Aer Lingus se instaló en Santiago de Compostela así que para celebrarlo unos amigos  y yo nos fuimos a conocer Dublín. Nos hospedamos en el encantador Bed and Breakfast, Durban House, no muy lejos del centro, a un precio muy razonable con desayuno incluido. ¡Y qué desayunos, Señoras y Señores! Además estábamos en el típico barrio con las puertas georgianas de colores, típicas de Dublín. ¡Simplemente perfecto!

1. El centro de Dublín

Nuestro viaje se centró en pasear, pasear y pasear. Conocimos a Molly Malone (conocida también como Cockles and Mussels (Berberechos y mejillones), canción popular, himno no oficial de Dublín, cruzamos una y otra vez el famoso puente del “medio penique” (Wellington Bridge) llamado así debido al peaje que ya no hay que pagar gracias a Dios desde 1919…

O’Connell Street  (con su Spire, una aguja de 120 metros), Grafton steet (y de paso un saludito a la estatua de Phil Linot -Thin Lizzy) , Parnell Street… múltiples calles comerciales, peatonales, siempre repletas de gente. También visitamos Trinity college, la universidad más antigua de Irlanda…

Pero, aparte de pasear, vayamos al grano… ¡lo más molón de Dublín para mí son los pubs! Cada uno de ellos tiene su encanto y lo más increíble es que la cerveza Guiness que te sirven allí no tiene nada que ver con la envasada que podemos encontrar en España. ¡¡¡Está mil veces más rica!!! Decidimos prescindir de la “guiri-visita” a la fábrica de la Guinness y, en vez de eso, nos hicimos la ruta de los pubs más antiguos. Estuvimos en el Brazen Head (de 1688), en el John Mulligan, en el Temple Bar (en el que había muy buen ambiente y en el que pudimos asistir a un pequeño concierto)…

Aparte de la famosa Guiness, tenéis una amplia variedad de whiskies y si sois unos blandos, como yo, una “clara” irlandesa (Black Velvet). Y os preguntaréis, ¿para rebajar la cerveza negra? ¿Gaseosa o limonada? ¡No!¡¡¡Sidra, Señores!!!

Dublín no es nada de otro mundo pero sí que tiene su encanto. Un lugar donde puedes disfrutar simplemente de la buena vida y de la buena compañía de tus amigos, tal y como fue en mi caso.

 

2. Las afueras de Dublín

Finalmente, antes de despedirnos de la ciudad, nos fuimos al bonito pueblo de Sandycove, al sur de Dún Laoghaire (aún sigo traumatizada con el hecho de que jamás fui capaz de pronunciarlo). Estuvimos en la famosa Torre Martello, dónde se inicia la primera escena del Ulises de James Joyce y que ahora alberga un pequeño museo.

6 Respuestas

  1. argonauta

    Completamente de acuerdo: ¡lo mejor de Dublín son los pubs!
    Personalmente la ciudad no me impresionó demasiado cuando viajé allí hace ya unos años, pero guardo un gran recuerdo de su cerveza, la música en directo y el ambiente en los locales.

    Responder
    • @skandal00

      🙂 Es que por eso les copiamos el “modelo de pub” por todo el mundo! ¿Y qué me dices de la Guiness? A mí no me suele gustar…¡pero allí, sí! jajaja

      Responder
      • argonauta

        No soy muy cervecera, la verdad, y generalmente me suelen gustar las cervezas suaves, ¡pero en Dublín me tomaba las Guiness que daba gusto! A pesar de que son carísimas… :S

      • @skandal00

        😀 Los Irlandeses tienen toda la razón del mundo cuando dicen que la Guiness “viaja” mal!

  2. missmadaboutravel

    Viví en Dublín un verano y aprendí a amarla… A base de vivirla y descubrirla poco a poco, me fui enamorando y al final volví encantada. Sus parques, sus calles y, sobretodo, sus pubs son uno de los recuerdos viajeros más gratos que tengo 😉

    Tengo ganas de volver…

    Responder
    • @skandal00

      Qué guay! A mí me quedan muchos sitios pendientes de Irlanda por visitar… así que hay si repetir Dublín…no me importará 🙂

      Responder

Deja un comentario