La mayoría de la gente que me conoce muchas veces aún no da crédito de que viaje sola. Pero… ¿cuál es el problema? 😀

Siempre he viajado con gente: primero con mi familia, luego con el colegio, con amigos, con mi ex pareja… De repente a mis 30 años me lanzaba a la piscina y empezaba a viajar sola. ¿Sabéis qué? He llegado a la conclusión de que realmente la mayor barrera a la que nos enfrentamos en esta vida es nuestro propio miedo. Yo, desde luego, he decidido enfrentar a él y saltar (eso sí, siempre con paracaídas, por si las moscas).

Realmente, ¿es una locura viajar solo? Creo que sinceramente las posibilidades de que “te pase algo malo” solo o acompañado son las mismas. Las cosas pasan porque tienen que pasar y muchas veces vemos el peligro dónde realmente no lo hay (por desconocimiento). Lo curioso, por ejemplo, es que no nos damos cuenta de que, en realidad, existen más posibilidades de matarse en la cocina de casa que en la India (Basado en hechos reales)…

Tampoco es plan de convertirse en un Indiana Jones, viajar a un país en guerra o meterse en zonas poco frecuentadas a determinadas horas… ¡Sensatez y respeto cultural ante todo para evitar meterse en líos! Ahora que he probado las dos opciones (viajar sola y acompañada), como en todo, existen ventajas e inconvenientes. Para mí, es simplemente un modo distinto de viajar.

1. Siete motivos por los que mola viajar solo

1.1. Espiritualidad

Para mí viajar sola es una sensación de paz sin igual. Desconecto totalmente de mi realidad al menos durante gran parte del día (Facebook addict). Cuando estás acompañado lo pasas bien pero de otra manera. Viajar solo resulta más introspectivo y, personalmente, aprovecho para dedicarle tiempo a todos esos libros o discos que no he tenido tiempo de escuchar durante mi día a día.

 

1.2. Cero aburrimiento

¿Y no te aburres? – Es una de las preguntas más recurrentes. Creo que cuando uno va solo se fija muchísimo más en lo que se rodea y se impregna mucho más de todo así que siempre estás entretenido.

 

1.3. Inserción cultural

Al viajar solo te ves obligado a mezclarte e interactuar más con autóctonos (aunque también puede darse el caso que coincidas con gente viajera como tú). Aunque es cierto que siempre hay especialistas en timos para turistas, mi experiencia durante estos tres últimos años me ha demostrado que quizás la gente viene a darte menos el coñazo al verte solo porque no acaban de entender si eres un turista o vives allí (ya que los viajeros solitarios no llamamos tanto la atención). De hecho, creo que incluso me han ayudado más al verme sola y perdida, jajaja.

 

1.4. Conocer a otros viajeros que viajan solos

Pedir que te saquen una foto o que te vigilen el equipaje es una buena forma de entablar conversación. Cuando viajas en grupo se crea inconscientemente una burbuja a vuestro alrededor y eso muchas veces marca una cierta distancia entre tu grupo y el mundo exterior.

 

1.5. Recurrir a ayuda autóctona

Tener un contacto Couchsurfing, un guía autóctono o conocer a alguien durante el viaje ayuda a no sentirse tan desamparado por estar solo en un país. Si son autóctonos probablemente te darán buenos consejos sobre dónde ir o no ir (información que pocas guías pueden darte) y otros viajeros podrán seguramente compartir buenos trucos contigo

 

1.6. Hacer lo que a ti te gusta

Muchas veces el hecho de tener que viajar con más gente que conozco puede llegar a incluso acabar con alguna amistad ya que la convivencia no siempre es fácil. Además ya no se plantea el problema de dónde vamos y eso hace que muchas veces vayas directamente al grano a ver lo que a ti personalmente más te interesa en un lugar.

 

1.7. Autorrealización

Al volver de mis viajes en solitario, no sólo he disfrutado del lugar sino que incluso me he sentido más llena, feliz y orgullosa de haber podido vivir una experiencia tan intensa, haberme vuelto a poner a prueba y haberme superado.

Vuelvo a insistir no quiere decir que ahora descarte viajar con mi familia, amigos o pareja. Viajar solo es simplemente otra opción. Además creo que cuando planeas un viaje, elijes un destino, deberías al mismo tiempo decidir qué tipo de experiencia buscas, qué sensaciones te apetece experimentar ya que cada viaje es un mundo.

2. ¿Preparada para viajar sola? Rompiendo mitos…

No deja de sorprenderme la cantidad de chicas que aún a día de hoy me escriben fascinadas con mis aventuras. “¡Jo, qué valiente eres!” “¡A mí también me gustaría hacer lo mismo!” “¿Cómo lo haces?” “¿No te da miedo?”

Sé por las conversaciones que habéis mantenido conmigo, por vuestros mails, vuestros comentarios que vosotras también estáis ahí, deseosas de vivir grandes aventuras y, sobre todo, que os apasiona viajar.

