Este segundo itinerario es muy variado (historia, naturaleza y cultura) y es totalmente diferente al primero que realicé por las Highlands. 100% recomendable.

 

[plain]Este post NO ha sido patrocinado. Los enlaces o las menciones a marcas que incluyo en este texto han sido introducidos porque creo que pueden tener interés para el lector. TODAS las opiniones y experiencias recogidas en mi blog son REALES y ÚNICAMENTE mías. [/plain]

Deja un comentario