cena-desembarco-vikingo-catoira

Carpa de la cena vikinga

cena-desembarco-vikingo-catoira

Aprendiendo a tocar el cuerno

cena-desembarco-vikingo-catoira

Vikingos dándolo todo

Preparativos para ir al desembarco vikingo de Catoira

Cada primer fin de semana de agosto tiene lugar en Catoira un evento de lo más peculiar que le ha hecho merecedor del título de Fiesta de Interés Turístico Internacional:  el Desembarco Vikingo.

El pueblo (con unos 3000 habitantes), que recrea las incursiones  invasoras desde 1960, está hasta hermanado con otros pueblos vikingos de Irlanda y Dinamarca… La cosa pintaba bien y una menda no quería perderse este año un evento tan renombrado en Galicia.

cena-desembarco-vikingo-catoira

Cena vikinga

El primer paso: intentar ponerme en contacto con el ayuntamiento en busca de información ya que la página oficial de la Romería Vikinga (¿en flash? WTF?) está más que obsoleta… En la página del ayuntamiento, por fin, encuentro el sorprendente programa que incluye una semana de festejos que incluye desde presentaciones de libros, cursos para mejorar la educación de adolescentes, competiciones de piragüismo hasta actividades propiamente relacionadas con los vikingos que es lo que busco, ejem ejem…

espectaculo-desembarco-vikingo-catoira

El espectáculo Noche de Luz

espectaculo-desembarco-vikingo-catoira

Impresionantes malabares con fuego en el espectáculo Noche de Luz

Siguiente paso: desplazamiento y alojamiento. Se puede llegar hasta Catoira en tren (treinta minutos desde Santiago de Compostela). El tema “Alojamiento” ya es otro cantar: la villa no dispone de ningún albergue, hostal o hotel. Si tienes coche hay tres casas rurales a los alrededores. Si no, el ayuntamiento me informa amablemente que hay acampada libre, es decir que, como los vikingos son unos guarros, para qué poner unas duchas portátiles o unos aseos a disposición de la gente que quiera asistir… ¡Suerte que tengo a un amigo catoirense y que a su adorable familia no le importó acogerme!

Retomando. Actividades relacionadas con los vikingos: la obra de teatro “O Tesouro de Catoira” (imposible asistir porque sólo es en semana), la Cena Vikinga (el sábado por 20 euros. Obligatorio reservar con antelación e ir vestido de vikingo. Olvidaos de modernidades: el pago se realiza por transferencia bancaria y debe recogerse en la biblioteca de Catoira con antelación. No se venden entradas in situ.) y el famoso Desembarco que tendría lugar el domingo.

Nada más llegar a Catoira el sábado por la tarde, me sorprendió lo soso que estaba el pueblo: poca gente disfrazada, unos pocos estandartes bastante cutres colgados en alguna farola… ¡nada más!

Tras una breve visita a una antigua cantera y a los molinos de viento con unas preciosas vistas a toda la Ría de Arosa, a lo lejos divisaba las dos Torres del Oeste, alejadas del centro, que era dónde se realizarían esa noche los festejos.

espectaculo-desembarco-vikingo-catoira

Música y teatro en el espectáculo Noche de Luz

La Cena vikinga y la representación “Os Errantes y Bruxo Queiman”

Ya caracterizada, me fui a la famosa cena dónde se serviría en abundancia – aunque de forma muy caótica – un menú de empanada, mejillones, churrasco, bizcocho, bebidas y café. Ochocientos asistentes esa noche con buen rollito y muchas ganas de pasarlo bien. Cuando los últimos entramos en la carpa, los primeros vikingos ya se habían bajado unas cuántas botellas de vino y estaban armando una buena fiesta, jeje. Muy recomendable dejar las sandalias para otro momento ya que muy pronto el recinto se convertiría en un enorme barrizal entre el vino que se lanza y la gente bailando al ritmo de los tambores, jejeje. 🙂

Sobre la una de la mañana empezó al lado de las torres un precioso espectáculo. Los vikingos allí presentes encendieron cientos de antorchas y asistimos a la mágica representación de Os Errantes y Bruxo Queiman, mezcla de fuego, música, danza y teatro con fuegos artificiales de broche final.

Regresar a Catoira ya no fue tan bonito. Ninguna iluminación, ninguna indicación de por dónde volver y el pueblo de nuevo casi vacío y sin ambiente… 🙁

romeria-vikinga-catoira

Animación durante la romería vikinga

romeria-vikinga-catoira

Mejillones y vino de desayuno

romeria-vikinga-catoira

Romería vikinga bajo el puente

La Romería y el Desembarco Vikingo

Al día siguiente, Catoira ya se llenó de muchísimas más gente para la Romería y el Desembarco. A partir de las 11h la gente se empezó a aglutinar de nuevo junto a las Torres de Oeste y numerosos puestos servían a modo de desayuno mejillones y vino tinto, que más que para beber, serviría para  “amenizar la fiesta” (y como buena vikinga, yo también fui “bautizada”). Por lo tanto, otra de mis recomendaciones, es que vayáis con ropa vieja y mentalizados con que podéis acabar muy sucios.

A las 12 apareció la Troula Animación e Os Galaicos que ya habían estado animando la cena la noche anterior, anunciando la llegada de los barcos vikingos al sonido de los tambores y con malabares de fuego.

Este año, los vikingos tuvieron sus dificultades en desembarcar debido a la marea baja que hizo que muchos acabasen de fango hasta las orejas.  Aunque la romería fue realmente muy divertida, los vikingos apenas “desfilan” durante una hora. Como final de fiesta, también apareció una tropa romana y, a continuación, Troula Animación e Os Galaícos siguieron animando a los allí presentes – antes de que muchos de nosotros nos fuéramos a escabullir en dirección a los puestos de comida y bebida.

desembarco-vkingo-catoira

Llegada de los drakars

desembarco-vikingo-catoira

Llegada triunfal de los vikingos

A pesar de la organización muy precaria (lo cual es realmente una pena), la Romería y la temática son realmente divertidas y diferentes. La gente de Catoira se implica un montón pero, por desgracia, se ve que desde el ayuntamiento tampoco se facilitan los medios como para que la fiesta crezca y sea un rotundo éxito. Para los que venimos desde fuera, con toda la publicidad que está detrás de una fiesta tan publicitada en todos los medios de comunicación, me esperaba mucho más de aquello. Ojalá nuevas generaciones puedan tomar las riendas de la organización y sacarle mucho más partido a las fiestas y todo Catoira…

desembarco-vikingo-catoira

UR-SU-LAAAA, UR-SU-LAAAA!

 

 

[plain]Este post NO ha sido patrocinado. Los enlaces o las menciones a marcas que incluyo en este texto han sido introducidos porque creo que pueden tener interés para el lector. TODAS las opiniones y experiencias recogidas en mi blog son REALES y ÚNICAMENTE mías. [/plain]

6 Respuestas

  1. Laura

    Estás muy equivocada en cientos de cosas de las que escribes, si tienes un amigo catoirés, una pena que te haya informado tan mal, quizás hubieses podido disfrutar de la fiesta el doble de lo que lo has hecho
    Saludos

    Responder
  2. al322

    Después de la cena vikinga el pueblo se queda vacío debido a que la gente que se queda de fiesta se va a la zona de la playa donde hay un festival de música llamado Vikinsons y finalizado el festival, es cuando la gente se desplaza al centro del pueblo.

    Responder
  3. catoira

    Para lo que podría ser, con las potencialidades que tiene, esta fiesta no es N A D A.
    Simple y llanamente un macrobotellón

    Responder

Deja un comentario