¿Rondas los 30 y ya no estás para hacer locuras ni andar de mochilera? ¿Ahora mismo no tienes pareja y todos tus amigos están “arrejuntados” así que no tienes a nadie que quiera viajar contigo?¿No eres rica? ¿Te da miedo?

¡NO PASA NADA! Vamos a ir despejando dudas sobre esto de viajar sola paso a paso.

 

2.1. Las viajeras solitarias no somos tan valientes

No, no somos valientes sino que tenemos dos dedos de frente. Como siempre digo: ¿a qué no te meterías en un callejón oscuro en tu pueblo, en París o en Singapur? ¡Pues eso! Hay que ir con cuidado por la vida y punto pero ten claro que de pasarte algo, puede pasarte aquí o en cualquier lugar…

 

2.2. Las viajeras solitarias no tenemos edad

Si algo he aprendido en estos cuatro últimos años que viajo sola es que NUNCA ES TARDE PARA EMPEZAR. ¡Ojo! Yo nunca había viajado sola anteriormente así que fui pasito a pasito, saliendo de mi “zona de confort” a mi ritmo. Primero fue un fin de semana en el País Vasco, luego cuatro días en Venecia, luego una semana por Praga, Budapest y Viena… y luego ya me fui 10 días por la India. Lo cierto es que, ahora mismo, cuando miro atrás, me siento orgullosa de haberme enfrentado a mis miedos. Todo este recorrido ha supuesto para mí una gran SATISFACCIÓN PERSONAL.

 

2.3. Enfréntate a tus miedos

Ten muy claro que las barreras sólo te las pones tú. Hoy en día no es tan difícil viajar como en el pasado: las mujeres lo tenemos igual de fácil que los hombres (aun más si tienes una tarjeta de crédito que pueda estar ahí para rescatarte de lo que sea además de un buen seguro de viajes). Deja de ponerte excusas tontas porque como decía mi abuela: “Todo tiene solución excepto la muerte”. Y sí, siempre hay una primera vez y da miedo y, una vez que des el paso, ya verás como no es para tanto.

 

2.4. Para viajar, ¿hay que ser rico?

¡Otra excusa más para no viajar sola! Si eres abierta de mente y eres flexible, el mundo es tuyo. Puedes encontrar auténticas gangas e incluso me atrevería a decir que durante algunos de mis viajes, ¡he gastado menos que estando en casa! Además hoy con sistemas para recibir alertas de ofertas de viaje, compartir coche, de alojamiento gratuito o intercambio de casa.

 

2.5. Soledad es mi amiga

Mucha gente me pregunta si me aburro cuando viajo sola y ¡os diré que para nada! ¡Siempre vuelvo agotada! Primero, porque la gente interactúa mucho más contigo y te ayuda un montón (es lo bueno de que te vean como una chica indefensa, jejeje) así que te pasas el día socializando (intenta dejar atrás tu timidez y vete desarrollando tu lado más extrovertido). Por otro lado, como mando yo, pues si no me gusta algo me voy y si me gusta, ¡pues me quedo! ¡Así de fácil! Finalmente, como comenté antes, por temas de seguridad, tienes que estar más atento a todo y lo cierto es que los pequeños momentos de tranquilidad que puedes tener, son momentos muy bonitos de introspección, momentos perfectos para meditar y para conocerte. 🙂

 

¡Dejad de soñar!¡VOSOTRAS TAMBIÉN PODÉIS! Proponeros una pequeña meta y ¡A por ello! No tenéis porque plantearos un viaje muy difícil o muy lejos para empezar. Id a poquito. Os aseguro que no os arrepentiréis.

4 Respuestas

  1. Belén

    Yo también prefería viajar sola, es una experiencia más propia. 🙂
    Y lo que dices de la sensatez es fun-da-men-tal. Aún recuerdo cuando me dio por salir de las zonas seguras de Río de Janeiro… riete tú de los sitios en guerra, no me aviaron de papeles por un pelo.
    Por curiosidad, ¿alguna vez has estado o te has visto metida en algún lugar conflictivo?

    Responder
    • @skandal00

      Hola Belén,
      Creo que efectivamente hay que perder el miedo a todo pero mantener un cierto sentido común más que nada.
      Mis viajes más aventureros han sido sola en la India y a Egipto (el pasado mes de mayo durante las elecciones). Próximamente en mi blog! 😉

      Responder
  2. Arol

    Coincido plenamente contigo en que viajar solo tiene sus puntos buenos. Yo lo he hecho mucho tiempo y creo que tiene cosas buenas (aunque ahora viajo con mi chica y no lo cambiaría por nada) y una de esas es la que citas en el punto 4: conoces más gente 😉

    Responder
    • @skandal00

      Hola Arol! La verdad es que es lo que más me gusta de viajar sola. He conocido a gente tan increíble 😀
      Próximamente en mi blog, jejeje!

      Responder

Deja un comentario